Vamos a andar

Algunas inevitables anotaciones a la respuesta pronta de Carlos Mesa

viernes, 22 de enero de 2016 · 12:00:00 a.m.

No puedo negar que me halagó recibir esa respuesta tranquila de Carlos Mesa y no pretendo convertir esto en un diálogo largo. Pero, no puedo dejar de aclarar unas cuantas cosas. Empecemos por el final: ¿en qué momento he afirmado que la Participación Popular, la  Reforma Educativa o la ley INRA sean neoliberales? En ningún momento. Por tanto, ese enfático ¡por favor! de don Carlos que se vuelque a quienes que para poder descalificar a un interlocutor le atribuyen afirmaciones que no ha hecho… (lo que tampoco dije, pero lo que  sí podría añadir es que dichas leyes son parte de un paquete de medidas paliativas o compensatorias del modelo neoliberal, paquete que el FMI y compañía solían sugerir a los gobiernos neoliberales, pero esto no tiene que ver con el tema de la "deuda de Evo a Goni”).

 

 Lo que he afirmado es que la Participación Popular no tiene nada que ver con el Estado Plurinacional, ¿o puede considerarse plurinacional y descolonizadora la conversión de las comunidades indígenas en OTB’s, todas iguales y sometidas al mismo esquema, ya fuera un ayllu de Machaca o una junta vecinal de Jardines del Urubó?

Y en cuanto a considerar que el municipio no necesariamente es una herencia colonial, y que puede ser un nombre asimilado por las culturas indígenas, como es el caso del "cabildo”, es un argumento sin agarradero real. Porque es fácil percibir que bajo el nominativo de "cabildo” -como bajo el de "capitanía” guaraní- se esconde una realidad indígena. En cambio, el municipio expresa en sus estructura claras similitudes con el ayuntamiento español y, de hecho, nuestros pueblos indígenas se mantuvieron ajenos a él, hasta la Participación Popular, que no produce la indigenización del municipio, sino la municipalización de las comunidades indígenas. ¿No resulta significativo que a siete años de la supuesta fundación del Estado Plurinacional sólo tengamos una  autonomía indígena (la de Charagua)?

Respecto de la descentralización actualmente vigente, a quien tendría que agradecerle Evo es a Carlos Mesa (no a Goni), y no parece que esté muy agradecido… Por lo demás, ha sido una copia insuficiente del régimen autonómico español. Pero esto no es parte del tema en cuestión.

En cuanto a la demanda de Carlos Mesa de no confundir un concepto con su aplicación (caso del INRA), no hace falta acudir a Carlos Marx, nos queda más a mano Jesús de Nazaret para tener claro que el criterio fundamental para el análisis y valoración de un tema no son los sentimientos ni los discursos (ni las leyes), sino los hechos (y la aplicación real de las leyes).  Con el criterio de Mesa habría que decir que los futuros gobiernos "le deben a Evo” su fantástica política sobre los derechos de la Madre Tierra y la descalificación del capitalismo como el cáncer del planeta… ¿No corresponde aquí su "¡por favor!”?

Hablando de hidrocarburos, Carlos Mesa tiene que hacer alusión a su gobierno -saliéndose del tema de Goni- para encontrar algo realmente digno de agradecimiento. Y realmente su referendo sobre los recursos hidrocarburíferos fue significativo, y es seguro que Evo se lo agradece ya que lo defendió a capa y espada contra quienes lo calificábamos de "tramparendum” o "mamarendum” (refiriéndonos a las preguntas 4 y 5 que eran realmente tramposas para los intereses nacionales, y que, de hecho, recibieron muchos menos votos a favor). Pero aquí nos hemos vuelto a salir del tema de Goni.

Y finalmente, otra vez fuera del tema, Carlos Mesa nos dice que renunció a la Presidencia "porque no estaba dispuesto  a incumplir un compromiso ético esencial, el del respeto a la vida” -su punto fuerte a la hora de romper con Goni- y alude a que carecía de "respaldo partidario, parlamentario o de movimientos sociales”. Y aquí me permito tener una opinión diferente. Cuando Mesa jura el cargo, el país entero vibra de esperanzas y está dispuesto a apoyar su gestión (más allá de cualquier parlamento), pero a sólo 24 horas empieza la decepción (con sólo ver su Gabinete). Lo que lleva al Presidente a una soledad, que lo acabará impulsando a la renuncia, es no comprender que el régimen neoliberal es incompatible con el derecho a la vida. Ahí está su drama (y una amenaza fundamental si pretendiera, algún día, volver a la Presidencia).

Rafael Puente es miembro del Colectivo Urbano por el Cambio (CUECA) de Cochabamba.
10
16