Mercado local, la apuesta de la quinua en tiempo de vacas flacas

Ante la caída de los precios del cereal, productores del altiplano sur perfilan a la quinua real como un súper alimento para los bolivianos y no sólo para extranjeros.
domingo, 10 de junio de 2018 · 00:12

Juan Carlos Véliz M.  / La Paz

El “grano de oro” ya no vale lo que en 2013, Año Internacional de la Quinua. Hace cinco años el quintal de quinua real bruta costaba 2.000 bolivianos, ahora oscila entre 350 y 400 bolivianos en el altiplano sur de Bolivia, zona productora tradicional del cereal altamente nutritivo.

La caída del precio no desalentó la producción en esa zona y para este año está previsto la cosecha de al menos 25.000 toneladas o 250 mil quintales, casi cinco toneladas menos que en 2017, según las estimaciones de las asociaciones de productores.

¿Dónde irá toda esa quinua? Los mercados no han variado mucho desde hace cinco años: Francia, Estados Unidos, Alemania, Holanda, Dinamarca, Suecia, Italia, Bélgica, Inglaterra, Israel, Australia, Malasia, Nueva Zelanda y Japón, aunque la percepción de los productores es distinta a la de los comercializadores.

“El Año Internacional de la Quinua fue desfavorable para los productores de quinua porque se llevaron nuestra semilla y ahora otros países han mejorado la semilla y nos están haciendo competencia”, sentencia Alberto Quiñones, dirigente y productor de quinua de la comunidad Bengalvinto, departamento de Oruro.

Su queja se fundamenta en que después de 2013, Perú se convirtió en el primer productor de quinua del mundo desplazando a Bolivia al segundo lugar. 

“Tenemos que replantear el concepto de producción de quinua y el Estado tiene que involucrarse más como lo hace el Gobierno peruano”, aconseja y revela que una de las razones para el estancamiento de los mercados es la falta de unidad en el sector quinuero.

 Buscan  posicionar la quinua como el superalimento de los bolivianos.
Archivo

 Muchos pero solitarios

No existe una organización matriz que aglutine a todos los productores, sino hay más de 100 pequeñas asociaciones que tienen plantas procesadoras o tienen alianzas con empresas que se encargan de exportar la quinua a otros países, así los productores se convierten en dependientes de las grandes compañías o pueden vender su producción a los comerciantes intermediarios en el municipio de Challapata.

Desde 2015, Perú tomó el liderazgo en la exportación de quinua en el mundo con 110 toneladas anuales y ventas que superan los 196 millones de dólares con un fuerte respaldo del Estado a la producción masiva de la quinua y países como China, Estados Unidos e India comenzaron a producir quinua real.

Ante esa realidad adversa, las asociaciones de productores están buscando alternativas para la apertura de nuevos mercados y para el fortalecimiento de la producción de quinua. La primera puerta que tocaron es el Ministerio de Desarrollo Rural que planteó la industrialización de la quinua para su comercialización en Bolivia y la apertura del mercado gigante de China.

“Tenemos mucha producción de quinua que no se puede acomodar en el mercado externo, por tanto hay que industrializar la quinua para que pueda absorber la producción que tenemos”, declaró el ministro César Cocarico.

 La quinua no  es un alimento de “astronautas” y “gringos”, sino un cereal altamente nutritivo para los bolivianos es la consigna de los productores y la meta es transformar la quinua  en un alimento básico,  y una de las vías para consolidar ese propósito es el aumento de productos derivados en el subsidio  y el desayuno escolar.

Trilla  de la quinua en la comunidad Iñexa, departamento de Oruro.
 Archivo

El dragón chino quiere quinua

Severo Ayaviri, dirigente y productor de quinua del municipio de Llica (Potosí), considera que el Gobierno está haciendo “poco o nada” frente a la caída del precio de la quinua. “Se hacen anuncios de todo tipo, también nos han dicho que van a negociar mercados en Venezuela y Rusia pero no se ven resultados”, protesta.

El productor también critica a su sector. “Desde el otro lado, nosotros tenemos mucha responsabilidad porque nuestra meta es la venta de quinua a un buen precio, cuando ahora el mundo está buscando quinua orgánica, libre de químicos, y en eso deberíamos trabajar”, afirma.

No obstante, el mercado de China no sólo es  una promesa, sino hay conversaciones serias entre ambos gobiernos, aunque los productores se muestran incrédulos.

En abril llegó una comisión de la Oficina de Verificación de la Inocuidad de los Alimentos Exportados e Importados (AQSIQ) del Gobierno chino para verificar en terreno la producción de quinua y café, dos productos bolivianos en los que está interesado.

“La delegación de China, que pertenece a la Oficina de Verificación de la Inocuidad de los Alimentos Exportados e Importados, visitaron el país para verificar la producción de la quinua y el café, producción que en el país se realiza de forma orgánica”, dijo el ministro Cocarico, según una nota de prensa de ese ministerio.

Bolivia y China mantienen conversaciones para  firmar un acuerdo comercial integral. “Nuestra intención es mejorar la capacidad de exportación de nuestros productos, los productores exigen nuevos mercados, pensamos que fácilmente nuestros productos saldrán al mercado chino, por eso como Gobierno boliviano  estamos trabajando en expandir nuestro mercado”, sostuvo Cocarico.

La responsable de la AQSIQ, Bai Lu, resaltó entonces las buenas relaciones bilaterales que se tienen entre países, el intercambio comercial que alcanzó a los 2.400 millones de dólares en 2017 y la predisposición para comprar quinua y café. “Esperamos que tengamos en el mercado de China más productos de Bolivia y así nuestro pueblo pueda disfrutar de ellos”, indicó la funcionaria.

En los próximos días, el presidente Evo Morales viajará a China para firmar estos acuerdos.

Si se abre el mercado chino, la producción boliviana ofrecerá quinua procesada (lavada y envasada) en grandes cantidades y  productos terminados que actualmente se ofertan en mercados internacionales y nacionales.

 Quinua orgánica, la marca

Hay asociaciones de productores que han apostado por la producción orgánica del grano de oro como una alternativa para mantener los precios estables. Una de ellas es la Asociación de Productores de Quinua de Salinas (Apquisa) en el municipio de Salinas de Garci Mendoza.

El presidente de Apquisa, Endulfo Gabriel, explica que esta organización tiene como meta la producción limpia y saludable de la quinua como marca para captar compradores y este modelo de negocio ha funcionado hasta ahora.

Para garantizar la producción orgánica los productores organizaron un modelo estricto de control de plagas mediante sistemas tradicionales como la caza de mariposas nocturnas, que dejan sus huevecillos en la quinua, con lámparas o feromonas, y también se realiza una selección precisa de los granos, y finalmente una certificación internacional que da fe de que la quinua que se vende fue producida de acuerdo a estándares de calidad e inocuidad

La venta de quinua orgánica representa un valor agregado y más ingresos económicos para las familias productoras porque el precio del quintal, en el lugar de producción, oscila entre 420 y 500 bolivianos, es decir 20 o 50% más que el precio de la quinua regular, pero en esta coyuntura de “vacas flacas” no es posible encontrar compradores que estén dispuestos a pagar un poco más. 

De acuerdo con los volúmenes de exportación, se estima que el 80% de la producción es destinada a la exportación y un 20% para el consumo nacional.

Los productores buscan incrementar el último porcentaje.

CIQ: 1,49 kilos,  el consumo per cápita

1,49 kilos de quinua al año por persona. Ese es el promedio per cápita de consumo del cereal según  el Centro Internacional de la Quinua (CIQ), una entidad de reciente creación que depende del Ministerio de Desarrollo Rural.

Según datos de esta entidad, en Bolivia el consumo del grano de oro  es relativamente  bajo en relación a otros productos de la canasta familiar.

El CIQ, con datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) de 2016, comparó el consumo de la quinua con otros 15 alimentos que son consumidos con frecuencia en Bolivia.

En primer lugar se encuentra la papa que  se consume en una cantidad de 99 kilos por persona, luego le sigue la harina (materia base del fideo y pan) con 58 kilos de consumo per cápita;  azúcar,  39 kilos; arroz, 32 kilos; pollo,  44 kilos; aceite, 25 litros; carne de res, 21 kilos; maíz, 12 kilos; carne de cerdo, 8.5 kilos; cebolla, 7.9 kilos; tomate, 6 kilo; zanahoria, 2.4 kilos y por último la quinua con 1.49 kilogramos por año.

En el relevamiento realizado por el Centro Internacional se indica que una persona consume anualmente al menos 44 litros de leche, 50 litros de gaseosas y 34 litros de cerveza.

Que la quinua sea un alimento preferido en las familias es un trabajo pendiente y demanda de las autoridades un plan agresivo para convencer a los consumidores que la quinua es una alimento saludable.

Según datos del Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras, en  2016 se tuvo un incremento en el porcentaje percápita de consumo de quinua de un 0,04% en relación al 2015.

El Centro Internacional de la Quinua trazó para este año la creación de una planta procesadora de quinua en el departamento de Oruro para industrializar el cereal.

“Con esta Planta Industrializadora podremos exportar quinua a mercados internacionales con un valor agregado”, señaló el director del CIQ, Edgar Soliz, según una nota de prensa de esa entidad.

El funcionario explicó que otro de los desafíos del CIQ, se basa en la consolidación de la institución a nivel internacional, así como la aprobación de la norma internacional que regule el precio de la quinua, por medio de la instancia denominada CODEX, la misma que se encuentra en la etapa final.

Granos  y cifras

  • Presupuesto El Gobierno reportó que hay Bs 3.243.000 en el Tesoro General de la Nación para invertir en proyectos nacionales de la quinua.
  • Centro El 8 de julio de 2016 se realizó el lanzamiento del Centro Internacional de la Quinua (CIQ) con el objetivo de contribuir a la soberanía y seguridad alimentaria, y a luchar contra la desnutrición. 
  • Especies Según estudios de entidades privadas se conoce  que Bolivia tiene más de 3.000 ecotipos de quinua, de éstos la real blanca es una de las más comercializadas.
  •  Mercados La quinua boliviana se vende en países de Europa (Alemania, Suiza, España, Holanda y Francia) y también Israel,  Estados Unidos, Canadá y otros países.  
  •  Producción  La caída del precio no desalentó la producción en el altiplano y para este año está previsto la cosecha de al menos 25.000 toneladas o 250 mil quintales, casi cinco toneladas menos que en 2017.
  •  Precios Hace cinco años el quintal de quinua real bruta costaba 2.000 bolivianos, ahora oscila entre 350 y 400 en el altiplano sur de Bolivia.
  • Quinua en Perú Desde 2015, Perú tomó el liderazgo en la exportación de quinua en el mundo con 110 toneladas anuales y ventas que superan los 196 millones de dólares.
  •   Promoción Los productores consideran que hace falta promocionar los productos derivados de quinua para abrir más espacio en el mercado nacional.
  •  China Después de la caída del precio de la quinua, el Gobierno está negociando con China la apertura de mercados para la quinua y el café. El acuerdo será firmado este mes.

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.