La Paz, Bolivia

Jueves 27 de Abril | 16:42 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias
Raúl Peñaranda, periodista

“Los medios independientes enriquecen la democracia”

En Control remoto, Raúl Peñaranda se refiere a la presencia de medios paraestatales

“Los medios independientes enriquecen la democracia”

Fotos: Álvaro Valero / Página Siete. Juan Carlos Salazar, director de Página Siete; Raúl Peñaranda e Isabel Mercado, subdirectora.

Página Siete / La Paz

El periodista Raúl Peñaranda Undurraga afirmó que "la democracia necesita medios independientes, porque éstos evitan que se imponga una verdad única”, tras advertir que el periodismo boliviano se está haciendo "cada vez más homogéneo”, donde la crítica, el disenso y la fiscalización se hacen más difíciles.
"Los medios independientes permiten la circulación y competencia de ideas, ayudan a enriquecer la democracia y a fiscalizar el poder”, dijo a Página Siete. Peñaranda, quien renunció a la dirección de este medio  en agosto pasado, se refirió a los motivos que lo impulsaron a escribir Control remoto, libro en el que denuncia la presencia de medios paraestatales y el supuesto control de algunos medios por parte de la Vicepresidencia del Estado. Dijo que lo hizo para combatir la posibilidad del establecimiento de una "verdad única” en la prensa.
Página Siete - ¿Cuál es tu visión de la prensa nacional en este momento?
Yo quisiera hablar de las excepciones. Página Siete es una excepción positiva, como medio independiente, junto con otros diarios, excepto La Razón. Mencionaría también a tres radios: ERBOL, Panamericana y Fides, y en televisión, a Cadena A, como medios independientes. El presidente Evo Morales declaró en septiembre pasado que "ahora quedan 10% o 20% de (medios) opositores”, es decir independientes. El mismo Presidente dijo hace unos años que el "80 o 90% de los medios” eran "opositores”. ¡Y ahora queda 10 o 20%! Eso demuestra el cambio importante que ha habido en el escenario mediático. El propio Presidente está "sintiendo” que hay un cambio importante que lo favorece a él y a su gobierno.
Página Siete - ¿Qué te ha llevado a escribir un libro sobre la situación de los medios?
Primero, a nivel muy personal, me irrita la diferencia entre el discurso y la acción, decir algo y hacer otra cosa. El Gobierno incurre en eso con mucha frecuencia, específicamente en el tema de los medios. Dice que ciertos medios son independientes cuando no lo son. Otra razón, más de fondo, es defender la idea de que la democracia necesita medios independientes porque éstos evitan que se imponga una "verdad única”. Con todo su aparato mediático, fortísimo, el Gobierno está dando pasos hacia el establecimiento de esa "verdad única”. Para combatir esa posibilidad, yo quiero denunciar la presencia de los medios paraestatales.
Página Siete – ¿Cuáles son esos medios?
Son varios y a ellos me refiero amplia y específicamente en mi libro.
Página Siete – Con el solo anuncio de su publicación, tu libro ha desatado una serie de reacciones. ¿A qué se debe eso?
Justamente, porque yo creo develar algo que es incomodísimo para el Gobierno. Digo develar, pero es un secreto a voces. Sin embargo, al ponerlo por escrito, mencionar evidencias, le genera una preocupación enorme. Estos medios responden a la Vicepresidencia. No he podido establecer cuál es la conexión "empresarial”, quiénes son los dueños reales de esos medios. Me quedo con la versión formal que da el Registro de Comercio. Ahí están sus nombres, aunque me pregunto si esas personas, sin antecedentes empresariales importantes, pueden ser dueños de redes nacionales de TV. Pero ése es otro tema. Mi investigación apunta al control editorial, no al control accionario. Tengo todos los antecedentes y testimonios sobre la existencia de ese control. La suma de esos datos demuestra que hay varios medios controlados periodísticamente por la Vicepresidencia y eso genera esas reacciones tan agresivas, como la del propio Vicepresidente.
Página Siete - ¿Por qué señalas al Vicepresidente como la figura central del manejo de esos medios?
Yo creo que él, desde hace años, piensa que eso le da un poder adicional importante. Aunque no está en el libro, alguien que lo conoce me ha dicho que este poder no lo concibe sólo para ahora, sino para después, para una postetapa del MAS, si eventualmente pasa a la oposición. En algún momento eso podría suceder. No sólo es para tener poder ahora, es una mirada de más largo plazo.
Página Siete - ¿Cómo opera el control que denuncias?
Al principio había un mecanismo de reuniones semanales. Participaban autoridades del Ministerio de Comunicación y los jefes de prensa de esos medios. Allí se daba la línea a seguir para cada coyuntura específica. Había lineamientos generales, como tratar de enfatizar la labor del Gobierno, y otros que cambiaban cada semana. Debido a que las personas estaban de viaje o tenían una agenda de trabajo intensa, esas reuniones se suspendieron. Ahora las indicaciones se dan vía telefónica. Con el paso del tiempo, los mismos colegas que trabajan en esos medios han ido asumiendo los límites. Así opera la autocensura, lamentablemente.
Página Siete - ¿Tienes evidencias?
 Tengo testimonios de cómo funciona todo esto y también de cómo opera la autocensura. Pero, bueno, en esos medios  también hay esfuerzos para hacer un periodismo independiente y alguna vez logran espacios para practicarlo. Hay debates, discusiones, hay crisis  al interior de esos medios. Sin embargo, esos espacios terminan siendo muy reducidos.
Página Siete - ¿En qué ha influido este mecanismo en el periodismo nacional? Antes decíamos que la agenda de los medios en Bolivia estaba excesivamente politizada; pero ahora vemos que a veces existe cierta invisibilidad de la política.
Efectivamente, uno de los estudios que hice sobre los canales, el que más me ha costado hacer, es una comparación con la cobertura de temas de política o temas nacionales que realizaban esos medios en octubre de hace cuatro años. Los temas nacionales han tenido una reducción muy grande. Para no meterse en líos con el Gobierno, los canales prefieren tocar otros temas.
Página Siete - Y eso nos habla de una crisis en el periodismo, teniendo en cuenta que una de sus funciones es el control del poder…
En el libro me refiero a la calidad de la democracia y a cómo está decayendo. Efectivamente, los medios independientes son los que evitan la imposición de una "verdad única”, porque permiten la circulación y competencia de ideas, para que sea el lector, el ciudadano, el que opte. Los medios independientes ayudan a enriquecer la democracia, a fiscalizar el poder, recuerdan a las autoridades las promesas incumplidas. En el pasado hubo excesos y errores, pero el error por el exceso es mejor que el error por la omisión, como ocurre ahora. Ahora estamos yendo hacia un periodismo cada vez más homogéneo, donde la crítica es más difícil, el disenso no puede expresarse y, por supuesto, la fiscalización es remota.
Página Siete - En ese escenario tan complicado, ¿cómo pudiste acceder a datos como los que estás revelando en tu libro?
Conseguí muchos testimonios de personas que han preferido no revelar su identidad. He tenido el cuidado de escoger a personas que sabía que no me iban a decir una falsedad, gente de mi entera confianza. Pero también he logrado versiones de personas que, con nombre y apellido, tienen testimonios muy reveladores sobre la intromisión de la Vicepresidencia en los medios. Luego he realizado estudios de caso, tanto del contenido de los noticieros como de la publicidad. He enviado un cuestionario al Ministerio de Comunicación para que me diga cuánta publicidad otorga el Gobierno a los medios paraestatales y la respuesta de la ministra fue que no lo sabe, que no tiene ese dato, y eso es contradictorio o violatorio del decreto de creación de su ministerio, porque ella tiene que coordinar con otras entidades la publicidad del Gobierno. He pasado muchas horas grabando noticieros e incluso la trasmisión entera de varios canales, y midiendo la publicidad en los diarios, un trabajo de hormiga, hasta llegar a la conclusión de que las cifras de publicidad gubernamental en los medios paraestatales son millonarias. Éste es un negocio excelente: el Gobierno coordina con un empresario amigo la compra del medio y luego el empresario recibe millones del Estado vía publicidad. Es increíble la forma discriminatoria, ilegal y antiética con que el Gobierno usa la publicidad estatal.
 Página Siete - La ministra de Comunicación  admitió que no daba publicidad a Página Siete ni a ERBOL…
Exacto, en una muestra de autoritarismo y cinismo. Sobre la publicidad de los organismos del Estado, que la ministra dice desconocer, el ministerio me ha entregado un legajo de 228 páginas, desordenado, en letra minúscula, casi ininteligible, con muchísimas cifras. Mi pregunta concreta era cuánta publicidad ha dado ese ministerio a cinco medios paraestatales y ella me mandó 228 páginas con información sobre 100 medios. En los hechos, intentaba no responder. Después de que presente el libro voy a tratar de descifrar esa información y la voy a hacer pública. También le he mandado un cuestionario al Vicepresidente, no ha respondido, al igual que algunos periodistas que cito en el libro. Han preferido mantenerse en silencio, algo que yo consid

"La distancia te da otra perspectiva para mirar los medios de comunicación”

Los lectores recuerdan a Raúl Peñaranda como entrevistador en Los Desayunos de Página Siete. Tras su renuncia a la dirección del diario en agosto del año pasado, el  periodista acude por primera vez a las entrevistas  del periódico en calidad de entrevistado, y juzga a los medios desde el otro lado de la barrera.
"Ambas experiencias son interesantes, pero ahora estoy más contento de estar aquí, de este lado, siendo entrevistado. Obviamente, desde esta posición, uno puede ser mucho más objetivo”, dice el autor de Control remoto. "La distancia -agrega- te da tranquilidad, perspectiva, para mirar los medios, una distancia que era imposible que yo tuviera antes, pese a que, como director, yo trataba de reflexionar sobre el trabajo que hacíamos y ser autocrítico, pero realmente era difícil hacerlo. Ahora sí puedo evaluar mejor a Página Siete y a los otros periódicos. A la distancia  puedo tener críticas a éste y otros periódicos, pero también con esa distancia me doy cuenta de la calidad y rol importantísimo que juega Página Siete en este momento”, dijo.
Peñaranda admite que la forma en que tuvo que dejar el cargo de director en el medio que había fundado fue determinante a la hora de decidir escribir un libro sobre el periodismo, pero aunque en principio la idea era contar su experiencia, luego vio que era mucho más relevante retratar el escenario actual de los medios.

"He recibido ‘sugerencias’ para no publicar el libro”

Peñaranda reveló que enfrentó varios problemas en vísperas del lanzamiento de su libro, desde presiones y amenazas veladas, cuyo origen no identificó, hasta la cancelación a última hora de la impresión del texto por parte de la empresa editora. "He tenido algunos problemas. Me han llegado, por interpósitas personas, amenazas y ‘sugerencias’ de no publicar el libro, son presiones evidentes”.
"Otro problema, más reciente, es que me he quedado sin empresa editora, que me ha informado a último momento que no iba a imprimir el libro, lo que me ha obligado a buscar otra imprenta para que  pueda estar listo para el día de la presentación, el jueves 10 de abril”. Peñaranda dijo que la cancelación por parte de la editora lo dejó sin financiamiento, ya que la  editorial debía correr con todos los gastos de impresión y difusión del libro. "Ahora lo estoy financiando yo”, aclaró. "Me he visto forzado a ir a una imprenta y pagar la edición. Es una edición de autor. Espero recuperar la inversión con la venta del libro”, puntualizó. Peñaranda proyecta difundir su libro a nivel internación mediante una edición digital, posiblemente a través de Amazon.com. Las ventas locales están a cargo de María Isabel Olivo: celular 76222287.

¿ TE GUSTA ESTA NOTICIA ?
Comentarios

También te puede interesar: