Desde el faro

El desapego a la ley: así estamos

Por 
viernes, 02 de marzo de 2018 · 00:07

La movilización del pasado 21F contra el intento gubernamental de imponer la cuarta reelección presidencial y por la defensa de la Constitución y del voto ciudadano no fue abstracta, fue contundente y eso lo sabe el Vicepresidente. En este escenario, no pasó desapercibido el comentario relativo a que el Gobierno no está dispuesto a dejar de lado la repostulación de Evo basado en un “apego abstracto a la ley”, es decir, a la Constitución.


 A estas alturas, las maniobras y artilugios oficiales pusieron patas arriba la idea “abstracta” de los derechos humanos contenida en el Pacto de San José, cuyo fin es defender el derecho de los ciudadanos frente al abuso estatal y de los poderosos de turno.  


 Confieso que la entusiasta manifestación ciudadana del pasado 21F, a la que me sumé con convicción, despertó en mí sentimientos y pensamientos contradictorios. Celebré el despertar de una ciudadanía, antes elusiva. Sin embargo, nunca simpatice con el bloqueo y su legitimación social como mecanismo extremo e inconstitucional, ahora rutinizado para expresar el malestar y la protesta social, a la que reconocemos como derecho constitucionalizado.


 La exaltación y nada abstracta institucionalización del “bloqueo y del paro” es la inequívoca demostración del fallido proceso constituyente que prometía sentar las bases de un nuevo pacto social y el salto para trascender perversas prácticas del pasado. Es el fracaso de la política, reflejo de la ceguera y soberbia de gobernantes, de la irreverencia y desacato social concebido como acto de heroísmo. Implica la negación no sólo del otro y del diálogo, sino de las instituciones como canal de resolución de conflictos y controversias.  


 Volviendo a la temeraria afirmación del Vice, ésta no sorprende. Es portadora de una visión anti-Estado de Derecho, ahora convertida en flagrante impostura de quien juró ante el pueblo respetar y hacer respetar la Constitución y las leyes. El Vice sabe, mas no le preocupa, que toda apología del irrespeto a las normas que rigen nuestra convivencia sean sinónimo de irresponsable anarquía, de la ley de la selva, siempre y cuando le sirvan para concentrar y reproducir el poder a cualquier costo. No olvidemos que para Evo Morales, Estado de Derecho y derechos humanos son un legado tramposo del imperio. Así estamos.


 Es curioso que un intelectual y matemático empírico desprecie la abstracción, los presupuestos que la sostienen y cristalizan no sólo en sentido común compartido, sino en actitudes y comportamientos sociales que modelan nuestra vida cotidiana. 


 Por otra parte, quien proclama radicalizar la experiencia de la revolución cubana  pareciera experimentar una desfasada y compulsiva tendencia a repetir experiencias fallidas empíricamente verificables. Jean Piaget, el teórico del desarrollo cognitivo, coincidiría en que esta particular manera de analizar la realidad es sinónimo de estancamiento, de incapacidad de superar el estadio concreto de pensamiento, de una conducta egocéntrica que limita la posibilidad de abstraer o aprender de los errores y de los aciertos. En suma, del bloqueo de la capacidad de crítica y autocrítica. El bloqueo se instaló en la calle y nuestras mentes. 


 El “desapego al abstracto mundo de las leyes” en la sociedad y desde la práctica política no es novedad. Es extrapolable a las maneras de concebir el poder y las leyes en distintos sectores de la sociedad. Con esta atávica cultura política abonamos el terreno hacia la autocracia y la violencia estatal, por un lado, o justificamos el desborde espontáneo de las multitudes, por otro.  


 Siempre orillando el abismo, hoy el caudillismo clientelar y la afanada agenda presidencial por entregar obras, elefantes azules faraónicos y/o fallidos confirman nuestra tendencia a la improvisación y al enfoque cortoplacista empaquetado en un falso concepto de “estabilidad”. Como nunca antes, la evolatría prolijamente cultivada  rima con la idea de tiranía. Así estamos.


 Con su aseveración, el Vice confirma que, además de confundir crecimiento con desarrollo, nada cambió en la Bolivia posconstituyente. Así como me resisto al retorno de un pasado superado, desconfió en quienes piensan el futuro confundiendo el hacer justicia con venganza.

Lamentablemente, persistimos en reeditar el empantanamiento (empate) catastrófico o el descontrolado y no menos catastrófico movimiento pendular de nuestra historia. El esfuerzo por desterrarlos señala el camino alternativo hacia un verdadero cambio.

Erika Brockmann Quiroga es psicóloga, politóloga y exparlamentaria.

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

174
6

Otras Noticias