Editorial

Salarios de policías y militares

viernes, 14 de julio de 2017 · 12:00:00 a.m.
Es urgente resolver un tema administrativo que afecta a las Fuerzas Armadas. Los salarios de los oficiales militares se componen en su mayoría de bonos, en lugar de que el salario básico sea más alto.

Este periódico reveló  que los militares ganan mucho más que sus pares de la Policía, a veces incluso el doble, y que ello se da gracias a los pagos de esos bonos. Ambas cosas deberían enfrentarse y resolverse, ya que un equilibrio entre esas dos fuerzas es algo necesario para evitar malos entendidos y resentimientos.

La tradición en Bolivia, y varios otros países de la región, es que los militares ganan más que los uniformados policiales porque se supone que su desempeño es también más importante, nada menos que la defensa de la soberanía nacional. También ello se debe a que los militares suelen estudiar más que los policías antes de empezar sus carreras.

Pero la Policía tiene un rol crucial en la sociedad, nada menos que procurar  la paz y hacer que la ley se cumpla, aunque muchas veces en medio de polémcias, como la de este jueves, cuando seis personas murieron, entre ellas  dos rehenes, en un enfrentamiento entre asaltantes y uniformados.

En general, la institución en Bolivia deja mucho que desear, con unos oficiales por lo general poco motivados, ineficientes y supernumerarios, para no hablar de la proclividad a cometer irregularidades. Con todo, la Policía realiza una labor de mayor cercanía con la sociedad. Las FFAA, en tiempos de paz, que son la alta mayoría de los países latinoamericanos, no tienen una función concreta que realizar y, por lo tanto, dan la impresión de ser improductivas, en una opinión que es parcialmente correcta.

Entonces existen aquí dos aspectos a desarrollar: uno, tratar de equilibrar las diferencias salariales que existen entre policías y militares, por una parte, y entre distintos sectores en esas entidades.
 
Los uniformados no profesionalizados (clases y sargentos) tienen ingresos  menores a los de sus pares, lo que generó fuertes protestas, reprimidas de manera inclemente por el Gobierno.

El segundo es que los militares deben ganar un salario básico digno, pero acorde con el resto de la economía nacional. Es posible que, con los bonos actuales, coroneles y generales estén sobrerremunerados. Un general puede ganar 18.000 bolivianos al mes y habría que saber si ese monto está acorde a las necesidades (y posibilidades) del país. Por otra parte, el Gobierno, que mantiene a las FFAA bajo su férreo control sin darle la independencia que solía tener desde la recuperación de la democracia, llena de bonos y premios a determinados escalones y oficiales para asegurar su lealtad.
43
65