La Paz, Bolivia

Miércoles 28 de Junio | 06:42 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias

El Producto Interno Bruto e Ingreso Interno Real en Bolivia

El IIR capta tanto el incremento como la disminución en los precios de las exportaciones y las importaciones, algo que el PIB Real a precios constantes ignora.

El Producto Interno Bruto e Ingreso Interno Real en Bolivia
Walter Gómez D’Angelo *
 
Tradicionalmente se utiliza en Bolivia el Producto Interno Bruto a precios constantes (PIB Real) como parámetro para medir el comportamiento de la economía.  
 
Cuantificar los ingresos reales de la población a partir del PIB Real es aceptable para economías con una apertura externa baja o moderada, y que además cuentan con un sector exportador diversificado. Sin embargo, para economías como la boliviana, con una elevada apertura externa y con exportaciones concentradas en un puñado de productos primarios, recurrir al PIB Real como indicador de los ingresos reales de la población es desacertado e incluso puede conducir a serios errores en el análisis de las variables económicas.
 
Para estas economías, el indicador preferente de bienestar económico es el Ingreso Interno Real (IIR). Este concepto IIR incluye las ganancias (o pérdidas) de ingresos reales provocados por cambios en los precios de los bienes y servicios tanto exportados como importados. 
 
En el análisis de Cuentas Nacionales, se desagrega el PIB en cinco componentes: Consumo (C), Inversiones (I), Gastos corrientes del Gobierno (G), Exportaciones (X) e Importaciones (M). Se tiene entonces la identidad del PIB en valores corrientes: PIB = C + I + G + (X – M).                         
Para obtener el PIB Real (pib) se divide cada componente por su respectivo índice de precios, es decir: pib = c + i + g + (x – m) Donde:  c = C/Pc ; i = I/P;  g = G/Pg ; x = X/Px ; y, m = M/Pm
 
Si los precios de las exportaciones aumentan, las cifras del pib  no muestran ningún impacto directo.  Las exportaciones reales continúan siendo apenas "x”. Sin embargo, la economía dispone de mayores ingresos, lo cual eleva la demanda agregada.
 
 
Para entender en forma intuitiva la diferencia entre pib e IIR resulta útil considerar el caso de un productor agrícola. Este agricultor produce una variedad de bienes y servicios para el consumo de su familia. Además, produce papa para venderla (exportarla) a sus vecinos a cambio de "divisas”, con las cuales compra otros bienes y servicios del mundo exterior (sus importaciones). Su pib consiste de su producción de bienes y servicios para la familia, más su producción de papa, valorados todos a precios constantes de un año base. Si el precio de su papa sube, su pib se mantiene constante. Sin embargo, sus Ingresos Reales son mayores.
 
El concepto de IIR procura captar ese incremento en los Ingresos Reales que el pib ignora. 
 
El gráfico muestra las tasas anuales de crecimiento del pib y del IIR en la economía boliviana. Se observa, en primer lugar, la profunda diferencia entre estas tasas. Cuando los precios externos evolucionaron favorablemente, el incremento del IIR es mucho mayor al crecimiento del pib. Este fue el caso durante casi todo el período 2002-2012. La subida de los precios de las exportaciones dio un fuerte impulso al IIR, lo cuál a su vez aceleró la expansión del pib.
 
 La renegociación de contratos con empresas petroleras de 2006 reforzó este proceso al aumentar la participación nacional en el valor de las exportaciones. No hay duda que esta etapa fue de una cuantiosa bonanza económica. 
 
A partir de 2013, la situación se revierte. La fuerte caída en los precios de las exportaciones incide negativamente sobre el IIR. 
 
En 2014, aunque el pib aumenta un 5,5%, el IIR crece apenas un 0,9%. 
 
En 2015 la diferencia es mucho mayor. No obstante, a pesar del crecimiento de 4,9% en el pib, el IIR se contrae en 2,7%. 
 
En 2016 los precios de las exportaciones comienzan a estabilizarse. Hacia el futuro, la mejor predicción es de precios estables. 
 
La economía boliviana, que se habituó a funcionar en bonanza, enfrenta una evidente crisis, con serios desequilibrios económicos y un agudo desempleo disfrazado. 
 
La caída de 2.975 millones de dólares en las Reservas Internacionales Netas (RIN) durante 2016 es una clara advertencia de los desequilibrios presentes en la economía boliviana. Es urgente iniciar una política económica coherente para enfrentar la crisis antes de que ésta se agudice y obligue a tomar medidas de emergencia con un inaceptable costo social.
 
*El autor es ex funcionario Senior del BID y profesor de la universidad de La Salle.

 

22
2

También te puede interesar: