En 2014, el Tribunal condenó a Ecuador por el caso Yasuní

El Tribunal Internacional de los Derechos de la Naturaleza falló a favor de la protección de ese parque. La corte instó al Gobierno ecuatoriano a cumplir su CPE.
miércoles, 15 de noviembre de 2017 · 12:00:00 a.m.
 Lorena Rojas Paz / La Paz

Yasuní  de Ecuador es un caso similar al del TIPNIS  en lo que hace al proceso de la presentación de una   causa ante el Tribunal Internacional de los Derechos de la Naturaleza. En 2014, la corte falló  en contra del Estado ecuatoriano. En el veredicto, esa instancia instó a ese Estado a cumplir su  Constitución que vela por los  derechos de la Naturaleza.  

 "Privilegiar la explotación petrolera frente a la preservación de la zona más biodiversa del planeta constituye una clara violación a los Derechos de la Naturaleza y ha sido perpetrada por quienes tenían la obligación de cumplir y hacer cumplir la Constitución: el Estado ecuatoriano”, se lee en el    veredicto del Tribunal de Ética de los Derechos de la Naturaleza, Caso Yasuní. 

 En ese fallo también se cita a la Carta Magna ecuatoriana: "La Naturaleza o Pachamama, donde se reproduce la vida, tiene derecho al pleno respeto de su existencia y al mantenimiento y la regeneración de sus ciclos vitales, estructuras, funciones y procesos evolutivos”. 

En ese marco,  en el veredicto se menciona que  por ser  Ecuador un país que en su Constitución Política del Estado (CPE) reconoce los derechos de la naturaleza,  éste debe cumplir con sus  normas. 

El Parque Nacional Yasuní es uno de los lugares más biodiversos del mundo. Abarca cerca de un millón de hectáreas de selva tropical virgen y está situada en la Amazonia ecuatoriana. Además, esa  región cuenta con grandes reservas petrolíferas.  En  2007, el Gobierno de Ecuador  lanzó  la Iniciativa Yasuní–ITT, con la que buscaba mantener el crudo bajo suelo   a cambio de una compensación (Ecuador pretendía recaudar  3.600 millones de dólares de  la comunidad internacional en 13 años). 

No obstante, la iniciativa fracasó y en 2013 el entonces presidente   Rafael Correa  decidió  dar paso a la explotación del bloque  petrolífero  en Yasuní. 

En reacción, los comunarios de la región, activistas y ambientalistas acudieron ante el Tribunal Internacional de los Derechos de la Naturaleza para  denunciar la destrucción del parque y la violación de los derechos de la naturaleza.

En enero de 2014, el Tribunal aceptó el caso. Después de aquello, ese mismo año hubo dos audiencias. En abril, la corte conformó una comisión especial para la vigilancia de Yasuní; y en agosto,  condenó las violaciones de los derechos de la naturaleza en el Yasuní y las violaciones en contra de sus defensores. 

El Tribunal  exigió al Gobierno ecuatoriano retomar y fortalecer la iniciativa de mantener el petróleo de Yasuní bajo tierra de forma permanente, y de esa manera respetar y garantizar los Derechos de la Naturaleza.

Este caso tiene  similitudes con la denuncia del TIPNIS. Ambos Estados -Bolivia y Ecuador- promueven los  derechos de la Madre Tierra y ambos fueron denunciados ante un tribunal a cuya creación  contribuyeron.   

El gobierno del presidente Evo Morales puso en vigencia  la Ley de la Madre Tierra "que le otorga a la naturaleza ‘derechos’” y promovió que el 22 de abril  sea declarado como  el Día Internacional de la Madre Tierra.     Sin embargo, hoy dirigentes del TIPNIS esperan un fallo como  el del caso  Yasuní.

 

El Tribunal en Bonn
  • Corte  Este año, el Tribunal Internacional de los Derechos de la Naturaleza  sesionó el 7 y 8 de noviembre. En esta oportunidad, dirigentes del TIPNIS denunciaron el abuso y violación de sus derechos por parte del Gobierno, al eliminar la intangibilidad del territorio y construir una carretera y puentes en esa área.
  • Anuncio  Dicha corte anunció que se emitiría un fallo, pero previamente buscaría mayor información, incluso por parte del Estado. No obstante, se indicó que se analiza  enviar una delegación al lugar.