Historia

Memoria indígena y Movimientos hacia la independencia

Entrevista realizada por la historiadora boliviana Rossana Barragán a su colega peruano Luis Miguel Glave.
Memoria indígena y Movimientos hacia la independencia
Memoria indígena y Movimientos hacia la independencia
domingo, 10 de junio de 2018 · 00:01

Rossana Barragán Romano Instituto de Historia Social de Amsterdam

Si uno visita el Archivo de Indias en Sevilla se encuentra con un gran anfitrión: el reconocido historiador Luis Miguel Glave que orienta, generosamente, en todo lo que significa trabajar en un archivo cuando uno no lo conoce.

Pero, además, reúne cotidianamente a investigadores visitantes, en un café, a media mañana, que permite interactuar con gente de diversas partes del mundo y que le da a uno energía para continuar leyendo escrituras del siglo XVI, XVII o XVIII.

Luis Miguel es conocido por su artículo “Trajines” y por su libro titulado Trajinantes. Es autor de numerosos trabajos que pueden consultarse en la web en el sitio academia.edu.

 Cuéntenos ¿cómo se interesó en la región andina…?

  Bueno, yo era un chico limeño, y a partir de mi emigración al Cusco descubro un mundo que yo no conocía; voy al campo, interactuó con la gente… y ahí comenzó a germinar la idea de analizar la articulación de varias ciudades buscando hacer una historia del mundo andino y del mercado colonial, más que una historia peruana o boliviana.  Ese ha sido mi derrotero y de ahí que en el Archivo de Indias yo trabajo, indistintamente, con los fondos de la Audiencia de Lima y la Audiencia de Charcas.

  ¿En qué está trabajando ahora?

Yo vengo trabajando, hace mucho tiempo ya, la memoria indígena en la historia colonial: cómo la sociedad indígena, especialmente sus élites indígenas, caciques, kurakas, alcaldes, pensaban la historia que había pasado, desde la conquista; es decir cómo representaban su propia historia, cómo guardaban su memoria y lucha para presentar los derechos que les correspondía y cómo, a través de esas memorias, iban visualizando una idea de sociedad de la que ellos eran parte. 

De ahí que uno de los trabajos que tengo se llama  Memoria y Memoriales.  Es a través de esos memoriales que uno puede ir rastreando esa identidad colectiva como nación indiana que empieza a partir del siglo XVII.  Parte de ese proyecto es el análisis del memorial de los caciques Guarachi que trabajamos con Roberto Choque Canqui y que yo propuse al ABNB el hacerlo.

¿ Cómo se ubica en el conjunto de trabajos, desde Thomas Abercrombie, Sergio Serulnikov, Charles Walker, hasta Jorge Cañizares, que han trabajado desde distintas vertientes el tema de la memoria?

Bueno, mi tema es ambicioso, pretende abarcar todo el periodo colonial y va hasta el siglo XIX porque me interesa también analizar cómo se fue transformando en el tiempo.  Yo pienso relacionar esa época de las rebeliones con la gestación de un pensamiento indígena previo, con imágenes y representaciones que visualizaban el tiempo. Estoy tratando, por tanto, de reconstruir los hitos de la construcción de la memoria.

 Pero en ¿qué medida la alianza de los nobles indígenas con los criollos acomodados e incluso españoles implicó una ruptura en esa construcción de la memoria?

Los kuraka de los Katari no eran de la nobleza, pero sí lo eran los Amaru.  Por tanto, hay de todo:  bases populares, élites, incas… Mi trabajo podría ayudar a mostrar el pensamiento que se fue desarrollando, a través del tiempo, el retorno del inca, el pensar que el tiempo de los españoles había terminado, que el rey había sido engañado por su propia gente, que lo que se dio fue la existencia de un gobierno tiránico, etc.  Es este pensamiento que hay que rastrearlo.  Ellos (los indígenas) no negaron la supremacía del rey y de la religión católica. Ellos se esforzaron, durante mucho tiempo, por  mostrar de que ellos eran los más leales vasallos del rey, que ellos descendían de los señores que dieron el señorío de todos estos territorios a los españoles y al rey católico.  Ellos eran ya mestizos pero eran kurakas que vivían ya en las ciudades y esa nobleza indígena hacía un cara a cara con la administración colonial.  Ellos eran comerciantes, sastres, artesanos… Se puede ver esto en Lima, Trujillo, Quito… En el Cusco eran los incas.  Y todos ellos iban guardando la memoria de sus familias y así la memoria colectiva.

 El otro tema que trabaja es el de las independencias...

Sí.  También lo empecé en el Cusco porque la gran rebelión del Cusco de 1814 había sido muy menospreciada en el Perú, a diferencia de Bolivia que celebra sus movimientos de 1809.   A mí me interesa la génesis de la independencia andina, de rebeliones que estallan en Cusco, Arequipa, Tacna, Moquegua, Huánuco, Guamanga, etc.

¿ Se opone entonces al concepto de “la independencia concedida” para el caso peruano?

Bueno, eso fue una muletilla que tuvo cierto éxito pero empezó mucho antes que Heraclio Bonilla.  Hubo una lucha importante que, por supuesto, no tenía un programa que condujera hacia la independencia en forma de república, pero era una lucha contra la tiranía, una lucha contra el mal gobierno, una lucha por la libertad y por la constitución. 

 Y después, cuando ya estalla el movimiento independentista en La Plata, también los libertarios estaban buscando alianza con ellos. Me interesa pues establecer las historias conectadas desde 1805 entre los paceños y los cusqueños y esos escenarios son poco conocidos.  Esas relaciones y conexiones se van a volver a producir en diferentes momentos.  Hay conexiones también perversas porque de esos lugares también vino la represión.

 ¿Cómo ve las interpretaciones que se han dado a las Juntas alrededor del 2008 y 2009 que han cuestionado su carácter independentista?

Bueno, yo creo que a partir de la historia atlántica, las historias latinoamericanas han pasado nuevamente a una posición subordinada y se ha sostenido que la crisis imperial marca las crisis pequeñas latinoamericanos.  Es cierto que la historiografía latinoamericana ha minimizado el contexto general pero de ahí a considerar que lo que hubo es un simple efecto y consecuencia, es equivocado en todo sentido.  Todos estos espacios tenían también su propia dinámica. 

Hay que tomar en cuenta la importancia de la Junta en 1809 en La Paz.  Todo era muy peligroso y difícil, y los que se atrevieron a sublevarse murieron.  Por ello las autoridades absolutistas españolas, criollas y americanas los eliminaron.  Obviamente los movimientos no eran totalmente autonomistas pero querían cambiar las cosas.

Pero las Juntas no solo han tenido una deslegitimación de parte de esa historiografía que tú la llamas “casi neoliberal”, sino también una deslegitimación de los grupos indígenas que la ven como movimientos absolutamente criollos.

Bueno, eso ya es una lectura ideologizada.  Hay una participación indígena muy importante pero, claro, con su propia agenda.  Pero creo que hay enfocar el tema de otra manera.  Hay que ver, por ejemplo, las reacciones de los indios de base frente a la supresión del tributo.  Las autoridades absolutistas decían que los indios no querían dejar de pagar tributo.  Esto no es cierto.  Ahí es famoso el Prebendado Manco Capac que llegó a ser capellán del ejército; Titichoca, etc., que se negaron a pagar el tributo.  Otro tema es analizar las alianzas entre indígenas y libertarios y creo que cada actor tiene su grandeza y sus limitaciones.  Tenemos mucho trabajo por hacer aún, con mucha más profundidad.
 

 

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

Otras Noticias