Quien calla otorga

Policías inútiles

Policías inútiles
Alfonso Gumucio Dagron
sábado, 20 de mayo de 2017 · 00:00
Nunca he visto a un policía de tránsito en Bolivia multar a un conductor que no lleva su cinturón de seguridad puesto, que habla por teléfono celular mientras conduce, que se estaciona sobre la acera, que da una vuelta en "U” donde está prohibido o no se detiene ante un paso de cebra para  dar prioridad a los peatones. Si hay un policía cerca, simplemente se queda mirando, baboso e impávido.
 
 Y cuando los minibuseros mañudos bloquean las "mil esquinas” de la ciudad para oponerse a la reglamentación de la Alcaldía, ¿qué hacen los inútiles policías? Desaparecen por arte de magia. 
 
 Los que antes llamábamos "varitas” o "pacos” no tienen buena reputación ahora, y hay muchas razones para ello. ¿Por qué? Porque la policía de transito en este país es completamente inútil, no sirve para nada. Sólo aparece cuando hay algún accidente con heridos, muertos y autos destrozados. 
 
 Circunstancialmente, aparecen en los principales cruceros en horas punta, para que fluya el tráfico, pero inmediatamente después están en grupos comiendo en algún puesto callejero, o desaparecen detrás de escritorios o en las cantinas de sus cuarteles. 
 
 Bolivia cuenta con reglamentación similar a la de otros países, normas sobre la obligatoriedad de usar los cinturones de seguridad en los asientos delanteros, respetar los pasos de cebra, no usar celulares, no estacionar en lugares prohibidos… pero aquí nada se cumple, todo es arbitrario, empezando por la policía de tránsito que no cumple con sus deberes. 
 
 Por suerte tenemos una policía municipal eficiente pero al parecer no está autorizada para poner multas, por lo que se limita a realizar acciones "didácticas”: remolca los vehículos mal estacionados, ocasionalmente retira las placas de minibuses infractores, o promueve educación vial. Ojalá la policía municipal, más eficiente y mejor organizada que la policía de tránsito, pusiera multas a los malos conductores o tomara una medida que ha dado resultado en otras ciudades: pegar sobre el vidrio de los que no respetan las normas un letrero difícil de despegar, que diga en letras grandes: INFRACTOR. 
 
 Los conductores infractores (que son una mayoría aplastante en Bolivia) sólo entienden a palos, es decir, con sanciones y no con buenas palabras, pues carecen de un mínimo de conciencia ciudadana y educación. Estacionan sus vehículos delante de las paradas de transporte público o junto a los letreros que dicen, claramente, "No estacionar”. 
 
 O lo hacen en doble fila, o sobre las aceras o delante de la puerta de garajes privados. Tocan bocina delante de hospitales y aceleran al llegar a un paso de cebra, especialmente si ven un peatón a punto de cruzar. Frente a los pasos de cebra son ciegos, parece que no los vieran, creen que el paso de cebra sólo es válido con un semáforo. 
 
 Los infractores contumaces en nuestras ciudades son los choferes de minibuses, para quienes no parece existir ninguna norma.  A esos hay que ponerlos en raya de una vez por todas. La solución sería que desaparezcan introduciendo un mejor transporte municipal. 
 
 Sólo los ciudadanos que han vivido en el exterior en ciudades civilizadas, respetan las señales de tránsito, usan cinturón de seguridad y disminuyen la velocidad al llegar a un paso de cebra porque saben que estadísticamente las normas de seguridad evitan accidentes. Muchas familias bolivianas evitarían el luto si respetaran esas normas. Es más sencillo respetarlas que llorar a moco tendido lamentando un fallecimiento. 
 
 He estado varias veces a punto de ser atropellado porque no me da la gana de cederle el paso a un vehículo cuando estoy atravesando un paso de cebra. Al igual que la policía de tránsito que no las aplica, hay conductores que conocen las reglas pero nos las cumplen, al menos en territorio boliviano. En las ciudades fronterizas con Brasil sucede algo curioso: apenas cruzan al lado brasileño los choferes se ajustan el cinturón de seguridad y los motoristas se colocan el casco reglamentario. 
 
 La Policía Nacional es incapaz de preservar la seguridad ciudadana, y esto vale no solamente para la policía de tránsito. Los uniformados siempre están 10 pasos detrás de los infractores y de los malhechores, o lo que es peor, codo a codo con ellos con la complicidad de jueces fáciles de sobornar y fiscales chantajistas. 
 
 Sin duda, hay policías honestos y conscientes de sus responsabilidades y deberes, pero no los cumplen porque están insertos en un medio donde reina la arbitrariedad, la desidia y la corrupción. En la medida en que hacen la vista gorda y socapan a los malos policías, son también cómplices y culpables por encubrimiento.  

Alfonso Gumucio Dagron es comunicador social y experto en comunicación para el desarrollo.
171
185