Editorial

Día de la Mujer y la agenda pendiente

jueves, 08 de marzo de 2018 · 00:00

Día de la mujer boliviana, día internacional de la mujer, día de la niña y adolescente... Son varios los días consagrados a la mujer y, como suele suceder en tiempos de marketing global, estas fechas conmemorativas, destinadas a impulsar una discriminación positiva y alentar el debate, quedan convertidos en edulcorados homenajes que encandilan una realidad cada día más preocupante.


Si la mujer ha logrado incorporarse en el mercado de trabajo de una forma que la hace imprescindible prácticamente en cualquier actividad profesional o comercial; si ha logrado demostrar que tiene las condiciones para competir en igualdad de potencialidades y talentos con un varón, no ha sido porque el patriarcalismo o el machismo estén perdiendo la batalla. 


Por el contrario, como vemos a diario, la discriminación y la violencia siguen presentes en las relaciones entre hombres y mujeres, marcando vidas y limitando el desarrollo de millones de féminas.


No es, por supuesto, Bolivia una excepción. Aunque en la última década se han dado importantes avances normativos, esperados largamente por las mujeres (como la ley integral contra la violencia hacia la mujer, la ley contra todo tipo de discriminación, la ley de trata y tráfico, la ley contra la violencia y el acoso político) y se han conquistado espacios de representación política que nos ponen a la vanguardia en la región, cada día percibimos que la brecha entre lo que figura en el papel y lo que pasa en la realidad es mayor. Y doloroso.


Somos uno  de los países con las mayores cifras de violencia contra la mujer, sólo superados por un par de naciones en América. Ostentamos también un alto índice de violencia contra niñas y adolescentes que se traduce en infanticidios, embarazos precoces y estupros casi naturalizados. Lo peor: somos un país que tiene que avergonzarse por tener autoridades que violan a menores (solamente en el partido oficialista se han procesado a cuatro legisladores por abusos sexuales,  uno hace pocos días).


Tenemos un Gobierno que ha impulsado reformas legales, pero que no consigue priorizar recursos para que estas sean efectivas y sigue prefiriendo otros ítems para gastos, mientras los presupuestos de gobernaciones y municipios brillan por su irrelevancia.  Finalmente tenemos un conjunto de autoridades mujeres que en el discurso son activistas de género y que seguramente genuinamente aspiran a que sea este un país en  el que  se defienda la vida y los derechos de las mujeres, pero que no consiguen hacer que su Presidente deje de humillarlas públicamente con un machismo recalcitrante que causa en ellas risas forzadas y reclamos velados. Así estamos.
 

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

53

Otras Noticias