Los mitos y verdades sobre los piojos

jueves, 03 de diciembre de 2015 · 08:45

EL Mundo / Mónica Álvarez

Los piojos son insectos parásitos que viven del hombre y se alimentan de su sangre por la picadura. Su presencia en el cuero cabelludo provoca picor, irritación e, incluso, pequeñas heridas por el rascado.

Tres de cada 10 niños en edad escolar y aproximadamente el 27 por ciento de los padres sufrirán a lo largo de este curso escolar pediculosis o infestación por piojos. Estos parásitos de apenas tres milímetros de longitud han logrado evolucionar para resistir a los tratamientos más agresivos, pero es posible hacerles frente. "El mejor tratamiento consiste en una combinación de limpieza física de arrastre a través de liendreras y la aplicación de permetrina, un compuesto químico para erradicar este insecto”, explica María Teresa Truchuelo, dermatólogo del Hospital Vithas Nuestra Señora de América, en Madrid. Como recalca la experta, es fundamental repetir el tratamiento transcurridos siete u ocho días desde la primera aplicación, "ya que muchas veces el fallo terapéutico tiene su origen en el uso de una cantidad insuficiente de producto o en el olvido de la segunda aplicación”.

Son muchos los mitos que circulan en torno a estos parásitos. Truchuelo desgrana cada uno de ellos para saber cuáles son ciertos y cuáles son falsas creencias.

1. Los piojos tienen un origen estacional

Falso. Los brotes de pediculosis suelen coincidir con el curso escolar simplemente porque en este periodo se produce un mayor contacto entre los niños.

2. Los piojos saltan de una cabeza a otra

Falso. El piojo ni salta ni vuela, aunque sí camina y es muy rápido; si pasa de una cabeza a otra es desplazándose a través del pelo, ya que la pediculosis se contagia por contacto directo.

3. Los niños son más propensos al contagio

Verdadero. Los niños menores de 10 años están expuestos a un mayor contacto físico con otros niños de su edad, por lo suelen verse más afectados. No es que los parásitos prefieran las cabezas de los niños; se trata de hábitos que favorecen su contagio.

4. Si tienes el pelo largo, tienes más posibilidades de infectarte

Falso. A los piojos no les atrae más el pelo largo, pero es cierto que un cabello extenso ofrece más posibilidades de colonización, al estar más en contacto con el cabello de otras personas. La transmisión es más difícil si está recogido o se lleva corto.

5. La falta de higiene facilita su reproducción

Falso. Los piojos pueden resistir temperaturas de hasta 50 grados y son inmunes a los agentes químicos de un champú normal, por lo que sobreviven sin dificultades a los lavados. La falta de limpieza no les afecta.

6. Los piojos se transmiten de animales a personas

Falso. Los piojos humanos no infestan a animales y viceversa. Cada tipo de piojo coloniza a un tipo de huésped distinto.

7. Los piojos pueden vivir fuera del cuero cabelludo

Verdadero. Los piojos pueden sobrevivir sin alimento en peines, sábanas, mantas, adornos del pelo, etcétera, un máximo de 48 horas. Transcurrido este tiempo, si no consiguen colonizar otro huésped, mueren.

8. Si has tenido piojos, te pica la cabeza aunque ya no los tengas

Verdadero. Una reacción alérgica a los piojos o al tratamiento para combatirlos puede causar hipersensibilidad a la persona infestada. Las reacciones inflamatorias más severas pueden durar incluso meses.

9. Los piojos se detectan de forma inmediata

Falso. La saliva generada por este insecto puede tardar entre cuatro y seis semanas en producir sensibilidad y alertar al sistema inmune. Durante este tiempo, las hembras pueden poner de seis a 10 liendres cada día.

10. Los piojos pican al morder el cuero cabelludo

Falso. Estos parásitos no muerden. El picor es la reacción de nuestro cuerpo a la saliva que segrega el insecto.

Otras Noticias