Desde la acera de enfrente

Así como fracking es fracturación, Evo es destrucción

Así como fracking es fracturación, Evo es destrucción
Así como fracking es fracturación, Evo es destrucción
Por 
miércoles, 18 de abril de 2018 · 00:08

No estoy segura si atravesamos el segundo o tercer mandato de Evo Morales pero, como quiera que sea, ubico tres etapas gubernamentales marcadas por la diferencia en el manejo de los ingresos del Estado. 


 Los primeros años de gran bonanza han sido un despilfarro desordenado de ensayos y errores que no han transformado ni la educación  ni la salud ni la justicia, que son vitales. El mejor retrato de ese

desorden son el mapa de obras municipales rurales sujetas a un proyecto político clientelar y masculinista, como las canchas de fútbol y los estadios para poblaciones que ni juntando a todos los de la provincia  llenas el susodicho monumento. La fantasía simplista del Presidente de llevar “desarrollo” a las áreas rurales lo convirtió en un feliz benefactor de obras sin trascendencia.


 Pasó de ese furor a la fase de euforia consigo mismo como caudillo y a esa fase pertenecen el museo de Orinoca, monumento a la estupidez, y los palacios de Gobierno, de Finanzas y de Legislación, palacios en el sentido monárquico del término. Mamotretos de culto al caudillismo en un país donde las cárceles y los hospitales están hacinados de gente en condiciones inhumanas. 


 Ni en la primera fase de derroche,  ni en la segunda, hemos dado como sociedad ningún salto cualitativo y lo digo desde mi cotidianidad, apegada a un masa de mujeres desempleadas, y hambrientas que no tienen otra opción que no sea la de subsistir vendiendo cualquier cosa. 


 No hemos hecho el salto productivo anunciado, no hay industrialización, sino que ahí estamos, frente a un proyecto de explotación de materias primas para obtener mucho dinero a corto plazo y nada más.

Tampoco hemos cumplido el salto agrario hacia la soberanía alimentaria, sino todo lo contrario, nos hemos ido transformando en una sociedad consumidora y consumista, prácticamente antiproductiva, y antiecológica. 


 Llega la renta petrolera y se reparte el Bono Juancito Pinto a los y las niñas de manos de militares, que cobran por repartirlo previo discurso de “soberanía” sin contenido real. Con los 200 bolivianos.

que sólo sirven para consumir alguna cosita, estamos hipotecando el futuro de esas wawas. Sus aguas, sus bosques y sus ríos, que son la gran riqueza de este país.


 No tenemos Parlamento real que fiscalice, sino una colonia cara de vacaciones, donde se trabaja de martes a jueves y donde los parlamentarios se ocupan de festejar su nuevo estatus; donde no hay libre pensamiento, ni responsabilidad con el país y se promulgan las leyes a pedido telefónico del Palacio de Gobierno.


 Con la apertura al fracking estamos pasando a una tercera fase que es la del cinismo; hoy hay sólo dos preguntas que le importan al Presidente: ¿qué hay para vender? y ¿cómo podemos hacerlo lo antes posible? 


 Una vez que se contaminen las aguas con el fracking, una vez que se destruya la Amazonia, una vez que se terminen de contaminar los ríos, ¿cuanto dinero nos costará su recuperación ecológica? ¿Cuanto cuesta purificar el agua? ¿Es posible recuperar un río? ¿Tenemos un Ministerio de Medio Ambiente con gente calificada capaz de hacer informes técnicos y no lo que se les dicta por teléfono? 


 No tenemos ningún espacio democrático para frenar esta destrucción, no se respeta nada de lo escrito en la Constitución respecto del agua como derecho humano y de los pueblos indígenas como soberanos de su territorio.


 El proyecto de depredación acelerada no es un proyecto de Evo Morales, sino que es el proyecto capitalista colonial de expansión china, donde el gobierno es simplemente un cliente más que intenta subirse al carro, a cualquier costo.


 El Presidente y el Vicepresidente se mofan de los y las ecologistas, se mofan de los guardabosques  y prometen desarrollo a cambio de destrucción.


 ¿Qué quiere decir desarrollo?  ¿No fue acaso el “desarrollo” el proyecto colonial de imposición de un modelo de dependencia económica, de confiscación de nuestra soberanía?


 En un panorama tan grave, en el que la agenda de la protección de la naturaleza debería articular todas las otras agendas sociales, el único instrumento que tenemos en nuestras manos es el veto a Evo Morales, por procapitalista, por depredador y por irresponsable. 

María Galindo es miembro de Mujeres Creando.

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

926
16

Otras Noticias