Para verte mejor

La ilustración anatómica en el Renacimiento

Adaptación para Letra Siete de El Álbum de Anatomía en Borda 1883-1953 (2017).
La ilustración anatómica  en el Renacimiento
La ilustración anatómica  en el Renacimiento
domingo, 13 de mayo de 2018 · 00:00

Lucía Querejazu Escobari  Historiadora de arte

El dibujo de la forma anatómica del hombre se desarrolló a partir de dos premisas, por un lado el interés de los artistas en conocer el cuerpo humano para su mejor representación, y por el otro, de la necesidad de los anatomistas y médicos de contar con ilustraciones que facilitasen los procedimientos e intervenciones. De ahí que los impulsores de estas ilustraciones hayan sido tanto los maestros de anatomía como los artistas. 

De acuerdo con el historiador de la ilustración anatómica Ludwig Choulant existen tres tipos de ilustraciones empleadas en el estudio de la anatomía. Primero, la ilustración esquemática que se refiere esencialmente a los antecedentes medievales del género y a aquellas ilustraciones sintéticas que buscaban dar una noción básica de la forma del cuerpo humano. En segundo lugar se encuentran las ilustraciones que representan con total exactitud un sujeto en particular, esto generalmente se lograba a partir de la observación de cadáveres. Y finalmente el tercero que es el tipo de ilustración que ya no representa un sujeto concreto sino un ideal en el cual las proporciones y medidas están dadas por un promedio surgido de la observación de una gran población. 

De todo el material estudiado por Choulant la obra que mejor cumple con el propósito de servir a las artes y las ciencias es la famosa Fábrica de Andreas Vesalius o Andrés Vesalio (1514-1564).

Esta es la característica del surgimiento de la ilustración anatómica en Europa en el Renacimiento: el trabajo conjunto entre artistas y anatomistas. Así comprendemos asimismo que la historia del arte no haya desarrollado un género de este tipo de ilustraciones, y es porque su desarrollo estuvo dictado más por las necesidades de la ciencia que por las artes liberales, las cuales, una vez alcanzado el ideal de representación del desnudo y del cadáver (Miguel Ángel, Mantegna), dejaron de poner un énfasis en la exploración del cuerpo. A partir de entonces el estudio del cuerpo estático o en movimiento y el del desnudo pasaron a formar parte esencial del currículo de estudio en Artes pero ya no un proceso de exploración en sí mismo.

Coinciden en el Renacimiento italiano la ebullición de la ciencia anatómica y la exploración artística del cuerpo humano. El surgimiento del pensamiento humanista, la proliferación del neoplatonismo y el indiscutible auge de las artes durante este periodo permitieron que las disciplinas se acercaran para aprender unas de otras y obtener los beneficios que esta unión podía dar. Choulant ha recalcado que como resultado de este proceso tan prolífico entre 1521 y 1543 se desarrolló la primera fase determinante en el proceso de nacimiento y evolución de la ilustración anatómica. Es importante destacar que en medio de esta fase se encuentra trabajando Leonardo da Vinci. Quien, de acuerdo con Keneth Keele, definía el oficio de la pintura como el de pintar al hombre y a la intención de su alma a través del lenguaje del cuerpo.

La versátil mente de Da Vinci, su incesante búsqueda por estar activo en diversos temas lo llevaron más lejos que a cualquier otro artista de su tiempo en el conocimiento de la anatomía de la figura humana, aunque siempre manteniendo en vista los propósitos de las artes gráficas y artísticas. En esta búsqueda de la naturaleza del alma humana a través de la anatomía Da Vinci comenzó como aprendiz del maestro Andrea del Verrocchio. En el taller de éste ya se consideraba parte esencial el conocimiento del cuerpo humano para la correcta representación de las figuras en el estudio de la pintura.

La exploración de los músculos, huesos y nervios ocuparon a da Vinci entre los años 1500 a 1506. Estos años coinciden asimismo con el cambio en el interés del artista por la anatomía como ciencia auxiliar del arte a interesarse en ella desde un punto de vista científico, enfocándose en el análisis de fuerzas y la fisiología del cuerpo humano. Fue en este periodo que trabajó con el anatomista Marcantonio della Torre buscando además las analogías entre macrocosmos del universo y microcosmos del hombre. 

Pero fue la obra de Vesalio la que trascendió en este género. Su De humani corporis fabrica es el manual renacentista por excelencia. Como maestro, Vesalio animaba a los jóvenes a explorar por si mismos el cuerpo humano, como él había hecho, en vez de depender por completo de las enseñanzas de los maestros. La trascendencia del trabajo de Vesalio reside en dos elementos vitales para la ilustración anatómica y la historia de la anatomía, por un lado las ilustraciones del libro son de gran calidad y belleza, logrando así un ideal renacentista de la representación humana. Por el otro lado Vesalio a través de sus estudios pudo hacer importantes descubrimientos del cuerpo y refutar algunas de las clásicas enseñanzas de Galeno. Sin embargo, es importante resaltar aquí que al contrario del avasallador desarrollo de las técnicas de la pintura, el dibujo y el grabado, la ciencia anatómica todavía dependía de los autores clásicos y, a causa de las prohibiciones medievales de la Iglesia para realizar disecciones y de investigar el cuerpo con un ojo más científico, la base del estudio anatómico tenía grandes componentes de anatomía animal.

Después de la magnífica obra de Vesalio fue poco lo que se innovó en cuanto a la asistencia que le brindaba el arte a la anatomía. Ya con la Fabrica de Vesalio se había logrado una comunión perfecta entre las dos disciplinas. Esto no significa que los artistas ya no trabajaran ilustrando los libros de anatomía, no obstante, ya no era una exploración mutua. Por el otro lado en cambio, la disciplina anatómica médica abrió su propio campo en el saber.

6
1