Alias aghata

Dime qué comes… ¿y te diré quién eres?

viernes, 06 de noviembre de 2015 · 12:00:00 a.m.
"La OMS declara la carne roja cancerígena Las verduras tienen pesticidas El azúcar crea tumores. Por Dios, ¡las abuelas son asesinas seriales!”. Con tono sarcástico y crítico un usuario de Twitter -como muchos otros en las redes sociales- expresó su parecer sobre el anuncio de la Organización Mundial de la Salud en relación a la carne roja y la procesada y su posible incidencia en el cáncer.  
El 28 de octubre la noticia del organismo internacional circuló masivamente. El reporte se basó en el trabajo de la Agencia Internacional para la investigación del Cáncer (IARC, por sus siglas en inglés). La ciudadanía mundial reaccionó con comentarios críticos y también de apoyo al mencionado anuncio. Se creó un debate público -viral principalmente- en torno a la carne.
Hoy, más allá de los pros y contra de tal anuncio, o de lo absurdo o astuto de algunas reacciones ciudadanas, considero importante analizar el significado de los alimentos para los sujetos sociales. Ya lo afirmaba aquel twittero, la forma de comer podría diferenciar generaciones, nosotros y las abuelas, por ejemplo. Por lo mismo, creo prudente analizar ¿cómo la comida influye en la construcción social de los sujetos?
En La Distinción. Criterios y bases sociales del gusto, Pierre Bourdieu propuso entender las identidades sociales, a través de la afinidad que se tiene con determinadas prácticas cotidianas, como el comer. El francés afirmó que consumir un plato en particular  permite reafirmar la pertenencia a un determinado grupo social.
Los profesionales liberales se inclinan por lo ligero y lo refinado, como hortalizas y carnes finas; los profesores ricos en capital cultural consumen productos originales, reforzando su vinculo con lo "neo” y lo alternativo, como la comida oriental; las mujeres de las clases dominantes se sienten atraídas por los productos bajos en calorías, alimentos a la plancha y las "ensaladas compuestas”. Así, estos grupos pretenden diferenciarse de aquellos que consumen platos como el "pot-au-feu” (brebaje popular francés), pues no son parte de su grupo social.
No obstante, la elección de un plato en particular no sólo se hace por la comida per cé, sino por la relación de la misma con el cuerpo. Por un lado, por la "estructura corporal” que se debe mantener al momento de ingerir un determinado alimento (postura, forma de mascar, etc.). Por otro, por las consecuencias -físicas y estéticas- del consumo de determinados alimentos, "el gusto contribuye a hacer el cuerpo de la clase” (1991,p.178). Entonces, la comida influiría en la construcción social, a través de su uso para construir distinción.
George Ritzer también ha vinculado la gastronomía con el devenir social. Para ello, ha desarrollado un curioso concepto denominado "Mc Donalización”, el cual implica la relación entre el funcionamiento de los restaurantes de comida rápida y su considerable influencia en la "american way of life”. Una forma de vivir que, según el autor, habría traspasado los límites de EEUU para apropiarse en otros países, a través de este tipo de restaurantes.
La Mc Donalización sería el reflejo de un proceso social que implica la búsqueda de cuatro elementos claves: la eficiencia, la calculabilidad, la predictibilidad y el control. Estas características estarían consolidando la construcción de un tipo de sujeto social, vistas a través de una orden de "Big Mac” o una "Happy Meal”, aunque no se limite sólo a eso. Así, la forma de comer en este tipo de espacios permitiría consolidar la construcción de un determinado sujeto social, uno extremadamente racional y funcionalmente global.
La comida sería entonces un factor determinante en la identidad social. Por lo mismo, habrá que reflexionar sobre las posibles consecuencias, que podría tener el cumplir (o no) las sugerencias de la OMS, producidas recientemente. Por mi parte, me quedaré con la frase de Tomás de Aquino: "El derecho a la comida es el resultado de un mandato divino”.

Guadalupe Peres-Cajías es docente universitaria y especialista en investigación en comunicación.