No hay “plata” para la vía por el TIPNIS

lunes, 11 de septiembre de 2017 · 12:00:00 a.m.
El presidente Evo Morales no deja de sorprender por sus muchas veces contradictoras declaraciones. La última de importancia es la que se refiere a la construcción de la carretera por el TIPNIS, uno de los objetivos más polémicos y resistidos del Gobierno. Tras haber afirmado que esa carretera se construirá "quieran o no quieran” y "con Evo o sin Evo”, ahora el Presidente señala que el Estado no cuenta con los recursos para hacerlo y que ni siquiera existe un proyecto definitivo.
 
 "No tenemos proyecto ni tenemos plata por ahora. Tanto han perjudicado los pasados años. Si no hubiera perjudicado esa derecha, ahorita hubiéramos tenido camino pavimentado desde Villa Tunari hasta San Ignacio de Moxos”, dijo el primer mandatario en una localidad del TIPNIS.
 
El Gobierno actúa atolondradamente en éste y otros casos de grandes inversiones públicas. Es verdad que no cuenta con los recursos ni un proyecto definitivo para la carretera y ello se sabe desde 2011, cuando la OAS dijo que construiría una carretera por 415 millones de dólares, de los cuales 332 millones iban a ser financiados por el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social de Brasil (BNDES). Al producirse la VIII marcha indígena, que obligó al Gobierno a retroceder, también quedó claro que la empresa OAS había realizado el presupuesto "al ojo” y que éste tenía hasta un 50% de posible sobreprecio.
 
Para tener acceso a 415 millones de dólares (o digamos, 300 millones sin el sobreprecio) se necesita de un crédito internacional, considerando que el Estado actualmente enfrenta una reducción de ingresos. Pero para obtener esos millones de dólares, alguna entidad internacional tiene que entregarlos. El BID, el BM o la CAF, pese a su deseo irrefrenable de prestarle dinero al Gobierno, en este caso seguramente pensarán mejor esa decisión, considerando que la obra ni siquiera tiene un proyecto definido y menos aún, obviamente, una ficha ambiental. Queda la opción de que sea China la que preste el dinero, pero incluso ese país está intentando cumplir con protocolos un poco más estrictos en el caso de obras que afectan al medioambiente.
 
Una posible conclusión de todo esto es que el Gobierno desea terca y ciegamente avanzar en la obra, pero no tiene un plan para hacerlo adecuadamente. Hasta ahora ha construido tres puentes en la zona, como lo constató un reportaje de Página Siete, pero mucho más no puede hacer, considerando también lo difícil de la obra: trabajar en una selva impenetrable, además de anegadiza, bañada por cientos de ríos, vertientes y lagunas. A este paso se puede decir que esa obra está lejos de ser una realidad, pese al deseo de Morales.

 

Una posible conclusión de todo esto es que el Gobierno desea terca y ciegamente avanzar en la obra, pero no tiene un plan para hacerlo adecuadamente.

166
6