Editorial

Debate sereno sobre los nueve detenidos

lunes, 03 de julio de 2017 · 12:00:00 a.m.
La reputación de los nueve bolivianos detenidos y apresados en la frontera chilena, declarados mártires por el presidente Evo Morales, amerita un debate sereno, sin apasionamientos. Mientras no se pruebe lo contrario, estos compatriotas seguirán siendo inocentes y víctimas del maltrato de nuestros vecinos –martirio es otra cosa-, pero es igualmente lícito en un país libre y democrático debatir o indagar sobre ellos. 

El exdiputado del MAS y hoy disidente Ever Moya  denunció que Arsenio Choque, uno de los liberados, no es funcionario de Aduana y que posee información de que suele extorsionar a los contrabandistas. Otros pobladores de la zona fronteriza de Pisiga señalaron que no sólo Choque, sino otros de los nueve detenidos se dedican a esas acciones ilegales.

Las autoridades de Gobierno criticaron a la oposición por plantear que se investigue las circunstancias de la detención de los nueve bolivianos expulsados de Chile. La presidenta de la Cámara de Diputados, Gabriela Montaño, dijo que los opositores "parecen loros” porque repiten los mismos argumentos de sectores políticos de Chile y considera una "falta de humanidad” golpear a quienes ya fueron golpeados durante 101 días en ese país. El ministro de Justicia, Héctor Arce, sostuvo que estas críticas y pedidos de investigación –que ya han sido desestimados también por el Presidente- lastiman el sentimiento patriótico que tenemos que tener todos los bolivianos en relación a "los nueve”.

Nadie discute el exceso de Chile al haber llevado a los involucrados a un juicio penal, desestimando una solución diplomática y amistosa. Las autoridades chilenas, además, fueron agresivas y autoritarias, sin discusión. Pero, el posterior exceso de nuestro Gobierno es insólito.

La desproporción empezó por convertir este caso en un hecho relacionado a la causa marítima, cuando obviamente no tiene relación alguna con ella. Incluso, si los nueve funcionarios afectados sí hubieran estado intentando luchar contra el contrabando, relacionar su caso con la demanda marítima es exagerado.

El Gobierno tiene la obligación de defender a los connacionales, y la actuación de las autoridades bolivianas en este ámbito fue la adecuada. Pero, pretender hacer de ellos prácticamente héroes de la causa marítima puede generar un efecto bumerang. 

Por otro lado, si hay algo que decir sobre ellos o alguno de ellos, no puede considerarse un acto antipatriótico. El espíritu crítico no es condenable sino saludable.

Sobre el fondo del asunto, los empresarios privados del país han señalado cientos de veces el problema que entraña el contrabando. Incluso las autoridades han enfrentado el asunto, expresando que miles de camiones ingresan al país irregularmente cada año  con mercadería  valuada en 2.000 millones de dólares. Son también conocidas las dificultades de la Aduana para evitar esta realidad. Otro de los obstáculos es la corrupción que mancha a aduaneros y militares en la frontera.

De manera que, al margen de las rencillas políticas entre oficialismo y oposición, los bolivianos tenemos derecho a conocer quiénes son estos compatriotas declarados como mártires.

En un tuit, el Presidente rechazó el pedido de aclarar esta situación. "La oposición no hizo nada para su liberación; ahora quieren su investigación a los nueve hermanos. ¡Que vayan a investigar a su abuela!”. 

Más prudente  fue la declaración del presidente del Senado, Luis Alberto Gonzales, quien convocó a una conferencia de prensa exprés (apenas de un par de minutos), en la que dijo: "Queremos hacer referencia a dos hechos que están marcando la agenda (…) El pueblo juzgará, muchísimas gracias”.

Antes que la reputación de estos nueve desafortunados compatriotas, y de defenderlos a costa de lo que sea, está la institucionalidad y el prestigio de nuestro país y nuestro Presidente. El Jefe de Estado y sus colaboradores debieran entenderlo así antes de descartar una investigación. En un escenario normal, más bien deberían ser los más interesados en ello.
 

227
5