Letra 7

POST- IT

domingo, 06 de mayo de 2018 · 00:00

Enemigo del empresariado 
La nueva Ley de Creación de Empresas Sociales es una aberración extrema y demuestra que Evo no tiene la más remota idea de lo que significa hacer empresa, según el empresariado nacional. Esta ley desincentiva la inversión, contradice otras leyes vigentes y asume que los trabajadores podrán sacar adelante una empresa quebrada, lo cual es casi imposible.


Otro elefante blanco
El centro ecuestre construido en Tarata a un costo de  15 millones de dólares para los juegos de Odesur tiene un magnífico diseño, pero probablemente caerá en el abandono después de los juegos porque en Tarata no hay competición ecuestre de alto nivel. Si se planificó la construcción en Tarata por un compromiso de Evo, el ministro debió haberlo evitado, por sentido común.


Waldo y la Contraloría
En cuanto Waldo Albarracín, fue mencionado como potencial candidato presidencial para las elecciones de 2019, la Contraloría comenzó a investigarlo. Si dicha institución no lo encuentra culpable, ello podría servir a Albarracín como un certificado de buena conducta, porque la población boliviana quiere gente honesta y capaz en un próximo Gobierno.


Exministra Suxo
Se anticipa un fracaso de la exministra Nardi Suxo en su intento de ser elegida como jueza de la CIDH. Esto demuestra que, mientras el masismo considera que el país avanza en el área de los derechos humanos, el resto del mundo opina lo contrario. Suxo sugirió que las críticas recibidas en el foro de candidatos fueron consecuencia de que fue parte de un Gobierno indígena.


TCP parcializado
Sectores de oposición consideran que, para mejorar la gobernabilidad del país, si logran llegar al Gobierno en las próximas elecciones de 2019, tendrán que cambiar a los actuales magistrados del Tribunal Constitucional, a quienes consideran masistas. Un mecanismo para lograr este objetivo sería modificar la Constitución Política del Estado. 


Carlos Alarcón
El abogado constitucionalista Carlos Alarcón está considerando ser candidato presidencial el 2019. Alarcón tiene a su favor que la mayoría de los votantes de oposición quieren una cara nueva y también el haber denunciado ante el TCP la ilegalidad de la reelección de Evo Morales, con lo que está de acuerdo el 70% de la población boliviana, según encuestas.