Textura violeta

Rilda, Evo y demás (im)perdonables

Por 
martes, 06 de marzo de 2018 · 00:07

Rilda Paco es una artista que lleva unas semanas siendo vilipendiada por haber hecho una imagen de la Virgen en tanga y portaligas; Evo Morales, presidente de Bolivia, hace unos días volvió a soltar una broma machista; en la entrega de los premios Óscar otra vez se hicieron reivindicaciones de género.


Se trata de casos con algo en común: Paco denuncia, a través de una imagen, el contenido sexualizado y machista de la entrada de Carnaval de Oruro, así como la doble moral de una población devota; Morales comete una agresión verbal machista, en forma de broma, hacia una de sus ministras diciéndole que debía ayudar a poblar la ciudad de El Alto ofreciéndole, además, a un diputado como semental; en los Óscar nuevamente hubo rechazo al acoso sexual a actrices por parte de hombres con poder en ese mundo de glamour.


Más allá de la denuncia y del acto de cometer algún tipo de agresión machista, que es evidente, están las reacciones que estos casos generan según quiénes sean las personas que protagonizan estas situaciones, lo que representan en el imaginario social y las simpatías que generan. 


Se llegan a producir situaciones, pensamientos explícitos, manifestaciones y acciones contradictorios ya que, frente al machismo en evidente acto o denuncia, se hacen presentes las valoraciones religiosas, las posiciones políticas, los referentes intelectuales y artísticos, entre otros. Surgen todas las categorías cognitivas y simbólicas y unas pesan más que otras.


Es así que para quien siente devoción por la Virgen del Socavón le puede resultar imperdonable que se haga una imagen de ella en ligera ropa interior y que, a la vez, no le resulte tan grave que cientos o miles de mujeres bailen por devoción vestidas de manera parecida a la imagen pintada de la virgen, en unas fiestas de carnaval sexualizadas y donde se cometen habitualmente violaciones y feminicidios.


El Concejo Municipal de Oruro, con mayoría del partido de gobierno, movido seguramente por valoraciones de conveniencia político electoral decidió iniciar un juicio a la imperdonable artista Rilda Paco, con lo que esta decisión de castigar a quien denuncia el machismo, pasa por lo religioso y se vuelve política. 


Político también fue que el actual gobierno apruebe varias normativas legales (insuficientes o no) para proteger a las mujeres de actos de violencia machista, sancionando éstos. El espíritu que motivó esas normas entra en contradicción con los actos del Concejo Municipal orureño, así como con las frases ya habituales de Morales que, al parecer, no termina de entender que una broma machista es machismo, así como una broma racista es racismo.


El presidente Morales es, hoy, el centro de la política en Bolivia y su frase machista es “convenientemente” imperdonable, así como para quien le sigue y le vota es “necesariamente” perdonable porque no era para tanto, porque lo dicho era un chiste, porque así se expresa el pueblo.

El rechazo al machismo presidencial es exacerbado por un lado y minimizado por el otro, mientras que la defensa del género queda en segundo plano.


La ola de mujeres actrices que, en el mundo de Hollywood, denunciaron que a ellas también las habían acosado en general logró respaldo, hasta que surgieron voces defensoras de la seducción y el galanteo que muestran su grado de confusión de conceptos. 


Pero la defensa de personajes por el ser quienes son no es extraña y el perdón es habitual. Así, por ejemplo, hay quien perdona a Woody Allen y no cree las denuncias de violación de su propia hija. Él además se casó con la jovencísima hija adoptada de su mujer ¿Se imaginan si fuera Evo Morales? No, es Allen y un genio del cine que hay que perdonar. Escritores famosos, machistas hasta el tuétano, perdonables también por su obra literaria. Y así. 


Ya va siendo hora de aclarar las categorías y dejar de perdonar al machismo según convenga o no. Sólo así se avanzará en la eliminación de la violencia contra las mujeres.

Drina Ergueta es periodista.

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

446
25

Otras Noticias