en la mira

La polarización como método

miércoles, 03 de enero de 2018 · 00:00

Es habitual que el Presidente ponga a quienes no están de acuerdo con él o con algunas de las acciones de su Gobierno como racistas. Según sus palabras, replicadas luego por sus colaboradores como eco, si la Iglesia critica algo es porque “los curas no quieren a un indio como Presidente” (octubre de 2017) o si algún sector rechaza una decisión gubernamental no cabe considerar por qué: simplemente por racismo.


Hace unos días, en la entrega de una obras en Chuquisaca, en pleno conflicto con los médicos, dijo que todavía hay sectores que no aceptan el cambio logrado en su gestión gubernamental. “Claro, algunos sectores, grupos, no aceptan eso, como dice el Gobernador (de Chuquisaca, Esteban Urquizu): ‘cómo estos indios van a cambiar Bolivia’, no faltan algunos profesionales, muy pocos felizmente, que dicen ‘nosotros hemos estudiado para dominar a los indios’, hay esa mentalidad todavía”, señaló.


 Puede que este recurso le resulte efectivo en ciertos grupos, pero en contextos como el actual habría que preguntarse si no es más bien contraproducente y si no se espera algo más de nuestro mandatario.