Innovación y finanzas

Spread bancario en descenso

Spread bancario en descenso
Spread bancario en descenso
domingo, 13 de mayo de 2018 · 00:06

Jorge Velasco

De acuerdo con cifras de la EPAL  y Felaban, Bolivia se encuentra en el grupo de países con menor spread bancario regional, junto con Panamá y Ecuador, con niveles que van del 3% (Ecuador)  al 5,7% (Bolivia). Este nivel de spread bancario está por debajo del promedio de la región: Latinoamérica (7,5%) y encima  del nivel promedio que tienen los países europeos (4,5%).

Como sabemos, el spread bancario es la diferencia entre los tipos de interés de los activos y los pasivos de un banco, es decir la tasa a la que colocan créditos los bancos (tasa activa) menos la tasa que pagan por sus depósitos (tasa pasiva). Las variables que determinan el spread de un banco están relacionadas, principalmente, con la calidad de cartera, niveles de liquidez, eficiencia, solvencia y participación en el mercado. 

En Bolivia, el spread responde a la mayor rivalidad y competencia de los bancos que, para mejorar su participación en el mercado y lograr metas de la cartera productiva, han bajado sus tasas activas, en parte porque han tenido que subir sus  tasas pasivas para mejorar sus captaciones y niveles de liquidez.

 Pero a estas variables también se suma un sistema regulatorio exigente que, desde años anteriores, ha presionado para bajar el spread bancario, porque éste define techos en las tasas activas para el sector productivo y vivienda social y pisos en las tasas pasivas para los depósitos. 

Así el spread bancario, desde 2015, ha tenido una mayor presión a la baja debido a esta regulación que ha fijado  mínimos de cartera productiva y de vivienda social, además de  los techos/pisos en las tasas de interés. En efecto, los bancos tienen como meta llegar a un 60% en cartera productiva y de vivienda social hasta fin de año y como es una cartera con tasas techo, entonces  los bancos, desde hace cuatro años, vienen colocando nueva cartera a menores tasas que las de años anteriores y además han reconvertido todo su  stock de cartera productiva y de vivienda social a las tasas máximas que permite la norma. Todo esto en un ambiente de alta competencia, donde los bancos quieren llegar  de manera anticipada a la meta y para ello están haciendo nuevas colocaciones a menores tasas de los límites máximos e incluso están bajando las tasas de su stock de cartera para retener clientes del área productiva.

Desde la perspectiva de los clientes bancarios, lo positivo es que los prestatarios del área productiva se ven beneficiados con menores tasas de interés para los préstamos y los depositantes, con mayores tasas para sus depósitos. Es un buen momento para renegociar tasas.

 Lo negativo es que algunos clientes de las áreas de comercio y servicios podrían resultar afectados por mayores tasas en sus operaciones crediticias.

El pensamiento chino “ojalá que vivas en tiempos interesantes”, podría resultar en una maldición para algunos bancos y, para otros, un gran desafío el seguir operando y creciendo en esta coyuntura. Entonces, lo positivo para los bancos, ante un menor spread, es  que tienen la oportunidad de reinventarse y ser más eficientes a través de la digitalización y la innovación,  para así crear nuevos productos/servicios, bajar costos y, además,  profundizar aun más en  los negocios no crediticios, que no tienen tasas o comisiones reguladas, como las áreas de: comercio exterior, mesa de dinero, negocio cambiario, boletas de garantía, etcétera.

 Lo negativo,  para aquellos bancos que no  mantengan sus actuales niveles de rentabilidad, será una menor capitalización patrimonial y, por supuesto, menores dividendos para sus accionistas.

Mientras siga la situación actual, seguiremos viendo un spread a la baja presionado por la cartera regulada, en un ambiente muy agresivo y de alta competencia, donde los bancos múltiples que tienen desarrollados otros negocios no crediticios (comex, boletas, cambios, etcétera) tendrán la   ventaja competitiva frente a otras entidades financieras como los bancos pyme, mutuales, IFD y otros.

El autor es especialista  en cultura emprendedora.

7
2

Otras Noticias