La Paz, Bolivia

Miércoles 20 de Septiembre | 21:35 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias

El cambio climático aceleró la formación del gran iceberg

El calentamiento es real y sus consecuencias son evidentes en la Antártida. En el sector Larsen C se ha detectado un aumento de la temperatura del mar.

El cambio climático aceleró la formación del gran iceberg

Fotos: EFE. Imágenes de satélite de una grieta en el segmento Larsen C de la Antártida.

Gerard Soler / Santiago
 
El aumento de la temperatura del mar en la Antártida aceleró la creación del iceberg de unos 5.800 kilómetros cuadrados que se desprendió de la plataforma de hielo Larsen C, dijo Pamela Santibáñez, investigadora del Departamento Científico del Instituto Antártico Chileno (INACH).

Santibáñez explicó   que la ruptura del témpano de hielo fue un "proceso mecánico” habitual en las plataformas de hielo, aunque consideró que los efectos del cambio climático en el continente blanco precipitaron el desenlace.

"Hay un adelgazamiento de la plataforma de hielo flotante, una de cuyas causas es el aumento de la temperatura del agua (...), esto podría ayudar a acelerar el quiebre, la fractura”, señaló la experta del INACH.

Los científicos de la Universidad de Swansea, en el Reino Unido, afirmaron, al anunciar el pasado miércoles el desprendimiento definitivo del iceberg, que no "tienen conocimiento de que esté relacionado con el cambio climático provocado por el hombre”.

Santibáñez subrayó que el cambio climático es real y sus consecuencias son evidentes en la Antártida. En el sector de la plataforma Larsen C, al este de la península antártica, se ha detectado un aumento de la temperatura atmosférica y del mar.

"Aunque este episodio particular es parte del ciclo normal de la plataforma, permite entender qué va a pasar con otros desprendimientos y estudiar para ver cuáles serán las consecuencias de lo que está ocurriendo”, sostuvo.
Agua en la grieta

Según el Proyecto Midas de la Universidad de Swansea, la rotura fue detectada el miércoles por el instrumento satelital Aqua MODIS de la NASA, cuando pasaba por la plataforma de hielo Larsen C y captó a través de sus sensores de infrarrojos la presencia de agua en la grieta entre el iceberg y el segmento, señal inequívoca del desprendimiento.

El nuevo iceberg tiene unos 200 metros de grosor, pesa más de un billón de toneladas y una extensión equivalente a 55 veces la ciudad de París.

Aunque el A68 ha entrado en la lista de los diez bloques más grandes registrados, se queda aún lejos de los 11.000 kilómetros cuadrados que tiene el iceberg B-15, que se separó de la plataforma antártica Ross en 2000 y cuyos fragmentos lograron llegar hasta Nueva Zelanda seis años después.

La investigadora del INACH aseguró que el valor científico de este fenómeno reside en que se puede monitorear de cerca la evolución del iceberg y de la plataforma de hielo.
Inestabilidad

Según Santibáñez, algunos estudios han hallado indicios de inestabilidad en la plataforma Larsen C, lo que podría provocar el colapso de esa enorme superficie de hielo e incrementar el nivel del mar.

"Eso sería un problema, porque los glaciares que alimentan la plataforma de hielo entregarían agua al nivel del mar”, advirtió.

Sobre los riesgos que entraña el iceberg para la navegación en las aguas antárticas, la científica chilena destacó que el seguimiento constante que se realiza permitirá avisar a las embarcaciones sobre la ubicación y el movimiento del témpano de hielo.
 
Aunque pesa más de un billón de toneladas, el A68 ya estaba flotando antes de su desprendimiento, por lo que los científicos no prevén que se produzca un aumento inmediato del nivel del mar.
 
No obstante, el proyecto Midas recuerda que Larsen C está ahora en una "situación vulnerable”, a pesar de que el desprendimiento haya sido un evento natural, y sostiene que podría sufrir el mismo destino que el vecino Larsen B, que se desintegró en 2002 tras un suceso similar.
 
Si el segmento Larsen C pierde en el futuro más superficie, advierten los expertos, se podría acelerar el proceso de derretido de glaciares y el consiguiente flujo de agua podría tener un impacto moderado sobre el aumento del nivel del mar. (EFE) 
0
1

También te puede interesar: