en la mira

El beneficio de la duda

miércoles, 27 de diciembre de 2017 · 00:00

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) entregó hace unos días la credencial de magistrado suplente del Tribunal Constitucional a Pastor Mamani, quien expresó a inicios de este año su admiración por el Presidente. 


También recibió su credencial Gonzalo Hurtado,  quien afronta un proceso por la sentencia del caso misiles chinos, cuando era magistrado del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ). Los dos tribunos consideran que tienen una nueva oportunidad para mejorar la justicia.


  Hay que darles, con toda esperanza, el beneficio de la duda: así sea con escasa legitimidad y con los antecedentes mencionados que ponen en tela de juicio su independencia del poder político -condición imprescindible para que cumplan las funciones que asumen-, ambos magistrados tienen ante sí el deber constitucional de contribuir a resolver o mejorar la justicia boliviana.


A diferencia de la anterior camada de autoridades judiciales elegidas por voto, éstas tienen que demostrar que no por encima de sus intereses personales o políticos está su calidad moral y profesional.

El país se los demandará.