La curva recta

De cardenales, políticos y orgullo gay

Por 
domingo, 01 de julio de 2018 · 00:10

El 28 de junio es un día muy especial a nivel global. Me refiero, por supuesto, a las conmemoraciones y celebraciones del Christophers St. Day, vale decir el Día del orgullo homosexual, que se inició como una conmemoración de los eventos que tuvieron en esa calle de Nueva York hace 49 años y que marcaron un antes y un después de la relación entre el Estado y las personas que gustan de las personas de su mismo sexo.

 El jueves pasado, en la ciudad de La Paz, tuvo lugar un evento importante, la Alcaldía  despachó una nueva ley municipal que garantiza el respeto a las personas de los ahora llamados colectivos LGBT y esas son muy buenas noticias. Se trata, por supuesto, de un saludo a la bandera: por un lado, la vida de las personas LGBT no va a cambiar mucho gracias a esa ley, en primer lugar porque ésta ya cambió hace bastante tiempo, para bien; y, por el otro lado,  porque ciertos resquicios de homofobia no van a desaparecer de la noche a la mañana, porque las leyes no logran hacer eso.

 De cualquier manera, la noticia sólo nos puede alegrar, aunque sabemos que hay algunos seños que se han fruncido, por ejemplo, los de algunas iglesias evangélicas y posiblemente también lo haga la Iglesia Católica. Lo pongo así porque la Santa Madre ha estado muy ocupada en otro tema, y es que curiosamente, precisamente el mismo 28 de junio  (hay casualidades que parecen citas), el Papa ha consagrado a 10 nuevos cardenales, entre los que se encuentra  monseñor Toribio, nacido Porco, pero conocido como Ticona. 

 Si uno quiere ver las cosas desde los largos plazos de la Iglesia Católica, casi parece parte de un plan largamente esbozado. El primer príncipe de la Iglesia boliviana que perteneció al colegio cardenalicio fue Clemente Cardenal Maurer, nacido en Alemania; el segundo Julio Cardenal Terrazas, boliviano de la clase media dominante de entonces. El tercero, 51 años después de la creación del primero, ha sido un obispo no sólo de extracción humilde, sino claramente indígena.

Ahora bien, lo interesante del caso es que más allá de la casualidad de que los tiempos romanos coincidan con los profanos y revueltos tiempos locales, ahora Bolivia tiene un cardenal indígena y esta situación está llevando a una alianza bastante interesante. Evo, que ha perdido enormemente su prestigio en los últimos dos años, necesita con urgencia el espaldarazo de quien sea, y la Iglesia, que ha sido tan vapuleada por el proceso de cambio, necesita un canal de empatías, el cual es posible que exista debido a diversos motivos entre el Presidente y el  nuevísimo Cardenal.

Volviendo al 28 de junio y los derechos LGBT, podríamos decir que el Gobierno les está dando la espalda. Y es que éstos sólo se garantizan realmente en un Estado laico y Evo ha demostrado que está más católico que nunca.  Algunos activistas masistas con principios (si es que todavía quedan) deben estar espantados.  Otros, los pragmáticos, ven el asunto con más sentido político; sus contradicciones no les quitan el sueño, ni aunque se vean plasmadas en un edificio de 28 pisos.

Mientras tanto, el Cardenal no logra enamorar con su sabiduría. Tres terribles faux pas ya tiene en su haber: el primero, su reivindicación del palacio Evo, que va contra todo sentido de discreción y frugalidad; el segundo, su incapacidad de expresarse clara y contundentemente contra la ilegalidad en referencia al 21 de febrero; y, tercero, la inaceptable frase racista en su primera alocución después de ser ungido. No eminencia, no hay razas más fuertes que otras, menos desde un punto de vista de carácter o espiritual. 

Agustín Echalar Ascarrunz es operador de turismo.

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

143
4

Otras Noticias