La Paz, Bolivia
Miércoles 23 de Abril
21:31 hs

20°Actual 13° Min 26° Máx

Una tal Paola Belmonte

Javier Badani

Una tal Paola Belmonte

Javier Badani

"¡Es ella, pues!”
"¡No, no es! La verdadera tiene tremendos cachetes…; arriba y abajo”.
"Mmmm…; la guglearemos para comprobar”.
Y ahí me tienen, tecleando en la computadora el nombre de una tal Paola Belmonte que jamás en la vida conocí personalmente.
"Es una chica famosa de la TV”, me dicen. Pero hace años que renuncié a la caja boba.
"Cantante de cumbia ha sido”, insisten. Pero sólo de ebrio he caído ante tales placeres sonoros.
Pero nada de eso importa. Aquí estoy, como si nada más tuviera que hacer en la vida, diseccionando una a una las fotos públicas de una tal Paola Belmonte que hace días anda de boca en boca.
"Infiel”, "Zorra”, "Puta”, "Pecadora”… No se han ahorrado insultos para referirse a esta mujer que ha caído en desgracia. Desgracia alimentada por idiotas como yo que, movidos por el morbo, hicimos el click para ver el video que la muestra desnuda con su amante.
Aquí estoy, ridículo, ahora intentando comprobar si la agraciada figura que se muestra en las fotos es la misma de aquel video. Y de pronto me doy asco. Y de pronto también me asquea la persona que, a mi lado, intenta como yo hacer el esperado "match”. Y entonces ambos nos miramos y nos avergonzamos el uno del otro.
¿Qué estamos haciendo? ¿Qué  nos puede importar la vida de esta persona? ¿Quiénes nos hemos creído para intentar siquiera criticarla? Si fue infiel o no, ¿a quién más que a ella y a su familia podría importarle?
Entonces, en un tardío intento por recobrar el decoro, hacemos dos nuevos clicks en la computadora: el primero acaba con el video y el segundo con las fotos donde la tal Paola Belmonte se muestra plena, como una chica famosa de TV debe estarlo.
Lo demás no debe importar, pues es parte del derecho individual de cada ser humano de hacer con su vida lo que cree que es lo mejor. Será pues el tiempo el que dirá si uno se ha equivocado o no en sus decisiones.
Demasiada hipocresía se mueve en nuestro mundo para alimentar desde nuestras individualidades ese océano de falsa moral. Demasiado odio ya se ha impregnado desde las redes sociales hacia una mujer que tiene todo el derecho de hacer con su cuerpo lo que le venga en gana y con quien le venga en gana.
Dejemos de formar parte de esa jauría de "lobos del hombre” que se alimenta de la desgracia ajena.
Cuidado un día nos toque a nosotros ser el alimento perfecto.

Javier Badani es periodista.

 Demasiado odio  ya se ha impregnado desde las redes sociales hacia una mujer que tiene todo el derecho de hacer con su cuerpo lo que le venga en gana y con quien le venga en gana

Comentarios
Copyright 2013 · paginasiete.bo | Todos los derechos reservados

Copyright 2013 · paginasiete.bo | Todos los derechos reservados