editorial

Curioso examen a futuros magistrados

sábado, 15 de julio de 2017 · 12:00:00 a.m.
Sigue adelante el irregular proceso para  elegir a los candidatos a magistrados del Tribunal Agroambiental y del Consejo de la Magistratura. De cientos de postulantes, cada cual más desconocido que el otro, saldrán los máximos jueces de la nación mediante un sistema que ya se comprobó fallido la primera vez que se puso en práctica. La justicia está en una situación calamitosa en parte debido a este proceso de selección que nadie en el oficialismo, excepto el presidente Evo Morales, ha tenido el coraje de criticar. 

A las dudas anteriormente surgidas al respecto, que se relacionan en general a la discutible idea, impuesta en la Constitución, de elegir por voto popular a los máximos magistrados del país, se han sumado las de tipo operativo: el Legislativo, bajo dominio del MAS, ha aprobado unas cuestionables maneras para elegir a los precandidatos. 

Ahora se ha conocido además   lo risible del examen escrito que dieron los postulantes, que corresponde a una de las fases del proceso de designación. Las preguntas, que han sido dadas a conocer por los medios, son francamente infantiles. La que más burlas causó es la que señalaba si "ante hechos indudables de corrupción” el servidor público debería "denunciarlos o fomentarlos”.

Pero no es la única. En general las interrogantes eran tan obvias que cualquier persona medianamente informada podría responderlas. Lo increíble es que un 22% de los postulantes no pasó la prueba escrita.

Pareciera, como se ha visto en la mayoría de los anteriores magistrados elegidos por voto popular, que no solamente se pretende que sean sumisos al poder, sino también mediocres. 

Un sistema ideado por expresidentes y dirigentes opositores y presentado al Gobierno buscaba tener en esos cargos a personas prestigiosas e incorruptibles. Se basaba en que una comisión pluralista y de alto nivel elevara una lista de candidatos, al estilo del nombramiento de los "notables” en las anteriores cortes electorales y otros altos cargos. La idea fue, obviamente, rechazada.

En el actual esquema, si personas independientes llegaran a pasar por el filtro del Legislativo y se volvieran magistrados, el oficialismo siempre tendrá a mano a otro grupo de dóciles acólitos: las cámaras de Diputados y Senadores podrán suspender, con juicios sumarios, a cualquier magistrado irreverente. Es así como se actuó contra Gualberto Cusi.

De esta forma sigue quedando en duda que con una nueva elección de autoridades judiciales algo vaya a cambiar en la justicia boliviana que, como vemos a diario, está haciendo aguas por todos lados para desgracia de quienes caen en sus redes.
137
2