Focus

El fenómeNO del movimiento de juventudes

martes, 01 de marzo de 2016 · 12:00:00 a.m.
Ha surgido de forma inédita y espontánea un reciente fenómeno político: el movimiento ciudadano de jóvenes llamado "Me comprometo con Bolivia”, un nuevo impulso orgánico de la sociedad civil.

El grupo hizo campaña por el No durante toda la carrera electoral cuando el Gobierno convocó a un referendo. Y, ante la amenaza de fraude, se presentó e hizo vigilia en el Tribunal Departamental Electoral para resguardar el voto.
Los jóvenes fueron testigos de irregularidades que fueron denunciadas e impugnadas. Su presencia fue fundamental y exitosa.
 
Dicho grupo, más uno de intelectuales y dos partidos políticos, está tomando activamente el lugar de la mayoría silenciosa ante la ausencia de liderazgo en la oposición. Ésta no logra unirse y mostrar una cabeza visible, como ocurrió en Venezuela con H. Capriles cuando el gobierno de Chávez.
 
El Gobierno llamó a un referendo para rechazar o aprobar la reforma del artículo 168 de la Constitución para que Evo Morales se postule a la presidencia por cuarta vez consecutiva. El pueblo boliviano optó por el No con 51,30% de los votos contra el Sí, con el 48,70%. Esto demuestra un país dividido, situación nada saludable. 
 
Si Morales ganaba se hubiese quedado en el poder durante casi 20 años, algo similar a la dictadura que vive Venezuela. El prorroguismo es antidemocrático, no da espacio a nuevos liderazgos ni nuevas ideas y corre el peligro de caer en una dictadura.
 
Los muchachos permanecieron 48 horas sin dormir, comer y ante la constante amenaza de ser echados del centro de cómputos por la Policía Militar y autoridades del Tribunal Electoral. El resto de los demócratas, que no pudo ingresar al recinto, hizo vigilia en la calle, también durante los dos días.
 
Unieron fuerzas para defender el voto un grupo de intelectuales con la sigla "No es N.O.”, liderado por J.A. Quiroga, R. Calla y L. Guzmán; "Gracias pero no siempre” promovido por la Alcaldía de La Paz; y "Bolivia dice No” del Movimiento Demócrata Social.
 
Miembros de grupos de varias tendencias se apersonaron a controlar el voto. Entre ellos, gente de ayllus urbanos, miembros del Conamaq, Kataristas  y de "Otra izquierda es posible”.
 
"Me comprometo con Bolivia” tiene el fin de inculcar valores políticos y democráticos. Su objetivo es la alternancia del poder, el recambio generacional y el relevo de liderazgos.
 
Su propuesta ha tenido gran acogida en la ciudadanía.  Es un colectivo amplio, plural y democrático.
Dicho movimiento está organizado en todo el país y los escasos recursos con que cuenta  son aportados por donaciones de ciudadanos de a pie. Las cabezas visibles son José Manuel Ormachea e Irumaki Cárdenas.
 
Otro factor fundamental para que triunfe el No han sido las poderosas redes sociales, que Morales pretende regular. Tarea no recomendable, ya que la ONU "reconoce a la libertad de expresión en internet como un derecho humano e inalienable”. Son un derecho universal intocable.
 
Por primera vez se captó información desde todos los rincones de Bolivia con denuncias de irregularidades respaldadas con  fotografías y videos que se difundían en segundos en el país y el mundo.
 
El gran mérito de este movimiento de ciudadanos es haber podido garantizar el voto de los paceños que tienen el derecho humano, natural, democrático y constitucional de que cualquiera sea su elección no   sea vulnerada.

Verónica Ormachea Gutiérrez es periodista y escritora.