Continuidades y rupturas

Manías políticas o descontento ciudadano

Por 
jueves, 15 de febrero de 2018 · 00:06

Hace pocos días venció el plazo para la presentación de solicitudes para la revocatoria de mandato de autoridades electas. El Órgano Electoral recibió nada menos que 237 peticiones, 227 a nivel subnacional y 10 para diputados nacionales uninominales. La pregunta es si estas  solicitudes expresan el descontento ciudadano con sus autoridades, responden a maquinaciones de enemigos políticos o personales de dichos funcionarios,  o responden al campo de disputa polarizado, que hoy se ha propagado en el país entre oficialistas y opositores, como parte de la ‘guerra’ desatada en distintos escenarios y que afila sus armas simbólicas, discursivas, digitales, y, por supuesto, electorales.


En su origen el referendo revocatorio es concebido como un mecanismo democrático para evaluar y sancionar la gestión de las autoridades electas; es decir, permite a los ciudadanos decidir a través del voto la destitución de una autoridad antes de la culminación de su mandato. Entre sus efectos indirectos,  aumenta la responsabilidad de las autoridades  respecto a sus potenciales verdugos a no incurrir en actos de corrupción y a medir su legitimidad de desempeño, al mismo tiempo, repercute en una mayor participación, y ejercicio de ciudadanía. 


Sin embargo, en los hechos, la revocatoria de mandato  también ha sido impulsada por  intereses políticos particulares para afectar la correlación de fuerzas o retomar el control del poder, en la que la buena o mala calidad de las autoridades es apenas una anécdota. 


Esto sucedía sobre todo durante la aplicación del famoso voto de censura constructivo, establecido en la anterior Constitución Política del Estado (1994), mediante el cual, después de un año de mandato y mediante la votación de tres quintos del total de concejales,  se podía proceder al cambio de un alcalde, salvo que este hubiera sido investido en su cargo con la mitad más uno de los votos, que eran casos excepcionales.


 Las causales se reducían simplemente a la “pérdida de confianza” del Concejo en el alcalde,  un motivo lo suficientemente ambiguo como para admitir cualquier iniciativa y actuar en consecuencia, ante la perplejidad de la población que observaba cómo circulaban autoridades por la alcaldía en medio de un circo de acusaciones y defensas.


 El abuso de este mecanismo provocó escenarios de gran inestabilidad política,  con los consecuentes costos sociales y perjuicios a la gestión pública local. En los primeros años de aplicación, más de la mitad de los alcaldes electos fueron removidos, luego se buscó la forma de atenuar su impacto incorporando una reforma en la ley de municipalidades de 1999.


  Actualmente, con base en la nueva Constitución, la Ley de Régimen Electoral establece las restricciones  para evitar  el abuso de este mecanismo democrático. Así, instruye, en primer lugar, el cumplimiento de ciertos requisitos para la admisión de la solicitud de revocatoria; en segundo lugar, la obligatoriedad de reunir una cantidad mínima de firmas en libros notariados para habilitar la consulta, que varía de acuerdo a la circunscripción. 


 En el caso de autoridades nacionales y departamentales, se debe reunir al menos el 25% del padrón correspondiente, y para autoridades municipales el 30% del Padrón del municipio, en un plazo máximo de 90 días. Una vez cumplido este objetivo, se inicia el procedimiento de los referendos revocatorios aprobados, que según lo previsto por las actuales autoridades del Órgano Electoral, se realizarían a fines de noviembre de 2018.


 Más allá del agua que corra por el río hasta fin de año, esta explosión de solicitudes revela una cultura política del desencanto, que es hábilmente articulada en la lucha de poder, pasando a un segundo plano su verdadero sentido: el freno a la impunidad y la preservación de  la institucionalidad, guardando un difícil equilibrio con la estabilidad política.
  
María Teresa Zegada es socióloga.

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

108
4

Otras Noticias