Raíces y antenas

La economía mundial se recupera y Trump juega con fuego

Por 
domingo, 24 de junio de 2018 · 00:13

Termina el primer semestre de 2018. Tiempo de evaluación, momento de tomar el pulso a la economía mundial. Según datos del Fondo Monetario Internacional (FMI), la economía internacional crecerá (3,9%) este año, ligeramente mejor que en 2017 (3,8%).  En concreto, el mejor desempeño global se explica por el crecimiento de Estados Unidos, que podrá cerrar el año en un 2,9%. Así mismo, el desempleo, en el país del norte  baja a niveles mínimos históricos y se instala un mayor optimismo en los mercados financieros por las políticas generadas por la Casa Blanca. La zona Euro también muestra mejores proyecciones, lideradas por el crecimiento de Alemania (2,5%) y Francia (2,1%), aunque con riesgos como la posible conformación de un gobierno populista en Italia. Tanto en Estados Unidos como en la Unión Europea  la inflación está controlada y es baja.

En  Asía, China continúa comandando el crecimiento. A partir de lo avanzado, en 2018 se espera que el gigante asiático llegue a 6,6% de crecimiento del producto, desempeño tibio comparado con las tasas del pasado que sobrepasaban el 10%. La amenaza más grande, que comprometería el desempeño del año en curso, es la guerra comercial ya anunciada por Estados Unidos.  China registraría una inflación también baja, cercana a 2,5 hasta fin de año.  

Las economías emergentes y América Latina y el Caribe también presentan un mejor escenario económico. En   2018 la región crecería a 2%. El mayor dinamismo lo encabeza Brasil, donde, a pesar de las tensiones políticas, la economía  se ha ido recuperando. Si bien Colombia y México también muestran un crecimiento estable, preocupa la situación de Argentina, que ha solicitado ayuda al FMI para detener la depreciación de su moneda. La intervención del organismo internacional ha provocado también una crisis política y existe temor sobre el efecto contagio de crisis de Argentina en vecinos como Brasil y Chile.

Para 2018, Paraguay y Bolivia serán las economías con mayor crecimiento, por encima del 4%; mientras que Venezuela sigue en recesión, menos 14%, y una inflación superior a los 14.000%.  Todo un logro destructivo del socialismo del siglo XXI.

Entre tanto, la recuperación mundial y regional está seriamente amenazada por la guerra comercial iniciada por Estados Unidos, el aumento de las tasas de interés en el norte y el aumento del precio de petróleo, para sólo mencionar tres temas candentes.   

El inicio de una guerra comercial es la mayor amenaza para el crecimiento global. Trump ha anunciado un arancel de 25% sobre importaciones de China de hasta 50.000 millones de dólares, que con la amenaza de retaliación de China, subió 400 mil millones. 

Ciertamente, un duro golpe al comercio internacional. La Unión Europea también anunció represalias arancelarias en respuesta a la acción de Estados Unidos contra el acero y el aluminio. También, la guerra comercial amenaza incluir a tradicionales socios, como Canadá y México. Sin duda, está en serio riesgo el Tratado de Libre Comercio de América del Norte. El populismo económico de Trump apuesta a una mayor autarquía. El endurecimiento de las políticas migratorias y la equivocada, inhumana  y condenable acción de separar padres e hijos, son apenas algunos rasgos del nuevo nacionalismo estadounidense.   

La política monetaria de Trump también ha introducido incertidumbre en los mercados financieros mundiales. La Reserva Federal, el Banco Central de Estados Unidos está aumentando las tasas de interés, atrayendo capitales del resto del mundo. El crédito más caro y un dólar más fuerte están presionando a los mercados emergentes, algunos de los cuales, como Argentina, se encuentran bajo un fuerte estrés, como fue mencionado anteriormente.

Prestarse dinero en los países desarrollado se vuelve más caro. La escasez de liquidez y la crisis cambiaria han hecho que la suegra FMI vuelva a dar la  cara en América Latina con sus odiadas políticas de ajuste. El mundo gira y la señorona del mundo financiero no cambia de receta económica.  

El recrudecimiento de la crisis diplomática en   Oriente Medio, la vuelta de las sanciones contra el programa nuclear de Irán por parte de Estados Unidos han hecho que los precios del petróleo vuelvan a subir. En efecto, el 24 de mayo se alcanzó a 72 dólares el barril para, posteriormente,  oscilar en torno de 68 dólares.  Así, el precio del  petróleo acompañó la tendencia alcistas de otras materias primas, como alimentos y metales. Sin duda, buenas noticias para las economías exportadoras de petróleo o gas y preocupación para los países importadores de estos energéticos, que podría frenar su tímido crecimiento. 

En suma, la economía mundial y regional se recupera  lentamente, pero el gobierno de Trump juega con fósforos económicos, y políticos amenazando la estabilidad y trayectoria de largo plazo.    

Gonzalo Chávez A. es economista.

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

92
2

Otras Noticias