Inicio y epílogo del juicio ante la CIJ

Inicio   y epílogo del juicio ante la CIJ
Inicio   y epílogo del juicio ante la CIJ
Por 
lunes, 19 de marzo de 2018 · 00:09

El 23 de marzo de 2011, el presidente Evo Morales anunció la judicialización del tema marítimo y el pueblo boliviano quedó expectante de conocer la ruta jurisdiccional que el gobierno del MAS utilizaría para lograr restaurar la cualidad marítima de Bolivia, cercenada  por Chile hace  más de 130 años.

 En principio se habló de un arbitraje internacional orientado a revisar unilateralmente el Tratado de Límites suscrito entre Bolivia y Chile el año 1904, lo que jurídicamente es inviable y así lo han demostrado variados estudios realizados en gobiernos pasados.

 El 24 de abril de 2013 Bolivia presentó a la Corte Internacional de Justicia la anunciada demanda jurisdiccional, solicitando que dicho tribunal declare la obligación de Chile a negociar con Bolivia una salida soberana al océano Pacífico.

 Esta demanda judicial, cuyo objeto no conduce a un resultado que resuelva de manera directa y definitiva el  tema de fondo (acceso soberano de Bolivia al océano Pacífico) generó enormes  expectativas en la población, ya que personeros del Gobierno y su entorno de asesores conformado para esos efectos  aseguraron  una solución rápida del problema de fondo.

 La confusión sobre el objeto de la demanda fue en aumento a raíz de la errónea lectura que se hizo del fallo pronunciado por la Corte el 25 de septiembre de 2015. Este fallo fue deificado, le dieron un alcance que trascendía el propio petitorio, generando así una colosal confusión en la población, a tal punto que muchos creyeron que en breve tiempo tendríamos acceso soberano al mar a instancias de la Corte y sin importar la opinión de Chile.

 Hoy ese exitismo, deliberadamente alentado, ha sido sustituido por la razonable serenidad y prudencia con que se debe encarar este tipo de contiendas judiciales. Ha quedado claro que la Corte se pronunciará únicamente  sobre la obligación que tendría Chile de negociar con Bolivia. Es por eso que el resultado de una eventual negociación dependerá de la buena fe y voluntad política de Chile.

 En un inicio, los bolivianos entendimos que la decisión del presidente Morales de judicializar este asunto era una reacción lógica  provenida del  incumplimiento del Gobierno chileno a honrar la  agenda de los 13 puntos, inobservancia vista como una afrenta a la buena fe de Bolivia.  Fue así que el pueblo boliviano, casi en su totalidad, respaldó  la política gubernamental en este asunto, siempre bajo la premisa de que todos debían estar unidos en torno al tema del mar.

 Sin embargo, al final de este proceso judicial hay cosas que no convencen  y desnaturalizan la inicial disposición patriótica del Gobierno.  Tal es la risible y utilitaria  idea de confeccionar  una bandera del color  distintivo del partido de gobierno, pretendiendo con ello  simbolizar la histórica demanda boliviana.

 Llama también  la atención la conformación de una comitiva que presenciará las audiencias orales en La Haya integrada por representantes de diversos sectores, sociales, laborales, empresariales e incluso por expresidentes que constantemente son criticados y cuestionados por el Gobierno.

 Por especiales circunstancias internas que vive  el país, dicha comitiva más que una demostración de unidad en torno al tema marítimo, parece ser  un mensaje de unidad alrededor del presidente Evo Morales, que pretende legitimar y validar su afán de reelección indefinida, interna e internacionalmente.

 Pero, además, hay otro asunto vinculado al tema marítimo que inicialmente preocupa. Resulta que la invitación que el expresidente Jaime Paz Zamora  recibió del canciller Fernando Huanacuni, al referir la demanda presentada  ante la CIJ, literalmente dice: “Obligación de negociar acceso al océano Pacífico”. Esta referencia soslaya la palabra “soberanía”.

El expresidente Paz Zamora manifestó que esta omisión le generó mucha incertidumbre y entre otros motivos, lo indujo a desistir del viaje a La Haya. Y tiene sobrado motivo para ello si recordamos que  la demanda presentada a la CIJ el 24 de abril de 2013 textualmente invoca:  “…la obligación  de Chile de negociar  de buena fe y de manera efectiva con Bolivia a fin de llegar a un acuerdo que otorgue a Bolivia un acceso plenamente soberano al océano Pacífico”.

 Puede que se trate de un error de transcripción cometido por la Cancillería, es factible y puede ocurrir. Pero si no fuera así, significa  que el objetivo final, cual es  recuperar la cualidad marítima perdida, ha sido recortado. Esperemos que para estas dudas haya una aclaración razonable.

 

Karen Longaric R. es profesora de Derecho Internacional de la UMSA.

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

210
24

Otras Noticias