en la mira

Colapso total

jueves, 31 de agosto de 2017 · 12:00:00 a.m.
La asfixia que llevan viviendo los paceños en estas semanas de movilizaciones de diversos sectores parece no tener fin. Y aunque en el ADN del paceño parece estar el estoicismo ante los permanentes conflictos que se gestan en sus calles, estos días se han excedido  varios límites: prácticamente todas las zonas de tránsito troncal han sido bloqueadas y barrios como Mallasa y otros de la zona de Río Abajo, que tiene un único acceso, no han podido desarrollar ni las más elementales actividades.
 
Entre tanto, las pulsetas políticas suman y siguen. Sin solución.

 El alcalde Revilla llama a las bases de los gremiales a iniciar un diálogo incierto y en diferentes frentes, el Gobierno se desentiende de algunos problemas como el del Achacachi con respuestas que tampoco avizoran resultados. Para colmo de males, los movilizados amenazan con incrementar su asedio a la ciudad con toda soltura.

En medio del calvario diario, los paceños no tienen quién los defienda y a estas alturas, aunque se acusen unos a otros, son las autoridades quienes deben ocuparse de  resolver estas tensiones. No hacerlo es pecar de una negligencia inaceptable.

122
3