La Paz, Bolivia

Domingo 23 de Julio | 16:42 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias

La desaparición del lago Poopó

Aunque ha causado un gran impacto y alarma, la desaparición del lago Poopó, en el departamento de Oruro y el segundo más importante del país después del lago Titicaca, no es una noticia inesperada.
Los informes y las evidencias, primero de su degradación y contaminación que alteraron su paisaje y el equilibrio de las especies que habitualmente lo habitaban; y luego la gradual disminución de sus aguas hasta llegar a la situación actual en la que prácticamente sólo quedan algunos espacios con agua, fueron denunciados por los pobladores en  los últimos años sin que esta advertencia provocara en las autoridades departamentales ni nacionales una acción al respecto. Según informes, se solicitó el dragado del brazo izquierdo del río Desaguadero para que el lago se alimente, pero lamentablemente no se efectuó ninguna tarea.

"El lago Poopó tenía las siguientes dimensiones: 84 kilómetros de largo, por 55 de ancho, lo que equivale a una superficie de 4.620 kilómetros cuadrados y desde el aire ahora se observa un espejo de agua reducido a la mínima expresión, que parece sólo un charco en medio de kilómetros y kilómetros de tierra desértica”, señala La Patria. Este mismo diario menciona que "desde el desastre ambiental ocurrido en noviembre de 2014, cuando murieron millones de peces, el lago Poopó no volvió a albergar a especies acuáticas”.
 Esta dramática evidencia deja a la población que vivía de la pesca, en total vulnerabilidad. La mayoría migró a otras poblaciones e incluso  a países vecinos, como Chile y Argentina, en busca de trabajo. Es, claramente, un proceso de desertificación anunciado y gradual, que fue increíblemente ignorado. Las investigaciones apuntan a que este proceso se produjo a "consecuencia de la actividad minera y el cambio climático”.
 No hace falta debatir sobre la contundencia de ambos argumentos; efectivamente los procesos de desertificación son una expresión de los efectos del cambio climático y la contaminación de las fuentes de agua es  aceleradora  de los mismos.

Por ello se ha llamado la atención sobre la importancia de preservar los humedales. Un humedal es una zona de la superficie terrestre que está temporal o permanentemente inundada, regulada por factores climáticos y en constante interrelación con los seres vivos que la habitan. Gracias a sus tejidos, almacenan y liberan agua, y de esta forma contribuyen a alimentar especies animales y vegetales y combatir la erosión de los suelos.
Bolivia forma parte de los 168 países que se han adherido  como parte Contratante de la Convención sobre los Humedales (Ramsar, 1972) desde 1990; ha sido señalada como el país del mundo con mayor cantidad de humedales  y  cuenta con once sitios designados hasta 2013 -entre los que está el lago Poopó- que deben ser preservados.
A inicios de 2015, el Ministerio de Medio Ambiente y Aguas (MMAyA) elaboró una norma para preservar, usar y aprovechar los  humedales del país; "ya que estos lugares pueden constituirse en una salvaguarda contra la sequía y para el vivir bien”.

Asimismo, se anunció  la elaboración de  un reglamento nacional de humedales que incluye medidas para  su preservación y sanciones para quienes afecten estos  ecosistemas (generalmente las actividades mineras a cielo abierto).
Por todo lo expuesto, resulta contradictorio e incomprensible que a pesar de las evidencias, las denuncias y las normas elaboradas al respecto, las autoridades ambientales no hayan podido reaccionar ni siquiera para regular la intensa actividad minera en la zona que, como se sabe, es una de las principales responsables de este desastre ambiental. La desaparición de un importante y emblemático lago como el Poopó nos obliga a reflexionar, una vez más, sobre la incoherencia entre discurso -e incluso leyes- y las acciones. Somos un país que se está convirtiendo en testigo impotente de sus propios desastres y que sólo se lamenta y espanta cuando -como sucede con todo daño ambiental- es demasiado tarde.
17
1
Comentarios

También te puede interesar: