La Paz, Bolivia
Jueves 24 de Julio
08:59 hs

Actual -3° Min 15° Máx

La zafra y el trabajo infantil

Editorial

La zafra y el trabajo infantil
Más de 1,25 millones de quintales de azúcar del ingenio azucarero Guabirá saldrán a la venta con el triple sello, la primera certificación que se da en Bolivia a la producción de azúcar libre de trabajo infantil, trabajo forzoso y de la discriminación.
Este sello, otorgado por el Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), en coordinación con el Gobierno boliviano y la Organización Internacional del Trabajo (OIT), está destinado a promocionar la eliminación del trabajo infantil y requirió seis años de trabajo del mencionado ingenio.
Se estima que en Bolivia   hay unos 800 mil  niños y adolescentes que, como consecuencia de la extrema pobreza, se ven obligados a incorporarse en una actividad que genere réditos, dejando de lado o descuidando sus estudios. Una de las actividades que concentra el trabajo infantil es la zafra y hasta hace algunos años lo hacía en condiciones de franca vulneración de sus derechos a la educación, a la seguridad y la protección.
El trabajo infantil en los cañaverales de Santa Cruz, la región que concentra la mayor cantidad de ingenios azucareros en Bolivia, disminuyó en 78,6% en siete años, de 7.000 a 1.500 niños que laboran actualmente en la zafra. Entre los factores que propiciaron este avance están las nuevas tecnologías y el compromiso de los industriales de erradicar esta forma de empleo.
Según la Ley Departamental Nº 46, promulgada por el gobernador Rubén Costas, "trabajo infantil es toda actividad desarrollada por niños y niñas menores de 14 años, con las características establecidas en el ámbito de aplicación, que los priva de su niñez, atenta contra su salud y dignidad; obstaculiza su desarrollo físico, mental, espiritual, social; es moralmente nociva e interfiere en su formación escolar, lo que deberá ser erradicada progresivamente”.
Hoy, 27 municipios de los 56 que tiene Santa Cruz se sumaron a 57 empresas e instituciones que impulsan políticas para erradicar el empleo infantil, forzoso y discriminatorio. El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) destacó esta  ley regional  y recomendó avanzar en la reglamentación para su inmediata aplicación.

En este contexto,  resulta particularmente destacable el esfuerzo del Ingenio Guabirá, pues no sólo muestra un compromiso empresarial con el respeto de los derechos de los niños, niñas y adolescentes, sino que demuestra la posibilidad de que el desarrollo agroindustrial realmente cumpla con uno de los propósitos que defiende: el mejoramiento de la calidad de vida de las comunidades que afecta y la protección de los derechos, especialmente de los niños y niñas.

El trabajo infantil en la zafra de Santa Cruz,  que concentra la mayor cantidad de ingenios azucareros en Bolivia, disminuyó en 78,6% en siete años.

Comentarios
Copyright 2013 · paginasiete.bo | Todos los derechos reservados

Copyright 2013 · paginasiete.bo | Todos los derechos reservados