La Paz, Bolivia
Viernes 18 de Abril
06:35 hs

Actual Min 23° Máx
La ciudad protagonista en la defensa de los hidrocarburos carece de alcantarillado y agua potable en varios distritos

El Alto pide participar de regalías hidrocarburíferas

Tras 10 años de los hechos de octubre de 2003, cuando los vecinos de esa ciudad se unieron para luchar a favor de la nacionalización de los hidrocarburos evitando su exportación por puertos chilenos, dirigentes cívicos aseguran tener temas pendientes en la “agenda”. Reconocen la falta de beneficios para El Alto puesto que se ofrendaron más de 60 vidas.

El Alto pide participar de regalías hidrocarburíferas

Alvaro Valero / Página Siete. Obreros abren zanjas para la instalación de gas domiciliario en la avenida que conecta con Laja.

Carlos Moreira A. / El Alto

Después de diez años de la masacre de octubre de 2003, El Alto es la segunda ciudad después de Tarija que cuenta con 153.041 conexiones de gas domiciliario; sin embargo, dirigentes de organizaciones sociales y autoridades coinciden en que las mayores necesidades de esa urbe  son  servicios básicos y megaobras.

El presidente de la Central Obrera Regional (COR) de El Alto, Remigio Condori, informó que "El Alto recibe cinco de cada diez conexiones de gas domiciliario en el país”,   según un informe brindado por ejecutivos de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) al dirigente.
 "Sin embargo -resalta- los recursos que manejamos en El Alto no cubren las necesidades básicas de nuestros 14 distritos”; por eso plantean que El Alto forme parte de la distribución de las regalías provenientes de los hidrocarburos, puesto que en esa ciudad se libraron las mayores batallas de la denominada guerra del gas.
 "Hemos beneficiado a toda Bolivia (en 2003) y no tenemos regalías de ningun tipo”, afirmó  Condori.  "Lo que queremos es que en El Alto haya equidad, y que las regalías sean la mayor parte para esta ciudad, porque no hay obras, y ha habido un gran crecimiento de la población”, señaló.  
El  presidente de la Federación de Juntas Vecinales (Fejuve) de El Alto, Javier Ajno, indica que mientras los recursos del Programa Operativo Anual (POA) del gobierno municipal alteño se han mantenido, la población aumenta rápidamente.
"Cada año nuestra población va creciendo. En  2003 éramos alrededor de 600 mil habitantes, pero a la fecha hemos doblado esta cifra, pero el presupuesto que maneja El Alto sigue siendo el mismo. Los incrementos son mínimos”.
  Según el dirigente vecinal, no existen obras de impacto para los ciudadanos que viven en esa ciudad, quienes se sienten desatendidos. "Desde 2003 a la fecha, El Alto está en las mismas o peores condiciones. El ritmo de crecimiento de El Alto es acelerado;  por ello, tener cinco de cada diez conexiones de gas no es suficiente”, consideró Ajno.
Se conoce que el  60% de alteños no cuenta con servicio  de alcantarillado y que más de 100 mil alteños no tienen agua potable.
Rubén Arias, dirigente del distrito 7, afirma que como representante vecinal no ha notado un cambio verdadero en la urbe a lo largo de estos 10 años. "Los cambios que hay no son fundamentales, como el polideportivo y el Hospital del Norte, que hasta ahora no funciona”, reclamó.
Según  él, obras fundamentales como un palacio consistorial que "hasta los municipios pequeños lo tienen” en El Alto no existen.  
Óscar Huanca, concejal de El Alto, dijo que en las movilizaciones de octubre de 2003 se pidió la instalación de gas domiciliario, pero también sus derivados y  que se pueda asignar mayor cantidad de recursos económicos  porque ha ofrendado más de 60 vidas y generó una agenda que incluía una industrialización de la que El Alto debería formar parte y hasta ahora no se cumple y "se queda como discurso  político”, aseguró.
"El empleo sólo ha crecido en el sector informal. A falta de una planta petroquímica, los alteños necesitan fuentes de trabajo sostenibles y estables para las nuevas generaciones”, reclamó.
Todos los dirigentes y autoridades consultados por Página Siete coincidieron que hoy, cuando se recuerdan 10 años de la huida y renuncia del expresidente Gonzalo Sánchez de Lozada,   debe ser un dia de reflexión para los sectores sociales sobre los logros de la lucha.
 "No hay nada que festejar, sino más bien recordar que hemos sido sirvientes de este mal llamado gobernante (en referencia al actual Presidente)”, señaló Mauricio Cori, presidente de la Fejuve en 2003, quien organizó lo que él llama "la única movilización apolítica en defensa de los intereses del pueblo y no de gobiernos de turno”.
Por su parte, Condori dijo que en este  17 de octubre "tienen que estar conscientes los nueve departamentos (del país) que El Alto ha sido valeroso y debieran considerar firmar un presupuesto justo para las obras que traigan desarrollo a la ciudad de El Alto”.
El presidente de la federación de juntas vecinales destacó que existe "un descuido con esta ciudad que ha sido la vanguardia de este proceso de cambio”. Asegura que  la necesidad de desarrollo y empleo hace  que exista una reacción de los vecinos nuevamente como en el paro realizado el martes.

 

 

Por último, durante anteriores meses, la población y la dirigencia alteña comenzaron a debatir la posibilidad de acceder a un fondo compensatorio para El Alto

. "Más que un fondo compensatorio, es una responsabilidad  social q ue tiene el presidente Morales

Pasos a desnivel, servicios básicos, Palacio Consistorial son algunos de los pedidoscon el pueblo alteño”, comentó Ajno.

 Alteños demandan megaobras desde  2003

Las organizaciones sociales de El Alto están demandando la construcción de una planta petroquímica en El Alto, un nuevo ducto gasífero, un paso a desnivel en la zona de Río Seco, una doble vía alterna a la Juan Pablo II, la remodelación del aeropuerto, la construcción del Palacio Consistorial y otras megaobras.
"En las movilizaciones de octubre de 2003 se ha planteado que El Alto pueda generar una planta petroquímica. Ése era el sueño de las movilizaciones”, señaló el concejal Óscar Huanca, en una entrevista con Página Siete. Señaló además que el pedido de gas domiciliario  también incluía  sus derivados. "El Gobierno debería concentrarse en que el alteño no sólo tenga cocina a gas, sino calefacción y ducha. No se ha cumplido”, señaló.
Después de calificar como "no fundamentales” las obras como el polifuncional y el Hospital del Norte, "que hasta ahora no funciona”, Rubén Arias, ejecutivo del distrito 7, aseguró que "en Río Seco, donde ofrendaron varias vidas, se tenía que tener un paso a desnivel para la distribución vehicular y la fluidez en el transporte y aquello no existe”. A continuación dijo que tampoco hay una doble vía complementaria a la avenida Juan Pablo II, ni hacia Copacabana ni hacia San Roque.
Arias también señaló que el aeropuerto es antiguo y requiere la construcción de uno nuevo y moderno. "El Alto es la puerta hacia el mundo, por El Alto pasan todos los ingresos y salidas de turistas y diplomáticos”, dijo.
Javier Ajno, presidente de la Fejuve alteña, señaló que las obras del programa Bolivia Cambia, Evo Cumple no llegan a todo El Alto. "Son proyectos pequeños que no tienen impacto en la población. Este año tuvimos 30 proyectos por distrito, sólo en el distrito 8 somos más de 220 zonas, entonces Evo Cumple llegó sólo a tres zonas”, señaló el dirigente.
El Alto, como una de las ciudades más pobladas del país, tiene bajos índices de cobertura de servicios, lo que preocupa a la totalidad de sus dirigentes.
Remigio Condori señaló que en la urbe faltan servicios básicos, agua potable, alcantarillado, luz y gas "que son primordiales”.  
Ajno también señaló que lo más preocupante es el servicio sanitario de alcantarillado, que alcanza a sólo un 40% de la población alteña. "Hay que hacer el cálculo de cuántas personas son afectadas, tomando en cuenta que sólo el 10% de El Alto sobrepasa los 100 mil habitantes”, dijo.
La dirigencia alteña espera la llegada del presidente Evo Morales hoy, con el fin de  plantearle estas necesidades tras 10 años de la "guerra del gas”, t

"En Río Seco, donde ofrendaron varias vidas (en 2003), se tenía que tener un paso a desnivel para la distribución vehicular”.iempo en el que  "no ha cambiado casi nada”, señaló Mauricio Cori, exdirigente de la Fejuve.

Regalías para El Alto serían ilegales
Ante el pedido de la dirigencia alteña sobre la asignación de regalías para El Alto, el analista en temas de hidrocarburos Francesco Zaratti comentó que hacerlo directamente sería una transgresión de la Ley de Hidrocarburos. "No se puede violar una ley para favorecer a El Alto, porque no es la única forma de hacerlo”, señaló.
 Dijo  que el 6% de los recursos captados por la actividad hidrocarburífera llega al Tesoro General de la Nación (TGN), de donde pueden asignarse fondos según  considere el Gobierno central.
Señaló que si el Gobierno quiere vincular a El Alto con los hidrocarburos, existe este 6% de las regalías que van al TGN.
  "Puede destinar un monto para proyectos para El Alto”, porque cuando los recursos de hidrocarburos llegan al TGN, se "mezclan” con recursos de otro tipo y "dejan de ser exclusivos de los hidrocarburos”, explicó.
 El analista considera muy oportuno que el Gobierno central haga alguna intervención estructural, sobre todo en tema de transporte y servicios básicos. "El Alto tiene muchas necesidades. A la fecha es una no ciudad y basta ir al aeropuerto para darse cuenta”, dijo.
El 6% que recibe el TGN de los hidrocarburos asciende  actualmente a 240 millones de dólares.

 ¿Regalías o fondo compensatorio?
Organizaciones sociales de El Alto consideran que esa urbe es la que más recursos necesita en todo el país debido a su crecimiento poblacional acelerado y su falta de acceso a servicios básicos.
Además, el pedido de las organizaciones se fundamenta en la lucha de 2003 que permitió configurar el actual tipo de  gobierno. "Hemos peleado y hemos ofrendado más de 60 muertos y más de 400 heridos y no tenemos regalías, la mayor parte han recibido Santa Cruz, Tarija y Chuquisaca”, señaló Remigio Condori, máximo dirigente de la COR.
Javier Ajno, presidente de la Fejuve, asegura que en El Alto "seguimos con el mismo presupuesto hace cinco años. Entonces, creemos que (las regalías) son  una petición justa y sana”.
Los dirigentes de los sectores sociales esperan que "las autoridades entiendan esta situación”  y puedan asignar más recursos a la ciudad que luchó para que el gas no salga por puertos chilenos.

   "Desde 2003 a la fecha, El Alto está en las mismas o peores condiciones. El ritmo de crecimiento de El Alto es acelerado;  por ello, tener cinco de cada diez conexiones de gas no es suficiente”, dice Ajno.

Comentarios
Copyright 2013 · paginasiete.bo | Todos los derechos reservados

Copyright 2013 · paginasiete.bo | Todos los derechos reservados