Crónicas de la india María

El amante chino

lunes, 27 de febrero de 2017 · 12:00:00 a.m.
Cuando Marco Polo se largó a la aventura de comerciar con China, Japón, Indonesia, Mongolia, Sri Lanka y parte de Rusia, por entonces inaccesibles al mundo occidental, allá por el siglo XIII, y luego de dos décadas de intensa estadía regresó para contar fascinado lo que allí había vivido: gentes, costumbres, culturas, guerras, religiones, etnias, sabores y lenguas desconocidas. Su historia pareció tan increíble que siglos después, en la vulgaridad de nuestras peregrinas vidas cotidianas, se nos antojó que aquella historia no era más que "un cuento chino”. 

Aquella fue una narración maravillada pero no sólo al modo del realismo mágico sino al modo irreal, épico y fabuloso, porque el veneciano Marco Polo, rico comerciante de carne y hueso, acabó encarcelado y allí relató su aventura al escritor Rustichello de Pisa que, ayudado por otros múltiples relatos, su imaginación y su pluma, recreó al personaje como héroe invencible en esa obra llamada Los viajes de Marco Polo ,también conocida como El libro de las maravillas.
 
Es ciertamente una vulgaridad de mi parte estampillarlos en el mundo de los más prosaicos mortales pero que, estando en Carnivale, vale. (Disculpa innecesaria porque de qué otra cosa sino está hecha la ficción más exquisita). Porque ese viaje marcopoliano hacia el norte de China me ha traído a cuento, de paso, al amante asiático de Marguerite Duras y, entonces, al amante chino de esa rubia nuestra, cara conocida, Gabriela. 

Marguerite Duras, escritora francesa nacida en Indonesia, vivió en su adolescencia quinceañera un ardiente amorío con un hombre chino mucho mayor, que a cambio de los placeres pueriles, apoyaba económicamente a la familia insufrible y pobre de la niña que, a su vez, encontraba en el hombre un refugio. Duras sostuvo con él un romance carnal aquellos años y literario el resto de su vida pues éste fue su personaje perenne. Luego de escribir su historia en El amante, cuya versión cinematográfica no le gustó, escribió luego El amante del norte de China.  
 
Gabriela Zapata, exnovia de Evo Morales, encarcelada luego de un escándalo que involucra al mismísimo Jefe del Estado, un día de esos –domingo en horario televisivo estelar- comete un acto literario supremo: no sólo reconstruye su propia historia una y mil veces públicamente -digamos que nos hace partícipes de ese manuscrito, aún en borrador- sino que, acaso sin querer, le pone nombre: El amante chino. 
 
Wei Shen, el amante chino de Gabriela -dice ella-, vicepresidente en Bolivia de la empresa constructora CAMC, personaje desdeñado en esta historia, no es -digamos- un cuento chino. Autorizados por esa construcción colectiva de su vida y conocido el desenlace, podríamos hilar un sinfín de tramas: que Gabriela, quinceañera, enamorada del líder cocalero, una vez elegido Presidente y satisfecho ya de los placeres entregados por la joven militante, la desdeña. Aún así, años de intimidad con el entorno más próximo del poder la hacen útil y acaba como guardiana de aquellos intereses en la gerencia de CAMC, donde finalmente conoce al amante chino. O que ella, desairada por el Presidente, retorna a los afanes de la sobrevivencia en escenarios masculinos de table dance , donde quizás conoce a Wei Shen, el amante chino, que enterado de sus vínculos presidenciales, la lleva como gerente de CAMC -cuenta ella. Es ahí donde comienza, sí, el cuento chino.
 
Pero el cuento chino no es el que nos cuenta Gabriela. Ya todos nos contamos uno con los mismos personajes. El cuento chino es el que nos cuenta Evo que, a fin de cuentas, es el amante chino de este país decepcionado de promesas amorosas. Aquellas de "si hemos ganado no es para vengarnos de nadie”, aquellas de "gobernar obedeciendo”, de "acabar con la corrupción”, de "no habrá ni un solo muerto”, de "unidad, igualdad” entre todos, de "respeto a la Constitución”, de que acabado el gobierno "me iré a de nuevo al Chapare a poner mi restaurante (con mi quinceañera, dice, vaya casualidad)”. 
 
Claro, adolescentes quinceañeros, vapuleados por años de desgarros familiares de indios contra q’aras, creímos en ese amor (im)posible y caímos redondos. El cuento chino de Marco Polo no fue cuento chino por inexistente sino por extraordinario. La traición de nuestro amante chino es esa: creímos que el milagro sería posible, extraordinario. Y no. Claro, era demasiado pensar que este amante tendría alguna vez la talla del amante chino de Duras. No. Sólo alcanzó para el cuento chino de Zapata, la rubia Gabriela. Pues a diferencia del cuento chino de Marco Polo, extraordinario por aquello que Rustichelo de Pisa añade, el cuento chino de la rubia es extraordinario por lo poco que añade y lo mucho que esconde.

Cecilia Lanza Lobo es periodista.
819
45