Nada es lo que parece

Que la política nos acompañe

Por 
viernes, 20 de abril de 2018 · 00:07

Manuel Vicent convierte a los agujeros negros en una metáfora que explica el funcionamiento de los aparatos represivos del Estado: “Se llama agujero negro a una estructura masiva del universo, que engulle planetas, estrellas, galaxias y deja como único rastro de su existencia un murmullo remoto en forma de radiación semejante al lamento que emiten los torturados antes de morir”.


  Esa metáfora, sin embargo, esconde su consecuencia: ese agujero negro generado por los aparatos represivos del Estado ganará más masa crítica cada día hasta que finalmente ocupe por entero el vacío que deje la política. Porque lo sustancial de la represión no es el lamento de los torturados, sino el vaciamiento de la política.


 No se trata, entonces, de únicamente responder a la represión con la resistencia deseando que la fuerza nos acompañe. La resistencia democrática, sin duda, es necesaria. Pero es sólo eso: resistencia. Resistencia que reitera el lenguaje de la fuerza. Inclusive si esa resistencia optara, estratégicamente, por los movimientos del Tai Chi Chuan para obligar a la represión a agotarse en sí misma, no es suficiente. No es alternativa.  


Una de las dos características de un régimen despótico es el predominio de la represión sobre la ideología –la otra característica es, claro, el culto a la personalidad del tirano-. Calificar el régimen del MAS como despótico es, por tanto, obvio. Lo fundamental, sin embargo, está dejando de ser la denuncia y comenzando a ser la propuesta. Si no preservamos la política nos encontraremos con el oscuro imperio del tirano y la resistencia democrática de hoy será apenas el mal recuerdo de nuestra ineptitud y, seguramente, de nuestra cobardía.


 No deja de ser paradójico que sea precisamente el despotismo el que nos recuerde una y otra vez que el movimiento ciudadano se ha limitado a la resistencia. Esta carencia nuestra sintetizada en la inmovilidad de nuestro mantra: “Bolivia dijo No” es la que habilita la impostura y el cinismo. El todavía presidente puede demandar la defensa de los derechos de la Madre Tierra a los días de autorizar el uso del fracking para profundizar el extractivismo y la dependencia. Y nosotros con la boca abierta declaramos que habrá que continuar resistiendo.


 El movimiento ciudadano ha insistido en el gesto épico. La memoria de la lucha contra las dictaduras de la generación que construyó esta tan limitada democracia contamina –ya no ilumina- nuestro camino. La tea que dejo encendida nadie la podrá apagar. El Alto de pie, nunca de rodillas. El énfasis heroico de la resistencia esconde nuestra paradójica complicidad con la impostura y el cinismo del gobierno, y maquilla nuestra esterilidad ante el agujero negro de la represión. Como nos creemos héroes nos parece indigno ser modestos ciudadanos. Sin embargo, hoy, eso es lo imprescindible.


 No todo tiempo pasado fue mejor. La democracia que nosotros construimos preñada de heroísmo el 82 fue insuficiente y deficiente. No se trata de suponer que este tirano es un dictador cualquiera, al que se lo puede derrotar en las calles y en las urnas, eligiendo un presidente más en 2019. Mientras lo vayamos derrotando en las urnas y en las calles tenemos que expulsarlo de nuestras entrañas; tenemos que entender que la democracia no se reduce a la elección sino que se extiende a la vida política cotidiana. 


 Que todos tenemos que hacer política cada día, en nuestras casas, con nuestra familia, en la escuela, en el mercado, en el trabajo; que el bien común es responsabilidad de todos y que no lo podemos dejar en manos de un déspota. Elegimos un tirano porque renunciamos a la política. No lo debemos volver a hacer.  Todos debemos ser políticos y respirar política mañana, tarde y noche. Para que no sea inevitable que la fuerza nos acompañe. Para que la política nos acompañe.

Guillermo Mariaca Iturri es ensayista.

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

156
5

Otras Noticias