Editorial

Engañosos entornos favorables

miércoles, 04 de julio de 2018 · 00:15

Todos los gobiernos del mundo sufren desgastes. Es lo natural. Especialmente después de 12 años de mando salpicados de corrupción y despilfarro, ello tiende a ser más y más notorio. Además, desgaste del discurso, de los mismos cansados argumentos y comparaciones, y fatiga por lo tanto, de las preferencias electorales. 

Pero los jerarcas del gobierno no han perdido la arrogancia, a pesar de que las cosas han cambiado y de que gozan de cada vez menos preferencias de las grandes mayorías. Lejos de ello, han subido la vara de la altanería y la estridencia.

Se les debe conceder el beneficio de la duda a los actuales detentadores del poder de que realmente crean que todavía están en 2005 o 2009. Y uno de los principales motivos que los induce a creer que todo está bien y como siempre, es que se mueven dentro de entornos favorables y seguros. 

Pasan de una burbuja a otra. Piénsese en el día típico del Presidente: se levanta al alba, transcurre por calles desiertas —o en uno de sus helicópteros o aviones— y es transportado en medio de una excesiva “cápsula de seguridad” a inaugurar varias obras a lo largo y ancho del país, ante aglomeraciones agradecidas o cautivas (en el buen sentido). Eventos cuidadosamente diseñados para no generarle disgustos. Audiencias tan bien escogidas, que el Vicepresidente les puede hablar como a niñitos sin que se ofendan o perciban su repudiable paternalismo. Y luego, de regreso al Palacio (el viejo o el nuevo), el entorno más protegido de todos. Voces amigables, tonos cálidos, palmaditas, miradas sumisas.

Debe ser un shock, por lo tanto, haber empezado a toparse con activistas, aquí y allá, muchos o pocos, pero cada vez más en número y frecuencia, que los cuestionan y les reclaman el respeto a la democracia. 

En los palacios, los adláteres todavía no deben tener demasiados problemas para persuadirlos de que todo está bien y en su lugar, que nada ha cambiado. Que, lo que esté mal, se puede arreglar. Su problema adicional será que ahora, desde un nuevo, confortable y lejano piso 28, todo parecerá estar mejor que nunca. Pero sólo parecerá.

Entretanto, se intensifican los insultos y las descalificaciones a opositores, a colectivos ciudadanos y todo aquel que no comulgue con el proceso de cambio o no esté alineado al cien por ciento. Sólo creen posible que son pagados o militantes de “alguien”. No creen o no quieren creer que ser ciudadano es tener conciencia propia. Quien ignore ese hecho lo hará por su propia cuenta y riesgo. 

O a lo mejor quizás se trate de que los jerarcas se están poniendo, en el fondo, más nerviosos.
 

 

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

183
1

Otras Noticias