Ventana al mundo

El enorme peso de la geografía   

Por 
lunes, 30 de abril de 2018 · 00:15

Hay un viejo dicho que expresa: “El hombre propone y la geografía dispone”. Aún en este tercer milenio, el peso de la geografía sigue siendo objetiva y subjetivamente muy grande. La geografía es la disciplina encargada del estudio de la superficie terrestre, los océanos y el medioambiente del planeta. Interpreta también las interacciones entre la sociedad humana y su hábitat. En un sentido más amplio, incluye estudios de población, el uso de la tierra y la disponibilidad de recursos naturales. 

Los geógrafos la dividen en cuatro campos principales: geografía física, geografía económica, geografía humana  y geografía política. Como todo conocimiento científico, la geografía se ha ido subdividiendo inclusive en varias subramas adicionales. Un campo importante –sin duda alguna– es  el que ocupa la geografía política.

Al amalgamarse ésta con las cuestiones relativas al control territorial y al poder estatal generó la geopolítica, la relación entre conocimiento geográfico y las decisiones de autoridad que influyen sobre determinado núcleo espacial, sea en lo interno de un país o en el marco más amplio de las relaciones internacionales. La geopolítica puede ser descriptiva o analítica y puede hasta convertirse en factor estratégico si las condiciones o necesidades de un estado así lo requieren.

Volviendo al tema básico, es un hecho que no podemos escapar de la geografía; en el corto plazo ella domina, como lo expresó en su época el célebre geógrafo  inglés Sir Halford John Mackinder. La tecnología nos ha permitido vencer obstáculos, hacer puentes o túneles y hasta volar de un lado al otro para superar cualquier tipo de dificultad topográfica, pero no es menos cierto que en lo inmediato la geografía prevalece y probadamente se ha visto que hasta impone condiciones, formas de vida y costumbres entre pueblos diversos. 

Ya  comenté varias veces –en anteriores notas y entrevistas–  que las personas pueden moverse pero los países no; están dónde están, condenados (o bendecidos) a vivir uno al lado del otro por el inexorable imperio de la geografía. Lo que les queda es el arreglárselas para ser buenos vecinos y convivir en armonía,  vivir bajo permanentes pugnas, o que uno conquiste al otro y lo absorba.

El dictador alemán  Adolf Hitler –en su empeño casi suicida de conquistar un inmenso conglomerado humano y territorial– lanzó tres grandes ejércitos contra la Unión Soviética el 22 de junio de 1941. Fue la célebre Operación Barbarosa. Unos  cuantos meses después del inicio de las  hostilidades, tanquistas  e infantes alemanes –al margen de sus arrolladoras conquistas iniciales–  fueron quedando progresivamente abrumados por la inmensidad del espacio ruso, un espacio tan vasto que escapaba a la imaginación. 

Poco a poco la insondable estepa  generó un temor psicológico subyacente en la mente de los soldados germanos que seguían avanzando a lo largo de esa tierra extraña  y gigante que parecía no tener fin; la geografía de la URSS los desmoralizó en forma notable e influyó negativamente en la reconocida capacidad combativa del militar alemán.  Esta negativa influencia del paisaje que enfrentaba el ejército invasor  fue relatada en crónicas posteriores por los sobrevivientes del sangriento conflicto y ha sido comentada en varias publicaciones.

He aquí otra clara prueba del enorme peso que impone la geografía hasta en la subjetividad de la mente humana, más allá de su natural incidencia en la manera de ser de los pueblos como resultado de las condiciones  naturales propias de cada lugar.

Sin saber algo de geografía sería imposible valorar un universo tan cambiante. En lo personal, disponer de un mapa mental para entender mejor las cosas externas y las de nuestro propio entorno resulta de gran ayuda. Asimismo, la geografía nos permite comparar la diversidad de formas de vida y sus ventajas o inconveniencias. Hasta el nacimiento y la declinación de las civilizaciones son procesos que involucran factores vinculados con el espacio territorial. El peso de la geografía es y seguirá siendo enorme.

Agustín Saavedra Weise es economista y politólogo. www.agustinsaavedraweise.com

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

57
2

Otras Noticias