Las similitudes en el ocaso de los “socialismos del siglo XXI”

viernes, 13 de julio de 2018 · 00:11

Hay características similares en la deriva que anuncia el final de los regímenes socialistas del siglo XXI. Las ilustraciones de este proceso son Venezuela y Nicaragua. Ahora, por las señales que implícita y explícitamente suministra la cleptocrática elite azul, también Bolivia. 

Veamos esas características que se reflejan cuando ingresan a la fase de crisis de dominación; es decir, en sentido gramsciano, de pérdida de hegemonía, de dominación consentida.

En Venezuela, el “régimen chavista” ingresa a esa fase poco después de la muerte de su comandante. Maduro, como un “regalo griego”, hereda las consecuencias de la “fiesta populista”, caracterizada por el despilfarro y la borrachera del excedente económico que propicio el súper ciclo de la economía mundial, con altos precios de los commodities, sobre todo del petróleo. 

Las consecuencias se manifiestan abruptamente en 2014 con elevados niveles de inflación, desabastecimiento y escasez de alimentos. Este panorama se agudiza con la considerable reducción de los ingresos petroleros de 41.000 a 12.500 millones de dólares en 2015, provocada por una colosal baja en la producción. En ese contexto, el chavismo, pierde las elecciones legislativas del 6 de diciembre de 2015. La oposición, cohesionada en bloque, con la Mesa de Unidad (MUD), obtiene más de dos tercios en el Poder Legislativo, colocando en jaque al régimen. 

 Para revertir ese proceso, diseñan y convocan a una “asamblea nacional constituyente, obrera, comunal y del pueblo”. Con el control de las reglas de juego, vetando a las fuerzas opositoras. El 30 de julio del 2017 se eligen, entre ellos a 545 constituyentes. Esta Asamblea, con excepcionales poderes, anula al Poder Legislativo. En las calles, sin embargo, irrumpen movimientos ciudadanos con marchas, paros y manifestaciones de protesta. El resultado de la represión brutal ejercida por las fuerzas del orden alcanza a dos centenas de muertos. 

 Toman protagonismo en esa feroz embestida las “milicias bolivarianas” (civiles armados para “defender la revolución”). Implementando terror y miedo desde el Estado, la Asamblea Constituyente convoca a elecciones generales para el 20 de mayo del 2018. El resultado, claro, en esas condiciones absolutamente antidemocráticas y sin competidores, es ampliamente favorable para Nicolás Maduro. En suma, el “chavismo” no pretende ceder el poder, se aferra a muerte, apelando incluso a sus “colectivos paramilitares”: Es mucho lo que han robado y tienen muchas muertes encima.  

 La fase de la crisis terminal del régimen de Ortega en Nicaragua tiene muchas semejanzas. Para reproducirse en el poder, al perder hegemonía, cambiaron las reglas y eliminaron a sus competidores, judicializando la política, pretendiendo establecer una dinastía. Ante el descontento y la protesta ciudadana, al igual que en Venezuela, apelan a la represión violenta usando grupos civiles, “parapolicías”, sembrando miedo y terror con extrema e ilimitada violencia. Ya van 300 muertos. El estilo tiránico supera a la de Anastasio Somoza, poniendo en evidencia que sólo saldrán del poder con “los pies apuntando al cielo”. Ortega se aferra al poder, más por impunidad que por un proyecto político.

 El caso boliviano, al parecer, tendría la misma deriva. Hay serias señales que dejan entrever esos posibles escenarios: judicialización de la política, anulación de los adversarios políticos potenciales, y cambio arbitrario de las reglas de juego, y ahora, cuando el descontento y la protesta alcancen las calles, amenazando el statu quo, la activación de “milicias armadas”, con los cocaleros a la vanguardia, para defender el “proceso de cambio”. Esta amenaza ya fue recurrentemente adelantada.

Está claro, entonces, que estas elites, más por su condición cleptocrática que por un proyecto ideológico-político, difícilmente cederán el poder. Preservarlo, es una cuestión de sobrevivencia. Es previsible imaginar su destino cuando ya no cuenten con el poder, cuyo ejercicio y concentración los embriagó e intoxicó, al punto de traicionar incluso los preceptos que los encumbraron en el poder.

 

Rolando Tellería A. es profesor de la carrera de Ciencia Política de la Universidad Mayor de San Simón

 

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

168
3

Otras Noticias