La Paz, Bolivia

Sábado 23 de Septiembre | 23:13 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias

Opositores piden frenar el acoso y respetar el 21F

Mesa, Quiroga, Cárdenas, Doria Medina, Costas y Revilla suscribieron ayer el pronunciamiento en 'defensa de la democracia y la justicia en Bolivia'.

Opositores piden frenar el acoso y respetar el 21F

Freddy Barragán / Página Siete. Los líderes que suscribieron ayer el pronunciamiento.

Lorena Rojas  / La Paz

Exjefes de Estado  y líderes opositores se unieron ayer y emitieron un pronunciamiento en el que, entre otros detalles,  rechazan la persecución  contra políticos que no son afines al masismo.
 
También demandan   respeto al resultado del referendo del 21F, cuando la mayoría    rechazó la  reelección del presidente  Evo Morales.  

El documento  fue suscrito en  el hotel Europa  por los expresidentes Carlos Mesa  y Jorge Quiroga; el exvicepresidente Víctor Hugo Cárdenas; el  jefe de Unidad Nacional, Samuel Doria Medina; del Movimiento Demócrata Social, Rubén Costas; y de Soberanía y Libertad, Luis Revilla.

En  la declaración, que consta de  cinco puntos, los  firmantes  manifiestan:  "Nuestra vocación democrática nos compromete con la unidad, no para resolver legítimas diferencias de pensamiento y de visión, sino para reafirmar ante nuestros compatriotas que creemos en la democracia como un valor que debe preservarse, profundizarse y defenderse sin tregua”. 

Sobre  la "judicialización de la política”, en el documento exponen   que el Gobierno rompió  los límites de la independencia y coordinación entre poderes;    transformó  al Órgano Judicial en un instrumento de persecución política; y  "ha violado normas, o ha creado normas arbitrarias a su medida, para facilitar sus acciones en contra de sus adversarios”. 

"La mayoría de nosotros, igual que cientos de conciudadanos, estamos sometidos a procesos y juicios cuyo único objetivo es descabezar a quienes expresamos ideas y posiciones distintas y críticas de quienes gobiernan para evitar la conformación de alternativas democráticas”,  se lee en el texto.

En el documento     también indican que  si bien el Tribunal Electoral   condujo con "idoneidad” el referéndum del 21 de febrero de 2016, sienten    preocupación  debido a que  "un número muy significativo” de los nuevos miembros designados de  los tribunales departamentales "tienen afinidad” con el masismo. 

De igual forma, se pronuncian sobre el  21 F y  exhortan a los gobernantes y a todos los funcionarios "a respetar el voto del pueblo”.  "Cualquier intento de forzar una nueva postulación del Primer Mandatario será inconstitucional y le dará la espalda a la soberanía inalienable de los bolivianos”, se lee en el texto.

En otro punto del pronunciamiento  mencionan que las elecciones judiciales fracasaron y   que esa es una "de las razones por las que no podemos hablar de un verdadero funcionamiento democrático en el país”.

Consideran que los próximos comicios  judiciales abren  una   oportunidad para no desperdiciar. Proponen que la preselección de postulantes al  Órgano Judicial, que le corresponde al Legislativo, se realice  de la siguiente forma: "Que la Asamblea nombre una Comisión Independiente que haga una evaluación meritocrática de los postulantes. Esa Comisión deberá tener representantes de toda la sociedad. Su calificación deberá tener un carácter vinculante en la preselección final de la Asamblea para la habilitación de los candidatos al proceso electoral judicial establecido en la Constitución”.

En el último punto  indican que  trabajarán unidos para denunciar  nacional e internacionalmente  "las acciones gubernamentales que se planifican y se realizan poniendo en entredicho las libertades ciudadanas en Bolivia”. Anticipan que, entre otras acciones, impulsarán "un informe serio y documentado” de la persecución contra  la oposición a lo largo de los 11 años de gestión de Morales.   

Análisis
Henry Oporto Sociólogo

"Este pronunciamiento marca un hecho central”

 Considero que este pronunciamiento marca un hecho central en la actual coyuntura y que probablemente va a tener impactos de importancia sobre el curso del proceso político posterior. 

   Hay dos elementos que marcan esta relevancia. El primero: es la primera vez   en una década en que líderes políticos de oposición unen sus voces para expresarse conjuntamente en torno a uno de los grandes temas políticos nacionales. El segundo elemento a destacar es la participación del expresidente Carlos Mesa en este pronunciamiento. Eso le da una connotación particular, porque como sabemos Carlos Mesa es la figura política con mejor posicionamiento en el panorama político boliviano en los últimos meses y con la más alta intención de votos, según lo han puesto de manifiesto varias encuestas. 

  Se  puede decir entonces que al sumar su participación Carlos Mesa en este pronunciamiento se está colocando en un claro alineamiento con los jefes de partido y agrupaciones políticas que militan en la oposición, y al mismo tiempo está reforzando con su participación personal de una manera significativa, justamente, el campo de las fuerzas democráticas. 

Ahora bien, la declaración tiene un cierto tono defensivo que pone en primer plano la preocupación por la persecución política de la que  estas personalidades y otros políticos del país son víctimas, o pueden serlo en el futuro. En ese sentido se puede interpretar el pronunciamiento como una acción más de defensa personal de derechos políticos que les asisten a estas personas, una defensa por cierto legítima que yo no la voy a cuestionar. 

Pero el hecho de que se haya puesto en primer plano la preocupación por la persecución política me parece que de alguna manera relega o le resta fuerza  a los otros grandes temas que son de preocupación general de la ciudadanía, del país, como la justicia, el sistema electoral, incluso la cuestión de la defensa del voto popular, expresado en el referendo del pasada 21  de febrero de 2016.    

172
40
Comentarios

También te puede interesar: