Economía de papel

Los bitcoins

sábado, 13 de enero de 2018 · 00:05

 El 7 de diciembre de 2017 la cotización del bitcoin se encontraba en 12.000 dólares, 1.485% mayor a su cotización un año antes. La semana del 20 de diciembre se encontraba en torno a los 16.000 dólares después de haber alcanzado una alta cercana a los 20.000 tan solo algunos días antes.


  El bitcoin es una de las formas más extravagantes e informatizadas de la moderna especulación. La especulación es parte básica de la esencia del capitalismo. Se especula con todo tipo de mercancías, desde seres humanos hasta creaciones virtuales, como son los bitcoins.


  Los bitcoins se crean en gigantescas computadoras que deben resolver rompecabezas que compensan esta labor con la emisión de bitcoins. Es un juego cibernético que exige una gran capacidad instalada de computadoras que otorga a los ganadores un premio expresado en bitcoins.

Actualmente dos grandes complejos de estas computadoras se encuentran en Baden, Suecia, y en Irkutsk, la Siberia rusa.


  La actividad de los administradores de estas computadoras se denomina “minería”, que hace pensar que alguna actividad productiva se realiza al instalar e interconectar potentes computadoras que paulatinamente incorporan cada vez más nuevos desarrollos tecnológicos. Esta condición hace que la tasa de caducidad de estos ordenadores sea muy acelerada.


  De la misma manera su uso de electricidad es ciclópeo no solo por las computadoras que incorpora, sino por los ventiladores que necesita para su enfriamiento . En Boden se utiliza 1,46 terawatt/ hora por año (un terawatt es igual a mil millones de kilowatts). Según The Economist este es un consumo equivalente al de 135 mil domicilios estadounidenses en un año. 


 Por esta razón la industria de bitcoins está buscando aquellos lugares donde el costo del kilowatt es más barato y el entorno es naturalmente frío. Por esta razón  se piensa que el gran crecimiento futuro de la minería de bitcoins se encuentra en pleno desarrollo en Mongolia al cumplir estas dos condiciones: energía barata y clima congelado.


 En conclusión, el costo de las instalaciones que requiere la minería de bitcoins es también de grandes magnitudes.


  A partir de la acumulación de bitcoins entre los mineros se produjo un intercambio de ellos que ha dado paso a la realización de compras de todo tipo e intercambiada por dinero desde 2008 cuando fue inventada por Satoshi Nakamoto (probablemente un seudónimo de una persona que nunca develó su verdadera identidad). Así nació la criptomoneda virtual que como tal no la controla nadie en particular pero existe una cantidad fija de bitcoins en el mercado.


  La posibilidad de crear competencia es grande y existen otras cadenas paralelas que podrían acelerar el estallido de la burbuja que se ha creado con la especulación del bitcoin. Asimismo, algunas han sido víctimas de hackeo y han afectado su precio. 


 Lo cierto es que la especulación con bitcoins tiene mínimo respaldo que provenga de la producción de bienes, lo que no quiere decir que puede enriquecer a numerosas personas antes de que la burbuja especulativa explosione y empobrezca a un mayor número del que enriquecerá.


  Ahí el juego de especular con bitcoins concluirá y la especulación continuará en la gran actividad bursátil mundial como si no hubiera pasado nada. El bitcoin será tan solo una otra historia como la de los tulipanes.

Alberto Bonadona Cossío es economista.

107
12