en la mira

La nueva terminal de El Alto

viernes, 12 de enero de 2018 · 00:00

Todos los ciudadanos que viven o pasan por La Paz han saludado con entusiasmo y alivio el remodelación del aeropuerto internacional de El Alto. Las condiciones en que éste recibía y despachaba pasajeros  no estaba a la altura de una sede de Gobierno.


Sin embargo, aunque positivas y apreciables, estas obras  mostraron más rápido de lo esperado grandes falencias. Una de ellas es la calidad de los materiales: las alfombras recién cambiadas lucen gastadas y sucias, quizás porque no son de la calidad que exige el alto tráfico de un aeropuerto; la temperatura no está bien regulada y cuando hace frío (lo que es frecuente en El Alto) hay espacios sin calefacción; luego, se han instalado al puro estilo de los mercados paceños  puestos de venta de todo tipo que no son apropiados para un aeropuerto internacional.  


Lo último fueron las goteras que en pasados días molestaron a los pasajeros cuando en una de las varias lluvias torrenciales de temporada cayó agua adentro y afuera. 


Es momento de refaccionar las refacciones y de asumir que las obras no sólo deben ser hechas, sino deben ser bien hechas, para que el costo esté acorde con las expectativas.