Emprendedores con sello nacional, sueños por realizar y aprendizajes

Presentamos dos casos de emprendedurismo en Bolivia: uno surgió debido a la necesidad económica. En el otro, el emprendedor primero estudió y luego comenzó a proponer ideas innovadoras.
Emprendedores con sello nacional, sueños por realizar y aprendizajes
Emprendedores con sello nacional, sueños por realizar y aprendizajes
Emprendedores con sello nacional, sueños por realizar y aprendizajes
Emprendedores con sello nacional, sueños por realizar y aprendizajes
Los emprendedores prefieren invertir en servicios al consumidor: el 41% se dedica al comercio y el 15% tiene alojamientos y restaurantes.
Emprendedores con sello nacional, sueños por realizar y aprendizajes
Emprendedores con sello nacional, sueños por realizar y aprendizajes
Emprendedores con sello nacional, sueños por realizar y aprendizajes
domingo, 11 de febrero de 2018 · 01:00

Inversión /  La Paz


María (nombre ficticio) soñó durante los últimos cinco años con tener su propio negocio de comida rápida; cuando aún era muy joven había aprendido a cocinar excelentes pizzas, porque trabajó en un local especializado, y, tras esa experiencia, se sentía lista para cambiar de empleada a propietaria.

Hace unos dos años, el sueño se hizo realidad y, desde hace unos seis meses, no sabe cómo despertar de la pesadilla de su vida.


Desde que inició su primera inversión en comida,  si bien tiene un producto agradable para el paladar, ha enfrentado una serie de vicisitudes que ni siquiera imaginó que pudieran existir:  una amiga la invitó  a compartir el alquiler de un local,  en un estratégico lugar de la zona Sur paceña, pero cuando se cumplió el segundo mes del acuerdo, la supuesta amiga le exigió que debía pagar más dinero de lo acordado para cubrir el alquiler y, además, le dijo que tenía que hacerse cargo del pago de los servicios (agua, luz, gas licuado); decepcionada, y tras unos meses, dejó este acuerdo y buscó un lugar para instalar un restaurante.


  La familia de María se opuso a una nueva aventura y la conminó a dejar su emprendimiento. Pero ella decidió continuar con sus planes y, casi en secreto, buscó un nuevo local. Tras un par de semanas lo encontró en la comercial  calle 21 de Calacoto. Entusiasmada por el hallazgo firmó el contrato de alquiler sin mucha  reflexión  y, tras conseguir un crédito bancario, trabajó sin descanso hasta terminar la instalación de su nueva pizzería; ahora tiene un horno especial para cocinar la especialidad  italiana, refrigerador, 12 juegos de mesas y sillas y todos los utensilios necesarios: cubiertos, manteles y otros materiales.


No obstante, al finalizar la primera semana de trabajo se encontró con la sorpresa de que en la galería donde funciona su pizzería está prohibido abrir las puertas el fin de semana; los días que ella sabía podía tener más ventas, cuando reclamó a la propietaria, esta le contestó: “Así está en el contrato que firmamos”.


 Por eso, ahora se ha visto en la necesidad de multiplicar sus esfuerzos para  cubrir sus gastos:  alquiler, crédito bancario, necesidades de su familia (tiene dos hijos) y la compra de los insumos para cocinar sus pizzas. Pero si hablamos de ganancias, responde con una mueca dolorosa. “Supongo que voy a trabajar más horas, tendré que abrir el restaurante a la hora de almuerzo”, dice sin  convicción, porque estaba segura que no tendría que trabajar tantas horas. “Quería estudiar”, comenta, y remata la charla para  sacar una pizza dorada del horno.


 María forma parte del 57% de la población que considera que existen oportunidades para iniciar un negocio, frente a otro 47% de personas que tienen la intención de iniciar este camino en los siguientes tres años.

Los emprendedores  prefieren invertir en servicios al consumidor: el 41% se dedica al comercio y el 15% tiene alojamientos y restaurantes.


Estas cifras corresponden a algunos resultados del Reporte Nacional sobre emprendimientos en Bolivia, publicado en 2014 por la Escuela para la Producción y la Competitividad (ePC), dependiente de la Universidad Católica Boliviana.


Este reporte, cuyo nombre completo es  Global Entrepreneuship Monitor (GEM por sus siglas en inglés) es una investigación internacional promovida por el Babson College de Estados Unidos y el London School of Business, Inglaterra. La investigación tiene el objetivo de medir la actividad emprendedora en los países y observar su impacto en el crecimiento económico del país. 


El trabajo también busca identificar los factores que promueven la actividad emprendedora en Bolivia.

La investigación contó con el apoyo del Banco Intermericano de Desarrollo (BID), la Corporación Andina de Fomento (CAF), Funda-Pro, Avina y Grupo Fortaleza. Los profesores encargados de la tarea fueron Verónica Querejazu, David Zavaleta y Joel Mendizábal.


  La mencionada encuesta concluyó que hay interés entre los bolivianos, principalmente las mujeres jóvenes.  “El principal motivo para emprender, tanto para hombres, como para mujeres, es la oportunidad”.


 La motivación, especialmente entre las mujeres de Chuquisaca, es el principal factor que promueve el emprendimiento 78,9%. En resumen, “La necesidad –exclusiva y combinada– como motivación del emprendimiento está presente en el 47,9% de los emprendimientos liderados por mujeres.


Sin embargo, añade la publicación, la categoría de mujeres es en la que “más se observa una reducción en cuanto a emprendimientos iniciales, en especial porque las tasas de discontinuidad son más altas al compararlas con las de los emprendimientos  liderados por hombres”. Si bien, continúa el reporte, “no existen mayores diferencias entre las capacidades y otras percepciones, los emprendimientos por necesidad son mayores entre las mujeres que entre los hombres, así como los emprendimientos de mujeres son los que confrontan mayor competencia, por ser menos innovadores.


“A veces pienso en cerrar la pizzería, pero al mismo tiempo creo que sería un fracaso, tengo que ofrecer algo que no haya en otras pizzerías”, concluye la emprendedora María.

Ficha  técnica

  • Reporte  La encuesta se realizó en los nueve departamentos; áreas rurales y urbanas; llegó a 2.590 personas de entre 18 y 64 años.
  • Objetivos  1. Conocer las percepciones y atributos individuales de los emprendedores; 2. Describir la actividad  e 3. Identificar un perfil de ellos. 
  • Preparación se observa que el 73% de los adultos se siente preparado para emprender aunque sólo el 47% quería hacerlo. Se encontró temor al fracaso.

Un emprendedor con visión social


Alejandro Foronda, titulado de la carrera Creación y Desarrollo de Empresas, de la Universidad Católica Boliviana es un emprendedor y creativo en acción. “Salí de la carrera en  2013. Siempre me interesó la  tecnología, programación, aplicaciones para celulares”, recuerda Foronda.


Foronda realizó varios trabajos e intentó que sus ideas se hicieran realidad. A finales de 2017 logró que una aplicación para celulares llegara a la  Play Store de las máquinas. La aplicación se llama “Avísame!”.   “Lo que busca la aplicación móvil es llevar al mundo digital aquello que pide la gente: ‘Por favor, me acompañas a mi casa’ (de una fiesta, reunión o cualquier otra salida), dijo Foronda. Este programa ayuda a que el usuario se sienta seguro al caminar solo, a casa o al abordar un taxi, continuó.


Esta experiencia llamó la atención de varios medios de comunicación. además, inició una colaboración con la organización SOS Mujer.


El emprendedor viajó a Boston (Estados Unidos) para profundizar sus conocimientos sobre el mundo digital. La app, su relacionamiento con la organización y su viaje le mostraron un mundo insospechado: “La problemática de la violencia de género es  sumamente fuerte  en la región y el resto del mundo”.


Por ello, ha decidido profundizar su trabajo en este espacio para apoyar la lucha contra la violencia por razones de género, esta vez con una socia: Madeline Mollinedo. Juntos, están en la etapa de consolidación de varias ideas que unen el mundo digital con la lucha contra este flagelo social.


Foronda está dentro del grupo de emprendedores que, además de buenas ideas, tiene las herramientas para proponer innovaciones.


Esto ocurre porque forma parte de la población de este sector que ha recibido formación universitaria (18%, de ese total) para enfrentar los desafíos que conlleva la decisión de recorrer el mundo del emprendedurismo y el negocio por cuenta propia.

12
5

Otras Noticias