#VerdadesSinFiltro

Unidad y resistencia

Unidad y resistencia
Unidad y resistencia
Por 
jueves, 30 de noviembre de 2017 · 01:00

Si sabíamos que el fallo de la banda de delincuentes del Tribunal Constitucional era inminente y todo indicaba que sería favorable a la reelección indefinida de Evo Morales, ¿por qué nos impactó y nos indignó tanto la noticia?


No deberíamos habernos sorprendido en lo más mínimo ante la consumación de una decisión política que Morales y el MAS anunciaron públicamente hace meses: nos cagamos en el voto de la gente y toda la elección del 21F, y hemos decidido quedarnos en el poder, cueste lo que cueste.


Nos habían avisado, con total descaro, que pisotearían la Constitución de una o seis maneras y aún así el anuncio oficial nos sacudió hasta lo más profundo de nuestro ser político y ciudadano.


Es como cuando sabes que alguien cercano y querido sufre una enfermedad terminal; cuando llega el momento de la muerte, no importa cuan preparado hayas estado, la realidad te sobrepasa y te mueve el piso.


Y es que ha resultado más difícil e indignante de lo que pensábamos ver cómo nuestra democracia ha sido liquidada. Quien sabe, muchos albergaban la esperanza oculta de que, llegado el momento, no se animarían a tumbar una democracia que, sin duda, es la conquista más preciada del último medio siglo.


Quién sabe para muchos, más allá de la constatación de la realidad, resultaba sencillamente increíble que un hombre que había llegado al poder con tanta legitimidad, con tanto apoyo y con tanta esperanza, terminara acabando con el sistema democrático, enceguecido y envilecido por el poder.


Y sin embargo lo hizo. Lo hizo con premeditación y alevosía, y hoy estamos ya oficialmente a expensas de un tirano y de una dictadura.


Esta confirmación cambia radicalmente el escenario político nacional y nos obliga a todos los que creemos en los principios básicos de convivencia a dejar de lado nuestras particularidades y nuestras diferencias, y unirnos para recuperar la democracia.


La urgencia histórica hoy nos exige construir la unidad para enfrentar a la dictadura y defendernos de los nuevos ataques que seguramente se sucederán en esta fuga hacia adelante, protagonizada por Morales y sus secuaces.


Por supuesto que los ciudadanos no reconocemos el fallo de los delincuentes del Tribunal Constitucional, pero debemos dejar bien claro que no vamos a enfrentar la arbitrariedad con ningún tipo de violencia, sino que lo haremos a través de la resistencia democrática y pacífica.


La provocación autoritaria no nos arrastrará al fango de la violencia, sino que sacará lo mejor que tenemos usted y yo: dignidad y convicción democrática.


Así que fuerza y ánimo; ésta va a ser una lucha larga y desigual, pero la recompensa será también enorme: recuperar la democracia y dejarles a nuestros hijos un país del que no se sientan avergonzados.


La próxima batalla será esta misma noche en las movilizaciones de las calles de tu ciudad y, la siguiente, tres días después, cuando inundemos las ánforas de todo el país con millones de votos nulos.

Ilya Fortún es comunicador social.

541
10

Otras Noticias