Desde el faro

Un diccionario singular: paradojas de la representación política

Por 
viernes, 13 de abril de 2018 · 00:01

Salvador Romero Ballivián, nos sorprende una vez más al presentar la segunda edición  actualizada del Diccionario Biográfico de Parlamentarios 1979-2014.  Quien fuera presidente de la Corte Electoral  asumió la tarea titánica de plasmar en 600 páginas información biográfica de 1200 ciudadanos, diputados y/o senadores titulares, electos tras 10  elecciones nacionales, los cuales formaron parte del centro de decisiones políticas de la democracia representativa y  ahora también participativa en nuestro país. Visualizo al Diccionario como una especie de poliedro que posibilita comprender la complejidad de la representación a partir de múltiples facetas, aristas e ineludibles vértices. Como obra de consulta, es un producto generoso que brinda pistas e insumos valiosos para inspirar nuevos y variados estudios en distintas áreas de la ciencia social y campos específicos de la ciencia política.

 

Resulta relevante visibilizar a una institución democrática clave para la democracia pero venida a menos en términos de valorización y confianza ciudadana. Su desprestigio  no es reciente en Bolivia y afecta en otras democracias de la región y el mundo.  Lo paradójico, es que el ninguneo del parlamentarismo los comparte parte del núcleo de poder hoy gobernante. En alusión a anémica votación de las elecciones judiciales, el Vicepresidente insistía en que contar con 2000 votos era más legítimo que el respaldo de 166 individuos en alusión a los asambleístas.  

 

Ponderable la inclusión de parlamentarios electos en 1979 y 1980,  actores y testigos de la cruenta y difícil transición que rodeo la instauración de la era democrática que clausuró el ciclo de gobiernos de facto cívicos militares y herederos de una crisis económica extraordinaria cuya huella demostró que la democracia en Bolivia no nació con la marraqueta bajo el brazo.

 

Otro dato llamativo es que del total de 1588 curules (288 de senadores y 1300 de diputados) a ocuparse entre 1979 y 2014, el diccionario alude sólo a 1.200 perfiles lo que implica que 388 legisladores habrían sido reelectos y reproducido esa condición de manera continua o discontinua. El dato confirma que la renovación prima por encima de la permanencia de legisladores de oficio y vocación. Paradójicamente,  un grupo plural de los reelectos fue el más comprometido en la gestación de reformas inclusivas del sistema político que permitieron cambiar radicalmente el mosaico de la representación. 

 

Corresponde mencionar algunas: la elección directa y por simple mayoría de representantes en circunscripción uninominal amplió la legitimidad y representatividad de los legisladores en el territorio. La incorporación de la cuota mínima de inclusión de mujeres candidatas, la misma, que en menos de 12 años transitó hacia la implantación del principio de paridad y alternancia, es un hecho que hizo justicia frente a su exclusión, un logro de la lucha y un movimiento  plural de mujeres. La  definición de siete circunscripciones especiales indígenas originarias campesinas, reforma que  termina consolidando un proceso gradual de inclusión, legitimación y agregación de demandas de pueblos indígenas minoritarios y expresan la plurinacionalidad.

 

Todas se refieren a  cambios que a estas alturas no son monopolio partidario del MAS. No nos sorprendamos que a futuro la competencia electoral plural entre candidaturas autoidentificadas como indígenas y de mujeres con perfiles socioeconómicos y urbanos diversos no sea un dato extraordinario, superando así el enfoque machista por un lado y el romántico y folklorizado de estos avances inclusivos en la sociedad y la política. Lamentablemente ocurre en un contexto hiperpresidencial  que eclipsa y socaba el rol de toda Asamblea en democracia. 

 

El Diccionario también refleja los efectos de una reforma electoral que terminó siendo una estocada al parlamentarismo. Me refiero a aquella que prohíbe la doble candidatura del binomio presidencial. Al cerrarse el paso para que líderes políticos de primera línea en la competencia electoral tenga voz y presencia como legisladores opaca y disminuye la centralidad política del parlamento como escenario de debate plural y respetuoso de ideas. Lamentablemente, ocurre en un contexto agravado por la polarización e intolerancia política.     

 

Por: Erika Brockmann Quiroga es politóloga y fue comentarista de la obra promovida por Fundappac y la KAS.

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

10
3

Otras Noticias