Oikos& Finis

Precisiones necesarias

martes, 12 de septiembre de 2017 · 12:00:00 a.m.
A junio de la presente gestión, las reservas internacionales registran un valor de  10.306 millones de dólares, superior en  225 millones de dólares al valor que tenían a diciembre de 2016 de  10.081 millones de dólares. Sin embargo, en ese periodo, el país emitió y colocó  1.000 millones de dólares en bonos soberanos y, como consecuencia del incremento del precio del oro, el componente de las reservas invertidas en ese metal  subieron en  117 millones de dólares. 

Por lo tanto, entre diciembre y junio, en términos de flujo, las reservas registran una salida de más de  890 millones de dólares. Esa cifra guarda consistencia con el saldo negativo de la balanza comercial que, en el primer semestre del año, registra un déficit de  714 millones de dólares debido a que las importaciones continúan superando a las exportaciones, a pesar de que estas últimas registran un crecimiento del 7% respecto del valor exportado en el primer semestre del 2016. 

Las exportaciones de productos no tradicionales se han reducido en términos de volumen y valor;  en cambio las exportaciones tradicionales, tanto de hidrocarburos como de minerales, por el efecto de mejores precios, se han incrementado en términos de valor, pero reducido en términos de volumen. 

De acuerdo con cifras oficiales, la economía nacional habría registrado un crecimiento del 3,3% al primer trimestre del año. Dicho crecimiento, que es el menor en siete años, según autoridades del gobierno, se debería principalmente a la menor demanda de gas por parte de Brasil, lo que demuestra la importancia que tienen las exportaciones de gas sobre el comportamiento de la economía. Para alcanzar el crecimiento objetivo del 4,7% establecido por el gobierno para el 2017, el crecimiento en los siguientes tres trimestres tendría que ser superior a esa cifra, lo que parece poco probable tomando en cuenta que, si bien los precios de las materias primas se han recuperado, aún están alejados de los precios que alcanzaron en los años en que la economía nacional creció en el primer trimestre por debajo del 4% pero al finalizar la gestión logró superar esa cifra, como sucedió el 2007 (4,6%) y 2010 (4,1%).

A pesar de lo anterior, el crecimiento del país en 2017 puede nuevamente ser uno de los mejores de Sudamérica, pero a la vez, si el déficit fiscal alcanza el 7,8% respecto del PIB presupuestado por el gobierno  Bolivia tendría por tercer año consecutivo el tercer déficit fiscal más alto de la región por detrás de Venezuela y Brasil; este último país atravesando por un severo proceso de ajuste ante la imposibilidad de seguir financiando un déficit fiscal de varios años consecutivos, que llegó a superar el 9% respecto del PIB. Diversos organismos internacionales proyectan que los restantes países de la región cuyas economías crecerán el 2017 lo harían por debajo del 4%, pero con déficits fiscales bastante menores a los que el país viene registrando. 

Con cuatro años consecutivos en los que el gasto y la inversión pública superan a los ingresos y no existiendo la más mínima posibilidad de que éstos se recuperen en el mediano plazo a los niveles de los años en que el país registro superávit fiscal, debido a que es muy improbable que el precio del petróleo WTI retorne a niveles de  100 dólares el barril (el consenso entre los especialistas del sector es que no superará los  60 dólares durante varios años)  y a las serias dudas de que el país disponga de la capacidad para cumplir los contratos de venta de gas vigentes con Brasil y Argentina, y de contar con las reservas suficientes para renovar el contrato con Brasil, ya no es posible sostener que el déficit fiscal es "coyuntural”. 

Pareciera entonces que la mayoría de los países de la región afectados también por la caída de los precios de las materias primas están optando por crecer menos, pero evitando persistentes desequilibrios que podrían en el futuro requerir de medidas de ajuste como las que están aplicando Brasil y Argentina y que en algún momento tendrá que aplicar Venezuela. 

Armando Álvarez es analista  económico y financiero.
107
3