Tinku verbal

Hay abogados, pero no jueces

Hay abogados, pero no jueces
Hay abogados, pero no jueces
Por 
domingo, 24 de diciembre de 2017 · 00:00

¿Recuerdas que en julio de este año un camión embistió a un grupo de personas que bailaba sobre la carretera Macha-Cruce Ventilla (Potosí)? El hecho causó ocho muertos. ¿Quién debió ser procesado por esta tragedia: El chofer o los dirigentes que convocaron a la gente a bailar sobre el camino? 

Al respecto la ley decía: “El que resultare culpable de la muerte o producción de lesiones graves o gravísimas de una o más personas ocasionadas con un medio de transporte motorizado, será sancionado con reclusión de uno a tres años (artículo 261 del viejo Código Penal)”.

La justicia debió responder en este caso: El chofer conducía su vehículo de alto tonelaje sobre la carretera y no sobre una pista de baile; además, no tenía visibilidad ni de 100 metros, por lo que no tuvo tiempo ni espacio suficiente para frenar. En consecuencia, debe ser procesado el dirigente o los dirigentes por haber convertido un camino en un lugar de baile y de borrachera y por haber expuesto a la gente a la muerte. El chofer, inocente.

El día que haya un razonamiento así, creeremos que hay jueces en los tribunales, por ahora sólo hay abogados.

¿Recuerdas a Agustín Mamani de Río Abajo? Tres policías lo detuvieron cuando ejercía su función de periodista en un bloqueo de caminos y le quitaron su cámara filmadora, que tardó tres meses en recuperarla.  Para  peor, un fiscal lo imputó y acusó por atentado contra el patrimonio público. 

Agustín se defendió: Yo no estaba bloqueando, soy comunicador, trabajo en la radio del Valle; no atenté contra el patrimonio público, por el contrario, la Policía me quitó mi patrimonio (mi cámara).

La justicia debió decir: Señor Fiscal, ¿qué prueba tiene contra Agustín? ¿Rompió algún vidrio, quemó un auto? Nada. Don Agustín, usted dice que es comunicador, ¿su credencial? Olvidé portarlo, pero el director de la radio donde trabajo puede certificar. Llame al director y que se presente en audiencia para certificar. Disculpe por este abuso, váyase por favor a su casa. 

Pero como en los tribunales hay abogados y no jueces, el abogado que funge  de juez dictó detención domiciliaria y la obligación de firmar un libro de asistencia cada 15 días. A eso se llama joder la vida de un inocente, causándole pérdida de tiempo y de dinero.  

¿Recuerdan  el caso de Félix Becerra, exdirigente del Conamaq, encarcelado por no haber robado ni un centavo, sino por ser crítico al régimen?

El gobierno central lo involucró en el escándalo de corrupción del Fondo Indígena y la Fiscalía lo imputó y acusó sin pruebas de incumplimiento de contrato y enriquecimiento ilícito.

La justicia debió decir: Señor fiscal, este ciudadano tiene la prueba de que los 56.000 bolivianos que desembolsó el fondo indígena en su cuenta fue entregado a la señora Elena Camargo, aquí hay un recibo firmado. Y si tiene dudas, convoquen a esa señora. Es más, señor fiscal, usted acusa a este ciudadano, que apenas tiene para vivir, de enriquecimiento ilícito, ¿tiene alguna prueba? Nada. Señor Becerra, disculpe por esta falsa acusación, queda libre.

Pero el abogado que (mal)actúa de juez mandó a Becerra a la cárcel, donde le robó dos años de su vida. 

Como estos tres casos, hay miles que hasta por sentido común debieron ser razonados desde la justicia y no sólo desde las leyes, menos desde las órdenes. 

Cada día queda demostrado que en los tribunales hay abogados que llegaron ahí a “trabajar” de jueces porque se han unido en un contubernio con los gobernantes de turno y han memorizado como rezo los artículos de las leyes y las definiciones de justicia, pero no son justos.     

Pero los peores “jueces” del Estado Plurinacional son Macario Lahor Cortez, Oswaldo Valencia, Zenón Bacarreza, Mirtha Camacho, Ruddy Flores y Neldy Andrade, miembros del Tribunal Constitucional agonizante, que ni siquiera pudieron razonar para cumplir una orden del partido que les benefició durante seis años con un cargo.  

En los tribunales no necesitamos abogados, sino jueces que sepan que la justicia no está en las leyes, sino en el razonamiento del hecho sobre el derecho y no del derecho sobre el hecho.

¿Recuerdas a los candidatos masistas que fueron derrotados por el voto Nulo el 3D y pese a ello serán magistrados? ¿Tendrán la capacidad de reemplazar a los abogados por jueces?

Andrés Gómez Vela es periodista.

371
4

Otras Noticias