Editorial

Aumenta la extrema pobreza

martes, 06 de marzo de 2018 · 00:00

El país ha vivido una década de bonanza inédita desde su independencia. Ello ayudó a desarrollar políticas sociales que bajaron el nivel de pobreza moderada y pobreza extrema, ayudado a mejorar su situación a casi dos millones de personas.


Lamentablemente, el modelo de desarrollo económico no es del todo sostenible y se ha basado casi exclusivamente en los altos precios de las materias primas. Al bajar los montos que recibe el país de sus exportaciones principales, especialmente las de gas natural, se ha mostrado un decaimiento del desempeño de la economía.


Ello ha incidido, lamentablemente, en que vuelva a aumentar la pobreza extrema. El porcentaje de población que vive en ese rango de ingresos subió de 16,8% a 18,3% entre 2015 y 2016, señala un informe de la Fundación Jubileo.


Jubileo, al analizar el crecimiento del PIB, advierte que durante el periodo 2007-2013 las tasas fueron altas, de cerca del 5%, lo que redundó en la reducción de la pobreza, pero en cuanto empezó la desaceleración, bajó el índice de reducción de pobreza, primero, y luego se revirtió, aumentando el número de pobres en 2016 con respecto al año anterior. Aunque Jubileo no ha podido acceder a datos más actualizados, es muy probable que la pobreza extrema haya seguido subiendo en la gestión de 2017.


Las principales actividades económicas en Bolivia son las referidas a servicios y comercio, no a la producción. El modelo basado en la cuasi monoproducción genera liquidez cuando los precios están altos, pero alienta también el contrabando y la importación legal, lo que se agrava con el hecho de mantener al boliviano sobrevaluado.


Al reducirse los ingresos por las exportaciones, se reduce también la disponibilidad de circulante y el comercio decae, bajando los ingresos de las personas. En un país en el que el 70% de las personas se dedica a actividades informales, el hecho de que salgan de la pobreza se convierte en un fenómeno pasajero, sin solidez. Y, por lo tanto, debido a esa insostenibilidad, las personas son muy vulnerables a caer nuevamente en la pobreza.


El siguiente ejemplo puede servir para graficar la situación: con la bonanza, aumentó la cantidad de transportistas y en determinados puntos de las ciudades éstos crearon lugares de carga y descarga.

Ello atrajo a personas dedicadas a la venta de comida y similares para esos transportistas. Pero en cuanto bajó la actividad económica y el número de transportistas empezó a reducirse, todos quienes les daban servicios vieron menguados sus ingresos. Así de frágil es este tema, puesto que la generación de empleo digno es prioritaria en los planes gubernamentales.

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

228
16

Otras Noticias