La Paz, Bolivia

Jueves 22 de Junio | 18:26 hs

Recuerde explorar nuestro archivo de noticias
Desde la acera de enfrente

De novias para decir: ¡No acepto!

De novias para decir: ¡No acepto!
Vestidas de novia en el altar del Estado para decir no acepto. No acepto la arrogancia de Gabriela Montaño, presidenta de la Cámara de Diputados, a quien hace un año se le pidió y explicó la necesidad urgente de declarar alerta roja nacional contra la violencia machista para frenar la impunidad en la violencia machista y el feminicidio que hoy el Estado boliviano está garantizando.

No acepto que la Asamblea Legislativa organice comisiones legislativas para investigar el caso Papeles de Panamá y el caso Gabriela Zapata con millones de bolivianos de presupuesto pero no se haya organizado hasta ahora, como lo exigimos, una comisión legislativa que con presupuesto haga una auditoría jurídica de todos los casos de feminicidio. 

Hay un 54% de mujeres en el Parlamento, yo digo que no acepto que me digan que nos representan. 

Hace 20 años las Mujeres Creando logramos que en el Parlamento se organizara una comisión para investigar la violencia estatal cometida contra los presos y las presas del EGTK (Ejército Guerrillero Tupac Katari). Fue ese informe el que permitió la presentación del Habeas Corpus y la demostración de que habían sufrido tortura y violación de sus derechos humanos. Hoy que García Linera está sentado en trono monárquico del poder le pedimos reciprocidad, no con nosotras pero sí con las mujeres y que se organice esa comisión legislativa con presupuesto, con asesoras y que dé resultados concretos. ¿O la Asamblea Legislativa es una corte que no está al servicio del pueblo, sino de la monarquía y sus privilegios? 

No acepto que frente a los cuerpos de mujeres asesinadas, que frente a patadas, moretes, puñetes y llanto nos digan que el Estado ya ha cumplido promulgando la Ley 348, porque la tal ley tiene muchas fallas. Fallas que son responsabilidad de la arrogancia de legisladores y legisladoras que legislan sin conocer las problemáticas ni escuchar al pueblo. Por eso hemos presentado al Vicepresidente una carpeta que señala uno a uno los errores de esa ley para que los corrijan. Las mujeres estamos pagando con nuestras vidas sus errores.

No acepto que ONG que captan millones de dólares a nombre de la lucha contra la violencia hoy nos vengan a decir ni una menos, cuando en la realidad, cuando una mujer concreta es asesinada, cuando sufre violencia machista, resulta que no hay quién la asista. No hay abogado, no hay papel, no hay apoyo, no hay peritos ni forma alguna de política concreta real y tangible para asistirla. 

No acepto que instituciones del Estado, como la Policía o la Defensoría del Pueblo, que tienen funciones que cumplir, que tienen obligaciones concretas con las que no cumplen, nos digan ni una menos, para ocultar sus responsabilidades en la impunidad.

Las mujeres están abandonando las denuncias de violencia machista, no porque aceptan el golpe, no por falta de consciencia de su libertad ni de su dignidad; están abandonando las denuncias porque la Policía no hace su trabajo, porque el policía de la comisaría te atiende con su mirada aburrida, mientras mira la televisión encendida con fútbol que tiene en su comisaría.
 
 ¿Qué ha hecho usted para que le peguen? Tiene que traer al agresor; para ir al lugar de los hechos hay que pagar a los oficiales su refresquito; tiene que darnos para las fotografías. 

Las mujeres abandonan las denuncias de violencia machista porque no tienen para pagar un abogado y enfrentar un proceso penal incierto, con audiencias a las que los fiscales no asisten y donde ellas mismas han tenido que convertirse en investigadoras y aportar ellas mismas las pruebas.

Las mujeres abandonan las denuncias porque no encuentran respuestas, ni en las ONG, ni en las instituciones estatales que son cómplices de la grave impunidad que hoy existe. 

La marcha de las novias para decir no acepto ha hecho tres propuestas: corregir los errores de la Ley 348, los mismos que hemos detallado; organizar una comisión legislativa de auditoría jurídica de los casos de feminicidio;  y declarar la alerta roja contra la violencia machista.

María Galindo es miembro de Mujeres Creando.
248
14

También te puede interesar: