La Paz, Bolivia

Martes 19 de Septiembre | 22:07 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias

El pulgar de Evo en la justicia

El pulgar de Evo  en la justicia
Ya se está convirtiendo en algo natural que autoridades de Gobierno dicten sentencias en conferencias de prensa, que luego tienen su correlato en el Órgano Judicial. Quien con más frecuencia suele dar esta especie de veredictos es el ministro de Justicia, Héctor Arce. 
 
Sin embargo, nadie lo había hecho con tanta claridad como el presidente Evo Morales, quien exoneró al expresidente Carlos Mesa de toda responsabilidad respecto a la entrega de los misiles chinos a Estados Unidos, descalificó el fallo en contra de los sentenciados por el mismo caso y pidió el inicio de un juicio de responsabilidades en contra de los magistrados que emitieron la sentencia, de quienes dijo que incurrieron en complicidad en el delito de traición a la Patria.
 
Está claro que la decisión del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de remitir a la Fiscalía los antecedentes del caso para investigar a Mesa no tiene  pies ni cabeza, por lo que representa un alivio que Morales haya decidido, al mejor estilo de un emperador, que Mesa es inocente en el caso.
 
De haber conocido esa vía expedita, Mesa podía haber recurrido directamente al Mandatario y haberse ahorrado el engorroso trámite de iniciar un juicio de responsabilidades en contra de los magistrados. Claro está que Mesa quiso ir por la vía institucional.
 
No está demás explicar que el pedido de  investigación en contra de Mesa radica en el hecho de que el exmandatario aprobó dos decretos de transparencia que, según los magistrados, libera información confidencial sobre las Fuerzas Armadas y, según esa lógica, que por el contrario tiene mucho de ilógica, permitió entregar los misiles a Estados Unidos en el gobierno siguiente, es decir, en el de Eduardo Rodríguez Veltzé que, a diferencia de Mesa, queda libre de toda culpa y sospecha.
 
El caso es descabellado por donde se lo mire y tiene razón el presidente Evo Morales en concluir que el exmandatario no tiene responsabilidades, pero no es él quien debe subir o bajar el pulgar a sus enemigos políticos de acuerdo con  sus intereses. Existe un principio que rige la relación entre poderes y es la independencia. El Mandatario debería hacer el esfuerzo de respetarlo o, al menos, de guardar las formas.
 
Morales es un político de pura cepa y, desde luego, sabe que un juicio en contra del expresidente lo único que haría sería catapultarlo como favorito para ganar las elecciones de 2019.
 
En eso hicieron mal cálculo los magistrados del Tribunal Supremo de Justicia, que si querían congraciarse con el Gobierno, erraron la fórmula. Ahora deben encarar dos juicios, uno de Mesa y otro iniciado por el propio Morales.

 

Intentar involucrar a Mesa con el caso misiles es descabellado, pero no es Evo quien debe decidir la culpabilidad o inocencia de sus enemigos.

219
5

También te puede interesar: