La Paz, Bolivia
Viernes 22 de Agosto
19:35 hs

22°Actual 11° Min 24° Máx
En riesgo de extinción

Las listas negras

Roger Cortez Hurtado

Las listas negras

Roger Cortez Hurtado

Parece lejano el día que nuestro Jefe de Estado descartó terminantemente  que fuese posible encontrar  escondidos documentos de las dictaduras de nuestro país (ver http://www.eldeber.com.bo/imprimir.php?id=101213225727).
Esa afirmación cobra un nuevo eco hoy, cuando el Gobierno de   Argentina ha dado a conocer el descubrimiento de papeles de la dictadura instaurada en 1976, al mando de Rafael Videla.
Se trata de un hallazgo mayor porque contiene, entre otros documentos, las actas completas de la Junta que gobernó a Argentina entre 1976 y 1983, lo que muestra lo imprudente o interesado que puede ser, prácticamente en cualquier plano de la vida, atreverse a afirmar la inexistencia de algo.
Decía el Presidente  boliviano, en diciembre del año 2010: "Sobre los documentos clasificados, seamos serios, ¿qué documento puede quedar? Quienes hicieron daño, como García Meza y Luis Arce Gómez hicieron desaparecer los documentos”.  La suposición no carece de base, pero no es más que eso, un supuesto. Lo que ha ocurrido en el país vecino del sur, con una institución armada más elitista, estructurada y hermética, permite ver que abandonar la búsqueda es un grueso error.
Lo más significativo  sobre los expedientes secretos argentinos es que el ministro de Defensa  se entera de su existencia por un informe del jefe del Estado Mayor de la Fuerza Aérea. Al respecto dice el ministro Rossi, en una entrevista con el diario Página 12:  "Es la primera vez que se accede a la información a través del propio jefe de una fuerza y no de una requisitoria judicial,  por una investigación propia o por un anónimo”.
El reporte enviado por el jefe militar daba cuenta que durante una jornada de limpieza en el edificio Cóndor de la FA en Buenos Aires, se encontraron "1.500 tomos guardados en dos armarios, dos cajas fuertes cerradas y un estante de tres metros por dos, olvidados durante treinta años en un pasillo poco concurrido, sucios, húmedos pero rescatables”.
Las informaciones que han difundido las agencias internacionales  se centran en las "listas negras de la dictadura militar (1976-1983), en las que intelectuales, artistas y periodistas estaban clasificados en niveles y algunos, como el escritor Julio Cortázar, debían continuar prohibidos aun tras el regreso de la democracia”. "Las juntas militares que gobernaron entre 1976 y 1983 dispusieron una exclusión gradual de personas de estas listas durante la transición hacia la democracia, pero incluyeron una nómina de 46 personas que continuarían conservando su clasificación dentro de la llamada ‘Fórmula 4’, más allá del segundo semestre de 1983, compuesta por artistas, periodistas, locutores y docentes” (DPA).
Los "condenados” a la "Fórmula 4” eran considerados portadores de "antecedentes ideológicos marxistas que hacen aconsejable su no ingreso y/o permanencia en la administración pública”.
Estas nuevas listas negras (hace uno años se conoció otra porción de ellas) están contenidas en sólo seis páginas de los informes secretos encontrados, mientras que todavía no se han transcrito las otras 1.494 que se ocupan de  los temas que fueron por  la Junta Militar, cuáles fueron las posiciones alrededor de cada uno de los comandantes que integraban la Junta de esos asuntos. Se trata de "las 280 actas de la máxima autoridad del país durante la dictadura, el órgano máximo de conducción, quienes decidían quién era el Presidente. Son 280 actas, desde el 24 de marzo de 1976 hasta el 10 de diciembre de 1983, ordenadas cronológicamente, firmadas por los mismos miembros de la Junta” (P12).
¿Será posible que alguna vez, en Bolivia, un alto jefe,  un oficial o simplemente un miembro de las Fuerzas Armadas tengan la misma conducta que el brigadier, estando consciente, además que ésa es la conducta que más favorece a su institución? No lo podemos descartar del todo, pero lo que sabemos de seguro es que lo hace más difícil el hecho de que los actuales conductores del Estado se hubiesen adelantado a descalificar y atosigar a las familias de nuestros desaparecidos al decirles que están buscando una quimera.

Roger Cortez es investigador

y docente.

Lo más significativo  sobre los expedientes  argentinos es que el ministro de Defensa  se entera  por un informe del jefe del Estado Mayor de la Fuerza Aérea.

Comentarios
Copyright 2013 · paginasiete.bo | Todos los derechos reservados

Copyright 2013 · paginasiete.bo | Todos los derechos reservados